martes, 17 octubre 2017

JOSE-ANTONIO-SARRIA

Una información de Mikel Benet para Navarra Capital 

El máximo representante de los empresarios navarros defiende que en la confianza entre trabajadores y capital hay un gran “caladero” para mejorar la productividad. Además, advierte a las pymes: “Necesitamos que las empresas ganen tamaño”.

En materia política, Sarría no oculta sus “dudas” por la irrupción de los nuevos partidos en las próximas elecciones. “En Madrid me preguntan qué va a pasar con Navarra; los negocios son muy temerosos”, dice.

PREGUNTA ¿Cuándo llegarán a las pymes y al empleo los efectos de los últimos informes económicos que hablan de crecimiento?
RESPUESTA. Cuando la macroeconomía empieza a ir bien significa que a un conjunto significativo de microeconomías les empieza a ir bien. Eso no quiere decir que le vaya bien a todos, pero sí que hay una tendencia de que las cosas van mejorando y que antes o después acabará afectando a todos. El año 15 previsiblemente irá mejor que el 14.

P.Las navidades trajeron de regalo la ansiada reforma fiscal, ¿un buen alivio?
R. Es un alivio porque hemos sido capaces de llegar a un acuerdo para que Navarra no quedara agraviada fiscalmente con el resto de España, pero hay que hacer una reforma en profundidad que, respetando las disposiciones de la UE y el Estado español, le saque el máximo partido a nuestro régimen foral.

INDUSTRIA

P. ¿Qué retos tiene la economía navarra este año?
R. Seguir creciendo. El gran éxito de la economía navarra ha sido apostar por la industria. El año pasado cumplimos 50 años del primer Programa para la Industrialización. Hoy Navarra está situada entre las tres o cuatro primeras comunidades en todos los aspectos económicos y eso ha sido consecuencia de haber apostado por la industria.

La industria tiene una capacidad de tracción muy importante sobre el resto de los pilares fundamentales de la economía. Tira de los servicios, de la construcción, paga salarios medios más altos que el resto de sectores y hace que la capacidad de compra de los ciudadanos sea más alta. Igualmente, capacita bastante bien a los ciudadanos y permite que estos trabajen con tecnologías medias o medias altas.

Hay que seguir apostando por la industria y buscar nuevos nichos, sobre todo en el terreno tecnológico. Es fundamental.

P. ¿Y qué se puede hacer en el siglo XXI para respaldar este sector?
R. Los presupuestos del Gobierno de Navarra deben tener partidas para apoyar e incentivar la reactivación económica a través de ayudas a la industria, al I+D+i, a la formación para la empleabilidad y a la formación profesional.  Además, hay que apoyar a las pequeñas empresas y la fusión entre ellas para que con una dimensión más grande sean capaces de innovar, investigar, exportar, incluso para conseguir créditos.

Y ser atractivos para atraer empresas que estén pensando establecerse en nuestro país.

El peso del sector de la automoción no le ha tocado a Navarra en una tómbola”

vwP. ¿Es Navarra demasiado dependiente de Volskwagen?
R. Yo hablaría de dependencia del sector de la automoción. Efectivamente, este sector tiene una presencia muy significativa, un  45-47% de las exportaciones navarras están relacionadas con la automoción y se componen de un 35% de coches y un 12% del sector auxiliar. Eso es un peso específico que no le ha tocado a Navarra en una tómbola. Navarra ha demostrado que es capaz de producir de un modo competitivo, con alta calidad y con unos salarios más altos que otros enclaves de las mismas marcas.

Nuestra región merece estar donde estar, aunque efectivamente el sector de la automoción es muy importante y desde un punto empresarial es adecuado diversificar el riesgo. Por fortuna, la Comunidad foral está creciendo en otros sectores, pero todavía el sector de la automoción tiene un peso muy importante y esperemos que lo tenga por muchos años.

