domingo, 22 abril 2018

El sector que pide más madera

La asociación de empresarios de la madera de Navarra, Ademan, y sus empresas reclaman más materia prima y más coordinación para impulsar esta importante actividad económica en nuestra región.

Belén Armendáriz
Pamplona - 1 febrero, 2018

Cerca de 400 empresas en la Comunidad foral trabajan en el sector de la madera.

Cerca de 400 empresas en la Comunidad foral trabajan en el sector de la madera.

Las últimas cifras, recogidas en el informe anual del mercado de la madera de Ademan con datos del Gobierno de Navarra, recogen un ligero repunte en el volumen de los aprovechamientos, pero no deja de ser algo casi anecdótico después de años duros y difíciles.

Los datos provisionales de 2017 reflejan unos incrementos de en torno al 23% en los terrenos públicos y del 71% en los de titularidad privada, lo que lleva a pensar que se superarán los 426.400 metros cúbicos obtenidos en 2016. Un respiro para un sector que mira con incertidumbre el futuro y pide casi con apremio una mayor coordinación y concienciación forestal.

“Con unos años tan malos como los que hemos vivido, cualquier avance es bueno, pero lo cierto es que las empresas necesitan más madera”, explica Patricia López, gerente de Ademan. La asociación agrupa a casi un centenar de empresa, de las cerca de 400 que hay en Navarra en el sector maderero.

ADEMAN MADERA

En ella tienen cabida desde almacenes hasta empresas de trabajos selvícolas, pasando por carpinterías, serrerías, empresas de aprovechamiento forestal y de biomasa e industrias varias como la del papel.

MÁS COORDINACIÓN

Para López, la vía para dar respuesta a esta demanda del sector pasa por una mayor coordinación entre los propietarios, en su mayoría ayuntamientos, y Gobierno de Navarra, de forma que se establezca una obligación para sacar a subasta los aprovechamientos de los montes de forma ordenada y regular.

“Los aprovechamientos están regulados por planes de gestión, que estipulan cuándo se puede hacer la corta, en función de los tipos de árboles. El problema es que no siempre se respetan esos planes y los ayuntamientos se demoran a la hora de sacar las subastas, explica. Además, es el Ejecutivo foral el que en última instancia aprueba la celebración de esas subastas, previa solicitud de autorización, “y éste tiene muchas veces recursos limitados para darles salida”, añade la gerente de Ademan.

ADEMAN MADERA

De esa disponibilidad de madera depende la viabilidad de muchas empresas del sector, “la mayoría pymes muy arraigadas al territorio, que aportar riqueza y empleo a entornos rurales”, recalca Patricia López.

Una de esas empresas es la serrería Echeveste Hermanos, de Lesaka. Antonio Echeveste no oculta su pesimismo. “La falta de madera no es algo coyuntural. Va para largo y llegará un momento en el que no haya. Todo, porque no hay una cultura forestal. Se están abandonando los montes y eso puede ser nuestra tumba”.

DESINTERÉS Y ABANDONO

Echeveste, que se dedica a la fabricación de embalajes y palets, reconoce que a día de hoy hay trabajo. “Nosotros somos, por decirlo así, un termómetro de la actividad económica, porque prácticamente todos los productos requieren embalajes. Y la verdad es que ahora estamos trabajando bien. Pero hay otras empresas dedicadas a la construcción y al mueble que lo tienen peor”.

Su preocupación en torno al futuro se sustenta en dos pilares. Por un lado, las enfermedades que han afectado estos últimos años a las coníferas (pinos, ciprés, etc), “que nos han dejado sin masa forestal”. Y, por otro, “el desinterés, a nivel institucional y mucho más entre los particulares propietarios de terrenos”.

ADEMAN MADERA

Para trazar las que serían, a su juicio, las políticas adecuadas, echa la vista a Francia. “Ha sufrido dos vendavales terribles, el último en 2010. Cayeron más de 120 millones de metros cúbicos de arbolado, casi un tercio de todas las Landas. Pero para 2019 todo va a estar repoblado. El Gobierno les subvencionó el 100% de la plantación; miles y miles de hectáreas… Claro que tienen una orografía mejor que la nuestra, pero también el interés está años luz del nuestro”.

“No hay una cultura forestal. Se están abandonando los montes y eso puede ser nuestra tumba”, Serrería Echeveste hnos.

El futuro del sector en España se encamina, según advierte Echeveste, hacia “montes sucios, inaccesibles, incendios y destrucción” porque no se hacen las cortas de arbolado necesarias para mantenerlos limpios y, si se corta, luego los propietarios no repueblan, con lo que el terreno se erosiona. Evitar esta situación está en manos de todos, insiste. “La Administración se tiene que sentar a hablar con las grandes industrias, las papeleras, y las empresas. Si hay voluntad, hay recursos y medios”.

MÁS CAPACIDAD DE CORTA

Una de esas grandes empresas es SmurfitKappa, la papelera con planta en Sangüesa. Pedro Albizu, director general de Central Forestal, empresa encargada de movilizar la madera para la papelera, conoce bien sus necesidades. Éstas van a más, porque el papel tiene “cierto tirón” como producto sostenible, reciclable y más amigable con el medio ambiente que los plásticos.

Precisamente, para incidir en esa sostenibilidad, tratan de abastecerse de materia prima “lo más cerca posible a las plantas de producción” y reconoce que Sangüesa está muy bien ubicada. Pero no oculta las necesidades del sector.

“Entre 2008 y 2013, se hicieron pocas cortas; había poca iniciativa para poner a la venta montes públicos y privados. A partir de 2014, se reactivó bastante y estamos satisfechos con los niveles en que se ha incrementado, pero creemos que todavía hay más recorrido, que se pueden realizar más cortas”, explica Albizu.

ADEMAN MADERA

Se basa, en parte, en un estudio publicado en 2016 sobre la movilización de madera en el norte de España, que cifraba en más de 600.000 metros cúbicos el crecimiento anual de los montes de coníferas. “La extracción media de los últimos años ha sido de 260.000 metros cúbicos. Con lo cual, estamos cortando alrededor del 43% de lo que crecen los montes, así que la sostenibilidad está más que garantizada. En Europa se corta más, llegando al 65%”, argumenta.

“El monte agradece la corta. Estamos con aprovechamientos del 43% mientras que en Europa se llega al 65%. La sostenibilidad está más que garantizada”, Pedro Albizu, SmurfitKappa

El director de Central Forestal considera que en Navarra podrían alcanzarse los 400.000 metros cúbicos extraídos sólo de coníferas sin perjudicar su sostenibilidad. Pero no ve fácil lograrlo. Por ello, al margen de cuánto se extraiga, Albizu reivindica que se deje cortar; “que monte que se pueda cortar, se ponga a cortar”.

“Normalmente en los montes hay una ordenación que dice cuándo hay que hacer claras y cuándo cortas. Y se hacen cuando el monte lo pide. Pero el problema es que se han ido retrasando. Y estas intervenciones tienen que hacerse, porque el monte lo agradece. Es mejor tener un monte gestionado que sin gestionar, para evitar plagas y enfermedades y prevenir incendios”.

Tanto las grandes como las pequeñas empresas reclaman trámites más ágiles, un mayor compromiso forestal y no depender del mercado sino de las necesidades del monte. Pero van más allá y recuerdan que para que el sector sea competitivo debe tener las mismas reglas en todas las comunidades y países europeos, desde ayudas a la inversión hasta pesos autorizados para el transporte.

Para acceder a más información relacionada con el Desarrollo Rural en Navarra … LEER AQUÍ. 


To Top