viernes, 28 abril 2017

LUIS DE GUINDOS PAMPLONA ABRIL 2017

Luis de Guindos, que relativizó la importancia que la política fiscal o infraestructuras como el tren de alta velocidad y el Canal de Navarra puedan tener para el progreso de la Comunidad, fue el protagonista de un acto organizado por Navarra TV  en el hotel Tres Reyes al que asistieron autoridades políticas como la presidenta Uxue Barkos y el vicepresidente económico, Manu Ayerdi; la delegada del Gobierno central, Carmen Alba; dirigentes de partidos políticos, diputados y parlamentarios forales; representantes de organizaciones empresariales como José Antonio Sarría (CEN) o Javier Taberna (Cámara Navarra), y nombres destacados de la economía navarra.

El ministro, que se sometió a las preguntas de los asistentes al acto, se mostró conciliador al valorar la discrepancia existente sobre la cantidad que debe aportar Navarra a las arcas del Estado en relación con el Convenio Económico

La pregunta hacía alusión a la noticia conocida el viernes que indicaba que el Estado había abonado a Navarra 112,8 millones de euros en concepto de ajustes fiscales por la imposición indirecta (IVA e Impuestos especiales de fabricación) correspondientes al primer trimestre del año, cuando la liquidación ascendía a 195,3 millones.

La diferencia, 82,6 millones de euros, coincide exactamente con la discrepancia entre ambas Administraciones en cuanto al pago de la Aportación del Convenio Económico de 2016. El Ministerio de Hacienda compensaba así la reducción que efectuó Navarra en dicha aportación por entender que era la que en realidad le correspondía.

LUIS DE GUINDOS PAMPLONA ABRIL 2017El ministro de Guindos no entró al fondo de la cuestión y se limitó a señalar que estaba “convencido” de que ambas administraciones llegarán a un acuerdo en el marco de una negociación “razonable”.No creo que haya muchos problemas para acercarnos a una cifra definitiva de consenso en este tema”, aventuró el titular de Economía.

El ministro no respaldó a quienes critican al Gobierno de Uxue Barkos por considerarlo responsable de que la economía foral creciese el año pasado menos que la española. Dijo que no era extraño que su crecimiento fuera inferior al del conjunto de España porque la crisis le ha afectado en menor medida, pero mostró su convencimiento de que en los próximos cuatro años puede mantener un crecimiento en torno al 2,5% “y llegar a una situación de pleno empleo, ahora el paro en Navarra ya es de los más bajos, en un horizonte temporal no excesivamente largo siempre que no se cometan errores”.

INFRAESTRUCTURAS

Al ser preguntado si no consideraba que políticas fiscales como las aplicadas por el Gobierno foral lastraban el progreso de Navarra, y si pensaba que infraestructuras como el tren de alta velocidad o el Canal de Navarra eran “imprescindibles” para el progreso de la Comunidad foral, como sostienen los partidos de la oposición, Luis de Guindos señaló que yo soy de los que piensan que la evolución económica está mucho más determinada por el capital humano que por el capital físico, y por lo tanto lo interesante aquí es tener mano de obra cualificada. Las infraestructuras ayudan, sin duda, es un factor adicional desde el punto de vista del soporte del crecimiento económico, pero no es lo fundamental. Y a veces ocurre, no en Navarra sino en otras comunidades, que se utiliza el tema de las infraestructuras para tapar otro tipo de carencias que tienen que ver más con la actuación de las propias autoridades autonómicas”.

Por otro lado, de Guindos afirmó que sería negativo “revertir la reforma laboral”, y rechazó que fuera la causa de que se hayan multiplicado los “trabajadores pobres”, como se indicaba en otra de las preguntas que le fueron planteadas. “No es verdad, un porcentaje muy importante de los empleos creados ha sido con contrato indefinido, y la reforma laboral ha establecido incentivos importantes para favorecer la transformación de contratos temporales en indefinidos, con una descentralización de la negociación colectiva que creo que también es positiva”.

LUIS DE GUINDOS PAMPLONA ABRIL 2017Sobre la conveniencia de que vayan aumentando los salarios ante la mejora de la coyuntura económica, que había sido insinuada por el propio de Guindos en una entrevista conocida ayer, el ministro no se mostró tan explícito en su intervención: “La evolución de los salarios depende del entorno macroeconómico en el cual te muevas, y lo que he dicho es que el entorno que teníamos en 2010 y los años siguientes no es el mismo que tenemos ahora después de dos años creciendo al 3%, pero los salarios dependen también de otros factores como la productividad. Por eso es importante que el sistema educativo funcione bien para que tengamos trabajadores cada vez más cualificados, y también las políticas activas de empleo”.

Al valorar la situación global de la economía dijo que había motivos tanto para estar satisfechos como para la preocupación. “La recuperación económica internacional es más intensa de la que habíamos previsto, también hay más nubarrones económicos y geopolíticos en el horizonte, la política de la administración norteamericana, el Brexit, los cambios en la política monetaria… En España estamos creciendo con una velocidad de crucero de entorno al 3% y con una creación de empleo que, vamos a ir viéndolo, va a ser intensa. Esta es la situación, con ventajas e inconvenientes, pero desde luego el futuro es mucho mejor que el que teníamos hace cinco años”.

Una información de Miguel Bidegain, para Navarra Capital