jueves, 25 mayo 2017

san-juan

El desempleo y la merma de los ingresos familiares en algunas zonas de Pamplona, que ha obligado en algunos casos a priorizar otros gastos frente al que supone las cuotas mensuales de los clubes, ha provocado un descenso en el número de asociados de algunos de los clubes deportivos más “históricos” de la Comarca de Pamplona.

Pero existen otras causas que lo explican, como los cambios urbanísticos, los nuevos usos en la forma de consumo de servicios, el envejecimiento poblacional en el núcleo urbano de la capital, el traslado de los jóvenes a barrios que se levantaban en la periferia o a poblaciones limítrofes, o los que se han visto obligados por trabajo a emigrar a otras ciudades o países

Además, en los años previos a la crisis se llevaron fuertes inversiones municipales para dotaciones deportivas y culturales en los nuevos centros poblacionales próximos a Pamplona, con una fuerte oferta de captación y precios algo más competitivos, a priori, que los de los clubes.

La reducción de las subvenciones recibidas por  el deporte, tanto aficionado como de primer nivel, tras modificarse los condicionados para que fuesen de concurrencia pública hizo que aumentara el número de solicitantes y se redujeran los importes percibidos. Así mismo, las inversiones acometidas en mejora de las instalaciones junto con la reducción de ingresos por cuotas de socios supusieron un freno importante para las cuentas de los clubes.

Los clubes cuentan con la Asociación de Entidades Deportivas y de Ocio de Navarra (Aedona), fundada en 2006, de la que forman parte la A. D. San Juan, C. D. Larraina, C. D. Amaya, Club Natación Pamplona, Club Tenis Pamplona, I. Oberena, S. C. D. R. Anaitasuna, S. D. C. Echavacoiz, U. D. C. Rochapea, U.D.C. Txantrea K.K.E, y a la que posteriormente se incorporaría el Señorío de Zuasti Golf Club en 2016.

La gerente de Aedona, Leticia Acaz, defiende que tradicionalmente,  han cubierto buena parte de las necesidades de instalaciones en materia de ocio, cultura, bienestar y deporte  que ha tenido la comarca, y que, a día de hoy siguen cumpliendo esa función

Forman parte de Aedona todos los clubes privados excepto la S.D.R.G. Tajonar y la Sociedad Arenas (Tudela). La oferta de instalaciones deportivas de Pamplona se completa con los centros de titularidad pública: Complejo Deportivo Aranzadi y Ciudad Deportiva San Jorge (Ayuntamiento de Pamplona, junto con los Aquavox), Centro Recreativo Guelbenzu y Estadio Larrabide (Gobierno de Navarra).

“NO SOLO ES DEPORTE”

leticia-acaz-aedonaAcaz, quien resalta que “habría que hablar de unas entidades más afectadas que otras por las consecuencias del descenso de los ingresos”, comenta que se está haciendo frente a las dificultades con mejoras  importantes en la gestión y en negociaciones tanto con proveedores como con acreedores.

“Nuestro modelo se basaba en el crecimiento de instalaciones y unas mejoras en las dotaciones para los socios, y para ello contabas con unos ingresos que se han visto reducidos. Por eso en algunos clubes se está haciendo un gran esfuerzo en la gestión, un esfuerzo extraordinario en ocasiones, para poder hacer lo mismo que antes con menos recursos. A veces es creatividad pura y dura”, Leticia Acaz

Patricia Remón lleva año y medio en la presidencia de la U.D.C. Txantrea, al frente de una junta directiva “que no intento solucionar todos los problemas desde el primer día, porque es imposible, vamos resolviéndolos poco a poco, conforme se van planteando. Cuando toca negociar con los bancos se negocia, y cuando hay que acometer una obra, pues lo mismo, pero sobre todo sin perder de vista que queremos dar siempre el mejor servicio, que es para lo que los socios pagan”.

Las sociedades adscritas a Aedona suman, en estos momentos, alrededor de 71.000 socios, una cifra que supone el 35% de la población de Pamplona: “Los clubes han cubierto una necesidad de la población que  no tenía una respuesta municipal, han levantado y mantenido con las cuotas de los socios unas infraestructuras que no son solo lugares donde se practica deporte, sino que buena parte de nuestras actividades son culturales y de ocio, apunta Leticia Acaz.