Necesitamos que las empresas ganen tamaño. Cuando sopla el viento muy fuerte las micropymes son las primeras que se van”

P. ¿Cree que les falta tamaño a las pymes?
R. Sí. Falta tamaño en Navarra y en España. El 99,9% de las empresas españolas son pymes, tienen menos de 250 trabajadores. Si miramos las pymes españolas están llenas de micropymes, con menos de 9 trabajadores, si miramos las alemanas predominan las medianas, entre 50 y 250 empleados. Nos falta tamaño y cuando sopla el viento muy fuerte son, como consecuencia de la crisis, las que primero se van. Necesitamos que las empresas ganen tamaño.

FINANCIACIÓN

P. ¿Se está abriendo el grifo de la financiación?
R. Sí se está abriendo el grifo, lo que pasa es de manera paulatina y con criterios diferentes a los anteriores, no tan alocados de dar crédito a cualquiera lo que provoca luego una morosidad alta. Las garantías que se están pidiendo hoy son superiores a las de antes, pero poco a poco el crédito está subiendo. Es verdad que el crédito en su conjunto está bajando a nivel nacional, pero eso es debido a que muchos créditos no se renuevan. El crédito nuevo sí está lentamente subiendo.

Sí se está abriendo el grifo, pero con criterios no tan alocados como los de antes”

joseantoniosarria5P ¿Se exigen todavía garantías muy altas?
R. Hay que encontrar un punto adecuado. En fin, hay que establecer mecanismos para ayudar a una persona que quiere montar una empresa y no tiene suficientes activos, siempre y cuando la idea sea buena y la persona inspire confianza.

P. ¿Los Business Angels pueden ser un mecanismo?
R. He visto cómo actúan los Business Angels en EE.UU. y en España. En España está mucho menos desarrollada esa capacidad de emprendimiento, ese entendimiento con aquel que emprende, se equivoca y no le va bien y, a continuación, se vuelve a levantar. Aquí pesa mucho la estigmatización del fracaso, se tiene mucho miedo a fracasar y, por tanto, se tiene aversión al riesgo.

Navarra tiene una extraordinaria Formación Profesional y eso es una ayuda muy eficaz para las industrias”

P. ¿Cuáles cree que son las principales ventajas competitivas de nuestra comunidad?
R. Cuando una empresa quiere instalarse en una determinada zona lo que busca es un tejido industrial potente. Es un activo importante. También lo es la empleabilidad de la gente, Navarra ha hecho un esfuerzo en ese tema. Navarra tiene una extraordinaria Formación Profesional y eso es una ayuda muy eficaz para que las industrias puedan nutrirse de gente muy bien preparada.

Además una multinacional también piensa en si sus directivos estarán contentos, en que haya un buen nivel cultural, buenas universidades para sus hijos, buena red hospitalaria…, todo eso Navarra lo tiene y lo puede ofrecer.

Y luego, la concertación social. Navarra ha avanzado mucho en concertación y eso es una señal de modernidad. Existen muchos foros donde se pueden plantear los temas de la empresa sin tener que ir a la confrontación.

No conoce nadie mejor una máquina que el señor que lleva 20 años trabajando en ella y él sabe cómo mejorar la productividad de esa máquina”

P. En relación con la competitividad y la productividad, ¿cómo se puede mejorar en estos capítulos?
R. Todavía hay importantes caladeros para mejorar la productividad. En la CEN vamos a publicar este año una guía en la que recomendamos acciones para mejorar la competitividad. Una guía desarrollada después de realizar diferentes seminarios y contar con mucha gente cualificada.

No conoce nadie mejor una máquina que el señor que lleva 20 años trabajando en ella y este señor sabe cómo mejorar la productividad de esa máquina, preguntémoselo. Hagamos que nuestra gente se sienta orgullosa de pertenecer a la empresa, elevemos su nivel de formación, escuchémonos unos a otros, trabajemos todos en la misma dirección.

joseantoniosarria6CONCERTACIÓN SOCIAL
P. Usted es un firme defensor de la concertación social, ¿cree que la crisis está ayudando a que empresarios y trabajadores se unan para impulsar sus empresas?
R. Se podía pensar que la crisis económica podía provocar un enfrentamiento entre el capital y el trabajo, pero no ha tenido un efecto significativamente importante.  Antes de la crisis, ya éramos una economía madura para que todo el mundo se diera cuenta de que había que introducir reducciones importantes. Hemos pasado lo amargo de la crisis, que es reducir y provocar desempleo, con bastante poca conflictividad. Ese es un activo muy importante que Navarra tiene.

