jueves, 19 octubre 2017

Luis CasadoVaya por delante que este artículo no es un resumen de consejos de oratoria ni persuasión, ni mucho menos. Tan solo quiero transmitir la idea de que por muy hábil que uno sea en el manejo de la palabra, las presentaciones PREZI  y los nervios, en el arte de hablar en público hay algo que es mucho más importante: que todos los receptores del mensaje te entiendan. Parece obvio, pero no lo es.

Yo mismo he estado en muchas presentaciones de ponentes muy hábiles y me he perdido sencillamente porque había imágenes, gráficos y vídeos con música muy chuli pero que nadie audiodescribía. Claro, nadie había pensado en que podría acudir a la conferencia una persona con diversidad visual. Nadie, aunque en España seamos más o menos 1 millón. Y esa imagen, esa gráfica o ese vídeo no me decían nada, no eran para mí. Ni el canal ni el mensaje eran adecuados para este aburrido receptor.

Algo parecido les pasa a las personas que no pueden oír cuando no hay subtítulos ni lengua de signos. O a las personas con diversidad cognitiva cuando las presentaciones tienen mucho texto y no se usan imágenes que ayuden a comprender los mensajes. En estos casos, puede que el ponente sea mejor comunicador que Steve Jobs, pero os aseguro que una parte de los asistentes desconectarán no sin poca frustración.

Para que no ocurra esto y el acto de comunicar en público sea universalmente accesible hemos de tener en cuenta unos cuantos detalles, pocos pero muy importantes.    

¿HABLAR EN PÚBLICO O AL PÚBLICO?

Antes de entrar en materia vamos a realizar un pequeño ajuste léxico. Sincronicemos nuestro lenguaje. Desde ahora dejaremos de utilizar la expresión “hablar en público” y emplearemos esta otra “hablar al público”, muy parecida pero bastante más afín al objetivo de este artículo. Nótese la diferencia. Pasamos de entender al público como contexto, a entenderlo como interlocutor de nuestro mensaje.

Bien, una vez estamos dirigiéndonos a personas que quieren recibir nuestro mensaje… Digo yo que querremos hablarles en su lengua, que les lanzaremos mensajes completos y comprensibles, que lo haremos a través de tecnología que les resulte útil para recibir la información. Y querremos además que puedan estar en la sala donde hablamos.  ¿Sí? ¿Queremos?

Perfecto. Pues entonces, a partir de ahora, cada vez que le hablemos al público, deberemos tener en cuenta que ese acto maravilloso de comunicación ha de ser comprensible para cualquier persona, sea cual sea su forma de comunicarse. Vamos allá con estos 7 consejos básicos para dotar de Accesibilidad Universal al acto de hablarle a nuestro público.

¿Cómo realizar una presentación accesible a todas las personas?

  1. Empatía con el receptor = Asegúrate de conocer las necesidades de Accesibilidad Universal de las personas que pueden acudir a escucharte: Para ello, un formulario que recoja estas necesidades puede serte de gran utilidad. Si el formulario lo haces online, que sea accesible, claro.
  2. Contexto adecuado = Comprueba que la sala no tiene barreras físicas: Así te aseguras de  que las personas usuarias de silla de ruedas o de Scooter podrán acceder a escucharte. Para ello, ten en cuenta que no haya escalones ni escaleras sin alternativa de rampa o ascensor accesible a sillas, que la puerta más estrecha no sea menor de 80 cm y de que haya espacios de giro mínimo de 150 cm de diámetro. Es importante que haya espacios integrados con el resto de asientos para que puedan colocarse las sillas de ruedas.
  3. Mensaje perceptible = Dota la charla de subtítulos en directo: Las personas con problemas de audición que sí emplean el lenguaje oral seguirán mejor tus explicaciones si las leen en una pantalla grande. Hay sistemas de subtitulado en directo que reproducen al instante y sin fallos todo lo que tú vayas diciendo. Esto es muy útil también para cualquiera que pueda leer visualmente aunque no se tengan problemas de audición ya que permite releer alguna palabra que igual no se te ha entendido bien.
  4. Mensaje comprensible = Hazte acompañar de un servicio de Interpretación en Lengua de Signos Española (ILSE): Aunque haya subtítulos también es necesario que emplees la Lengua de Signos ya que hay personas sordas que no entienden bien el español debido a que la lengua en la que se comunican no es la lengua de Cervantes, sino la lengua de signos. Por ello, van a entender mejor tu mensaje si hay interpretación en lengua de signos española, ya que ciertas palabras que emplees aunque las lean escritas no las podrán entender por no formar parte de su vocabulario habitual.
  5. Comunicación sin ruido = Asegúrate de que la sala cuenta con bucle magnético: Esto es imprescindible para que el sonido de tu micrófono llegue directamente sin ruidos ni interferencias a los posibles usuarios con audífonos o implantes cocleares. Cada vez hay mas salas que los tienen instalados, pero si no es el caso, instalar y desinstalar uno es muy rápido y sencillo.
  6. Emite por múltiples canales = Emplea la audiodescripción para transmitir la información visual: Es necesario para que las personas con diversidad visual entiendan toda la información gráfica que aportas (también en los vídeos).
  7. Mensaje fácil de entender = Remata la sesión con usabilidad en las diapositivas y facilitación gráfica: Así  todo el contenido que explicas será fácil de seguir en la proyección y gracias al Visual Thinking quedará reflejado en un acta visual que ayude a las personas con diversidad cognitiva a entenderlo  mejor. Usa alto contraste entre fondos y tipografías, que por cierto deben ser de buen tamaño y muy fácil legibilidad (Arial o similar).

Como ves hacer universalmente accesible una presentación, una charla o una conferencia es muy sencillo. Basta con empatizar, pensar un poco e incluir mucho. 

Gracias por leer y compartir, por pensar e incluir. Hasta muy pronto.

Luis Casado  (@minclusivo)

Consultor en Accesibilidad y Diseño Universal.
Creador del blog www.marketinginclusivo.com
Auditor del sello Bequal de RSC con la Discapacidad.

 NOTICIA RELACIONADA: Presentada una guía para hacer su negocio 100% accesible

To Top