El club más antiguo, el Club de Tenis Pamplona, está a punto de cumplir un siglo: se fundó en 1918. Después vendrían el Club Natación (1931), el Campo de Deportes Larraina (1933), la Institución Oberena (1940)… lo que demuestra que tradicionalmente han contribuido a paliar las carencias municipales en ocio, bienestar, salud “y esa calidad de vida de la que puede presumir Pamplona, porque uno de los factores que hace que así sea es la facilidad para acceder a clubes. No sólo es la práctica de deportes, son lugares de encuentro y relación social”.

Eran años en los que ni siquiera se pasaba por la cabeza de los ediles poner a disposición de los ciudadanos instalaciones deportivas públicas. Aún ahora los clubes privados siguen cumpliendo esa función, “porque tenemos una oferta de servicios muy amplia con un coste muy reducido tanto para socios como los que no lo son, hay poca diferencia con lo que se paga en unas piscinas municipales. Es importante destacar que aunque son prioritariamente para los socios, también pueden acceder a la mayoría de las 70 u 80 actividades que programamos personas que no lo son y a unos precios absolutamente competitivos”.

SOLUCIONES “CREATIVAS”

Añade que la apuesta por el deporte base es súper clara, es uno de nuestros pilares, lo promocionamos y de ahí salen figuras que luego tienen proyección en campeonatos nacionales e internacionales, y  en buena medidas somos el sostén de las federaciones regionales, que utilizan las instalaciones de los clubes privados para sus entrenamientos y competiciones”.

En compensación se contaba con convenios de colaboración con el Gobierno de Navarra y con el Ayuntamiento de Pamplona para programas específicos que desaparecieron en 2012. En la actualidad el deporte base cuenta con subvenciones aunque más reducidas, y  lo mismo sucede con subvenciones para la promoción de actividades culturales y sociales.

Leticia Acaz expone otros méritos de los 11 clubes que forman Aedona, como que en 2016 contaban con 264 trabajadores en plantilla, a los que hay que sumar 188 subcontratados (sobre todo entrenadores, monitores y socorristas) y 27 personas más para fines de semana y festivos

Es relevante señalar el volumen de negocio que se genera en la Comunidad foral por las compras a múltiples proveedores y servicios que adquieren desde los clubes, y que generan  también un importante empleo indirecto.

san-juanBuscar patrocinadores privados, ajustar los gastos de funcionamiento de las instalaciones, negociaciones de convenio con el personal empleado, potenciar la actividad de la propia Asociación como central de compras con la consiguiente obtención de precios más competitivos, ofertas y promociones para la captación de nuevos socios, implantación de la excelencia en la gestión y la atención a los asociados, incrementar la presencia en las redes sociales y en los medios de comunicación, mantenimiento de las cuotas o aumento de la oferta de actividades son algunas de las iniciativas puestas en marcha para sanear la economía de las instalaciones privadas. También promueve iniciativas que buscan aumentar las relaciones entre los socios de los once clubes.

Los clubes también buscan sus propias soluciones. Patricia Remón indica que la U.D.C. Txantrea hizo, como otras sociedades, una campaña de captación de socios. “El número de asociados varía cíclicamente, pero en 2015 se produjo un descenso más importante y por eso ofrecimos unos descuentos con los que logramos 300 altas”. Varias sociedades tienen promociones en estos momentos.

Asimismo, la Asociación de Entidades Deportivas y de Ocio de Navarra  actúa como interlocutor ante las administraciones públicas para cuestiones comunes a las sociedades, y negocia con agentes externos a la hora de buscar ventajas para los socios o para llegar a convenios con entidades externas. A la pregunta de si es un sector, en general, saneado, Leticia Acaz no solo responde afirmativamente, sino que afirma que, además, crece, como lo prueba la inauguración en los últimos años de gimnasios e iniciativas privadas relacionadas con el deporte “y sobre todo porque vamos a una situación marcada por el envejecimiento paulatino de una población que se jubila a edades tempranas y en muy buenas condiciones físicas. Es un sector de futuro, diría que casi casi estratégico”.

Una información de Miguel Bidegain para Navarra Capital.

To Top