jueves, 25 mayo 2017

Viernes Económico Condestable Mapa tecnológico 8 abril 1

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Felipe Fernández, director de las oficinas de Pamplona y Vitoria de Clarke, Modet & Co. España, y Natalia Aldaba, responsable de negocio de la oficina de la capital navarra, fueron los responsables en esta última sesión de “Los viernes de Desarrollo Económico”, de ofrecer los resultados del El mapa tecnológico de Navarra, una radiografía del ecosistema innovador de nuestra comunidad.

El progreso técnico-tecnológico, basado en la aplicación industrial de nuevo conocimiento útil, es uno de los factores que determinan el crecimiento de las economías modernas y uno de los que más directamente inciden en el PIB, entendido como el principal medidor de la riqueza económica de un país o región. En primer lugar, Felipe Fernández, quiso destacar que “hablamos de innovación tecnológica, no de innovación en modelos organizativos, de negocio, etc. El gasto en I+D+i es, a su vez, uno de los factores de los que depende la generación de nuevo conocimiento cuya aplicación da lugar al progreso técnico-tecnológico. De esto resulta que, teóricamente, una mayor inversión en I+D+i daría lugar a la generación de más conocimiento y con ello a un mayor progreso técnico-tecnológico que debiera redundar en un incremento del PIB.

Fernández y Aldaba durante la sesión

Fernández y Aldaba durante la sesión

Sin embargo, según aclaró Fernández,  la realidad puede ser distinta ya que puede haberse mantenido o incluso incrementado el gasto en I+D+i y a pesar de ello no haber aumentado el PIB. “Al margen de todos los demás factores que influyen en el PIB, una de las razones que podrían explicar esta falta de correlación podría encontrarse en la desconexión entre los actores generadores de nuevo conocimiento (universidades, centros) y aquellos encargados de aplicarlo (industria), como consecuencia de la escasa colaboración público-privada y la falta de una efectiva transferencia de conocimiento”.

Por otro lado, según el Informe anual de la Comisión Europea sobre la evolución de los indicadores de innovación en la UE y en los Estados Miembros, la innovación en la UE no ha mejorado en este período 200-2015. Entre las principales causas se apunta el descenso en la actividad innovadora como consecuencia de un descenso en la ratio de ventas de nuevos productos innovadores; un descenso en la ratio de pymes que han introducido nuevos productos o procesos innovadores y un descenso en la ratio de pymes que han introducido innovaciones no tecnológicas (de marketing u organizacionales).

PATENTES: ASEGURAR LA COMPETITIVIDAD

Otra de las razones de esta falta de correlación entre inversión en I+D+i y evolución del PIB podría encontrarse en la influencia de otro factor determinante de la riqueza: la competitividad de las empresas como principales motores de la economía. Las patentes son uno de los instrumentos de que disponen las empresas para asegurar su competitividad en un mercado cada vez más globalizado. “La patente es un indicador de cómo la empresa protege sus nuevas ideas, las cuales no tiene por qué ser necesariamente innovadoras”, recalcó Fernández. Para llevar a cabo este estudio en Navarra, se han tenido en cuenta 23.768 documentos: en concreto, 3109 Solicitudes de Patente, 20.354 Artículos Científicos  y 306 Proyectos Europeos.

Natalia Aldaba, responsable de negocio de la oficina de Clarke, Modet & Co. España en  la capital navarra, ha sido la encargada de desgranar los datos de este estudio para el cual se han seguido criterios de clasificación CIP, Códigos UNESCO y Standaradized Subject Category.

Viernes Econ Condestable 3 copiaAldaba ha señalado que una de las conclusiones que refleja este Mapa tecnológico es que el promedio de Navarra en número y excelencia de publicaciones científicas es superior a la media europea mientras que el promedio de patentes y modelos de utilidad en nuestra comunidad es inferior a la media europea. Al igual que Fernández, ha subrayado que la  colaboración público-privada en la generación de conocimiento científico-técnico es escasa: “En patentes, los que más colaboran son las empresas entre sí. En publicaciones, los que más colaboran son entre  las universidades. Y en proyectos, los que más colaboran son las universidades y centros, y los centros entre sí”.

En Navarra, Gamesa es la empresa que más patentes ha presentado en este período 200-2015 con 345, seguida de CIMA con 99, UPNA 85; Acciona (Windpower y Energía) con 79; Manuel Torres con 67; Instituto Científico y Tecnológico Navarra SA con 53, Jofemar con 51 o Azkoyen con 46 entre otros.La ingeniería, principalmente la de mecánica de motores, es el sector que más patentes presenta. Por el contrario, el sector agrícola y alimentario genera muy pocas patentes en nuestra comunidad”, explicaba Aldaba.

Así mismo, el Mapa refleja que las innovaciones creadas en Navarra “se quedan mayoritariamente en nuestra comunidad y las patentes se extienden principalmente, a EEUU”, detalla Aldaba.

En cuanto a los artículos científicos,  casi el 60% de los documentos se realizan entre  las Universidades y Centros de Investigación, lo cual responde a la naturaleza de su actividad pero sin embargo, se reafirma la inexistente comunicación con el sector empresarial.

Pie de foto portada: Felipe Fernández y Natalia Aldaba de Clarke, Modet & Co. España y Juanjo Bados, responsable de comunicación de Fundación Navarra para la Excelencia

 

To Top