No podemos pensar en la moderación salarial como único camino para mejorar la competitividad y la productividad”

P. UGT y CCOO han estado históricamente en las diferentes mesas de diálogo social existentes, ¿por qué no ELA y LAB?
R. Nosotros tenemos un diálogo permanente con UGT y CC.OO. porque son dos entidades que tienen la cualificación de organizaciones más representativas que la ley establece. A lo largo de mi vida profesional me he entendido con todos los sindicatos. Ellos han dicho en repetidas ocasiones que no están no porque no se les llame, sino porque no quieren estar. Entienden que la forma de resolver los conflictos no es sentándose en la mesa y hablando sino otra. A mí me encantaría que estuvieran en la mesa, porque en el siglo XXI que el capital y el trabajo estén enfrentados es una estupidez.

El trabajo necesita al capital y el capital necesita el trabajo. Estos tres últimos años hemos moderado los salarios, pero no podemos pensar en la moderación salarial como único camino para mejorar la competitividad y la productividad. Tenemos que buscar en otros sitios y eso pasa por un entendimiento de todos los que estamos en una empresa. Aparquemos los intereses de cada uno y pongamos encima de la mesa los de nuestra empresa.

Cuando las empresas van mal, todo va mal y todos sufrimos. Nuestro mayor interés es que nuestra empresa, la de todos los que trabajamos en ella, vaya bien. Tenemos que trabajar en unas relaciones modernas: hablar, entenderse, respetarse, ceder y alcanzar acuerdos.

joseantoniosarria-cen2015-3P. El pasado mes de diciembre nació el Consejo del Diálogo Social, como un órgano para la promoción y defensa en el seno de la Administración foral de los intereses generales, comunes, sectoriales e intersectoriales que corresponden al colectivo de trabajadores y empresarios. ¿A qué achaca la polémica sobre este órgano?
R. En Navarra, ¿en qué no ha habido polémica? Si le damos la medalla de oro de Navarra 50 años después a los dos señores que pusieron en marcha la PPI y ha habido polémica. En los últimos años, hay polémica con todo.

Este consejo no es novedoso, ya está en otras comunidades y supone una ventaja importante. Significa tener en una mesa al Gobierno, a los líderes de la patronal y a los sindicatos más representativos para que puedan hablar. Que digan que no están todos los que tienen que estar…, bueno, ya hay algún sindicato que públicamente ha dicho que no quieren estar ahí.

La palabra emprendedor sustituye a la palabra empresario porque ésta tiene connotaciones negativas”

REPUTACIÓN DEL EMPRESARIO
P. A veces, da la impresión que detrás del uso de la palabra emprendedor existe la intención de no utilizar la palabra empresario. ¿Tiene mala prensa ser empresario?
R. La palabra emprendedor sustituye a la palabra empresario porque ésta tiene connotaciones negativas en el sentido de zorro, explotador, gente interesada…, mientras que la palabra emprendedor suena a inocencia, hierba fresca, juventud…., es más bonita.

Ser emprendedor es una condición necesaria, pero no suficiente para alcanzar el éxito empresarial. El empresario tiene que ser capaz de hacer que su idea sea rentable económicamente de un modo sostenible. Hay emprendedores que no son capaces de hacerlo por diversos motivos y son magníficos trabajadores por cuenta ajena. Yo prefiero la palabra empresario.

P. ¿Qué se puede hacer para mejorar la imagen del empresario en la sociedad?
R. La sociedad tiene que ver que la actividad empresarial es una actividad de altísimo riesgo. Por tanto, el fracaso es algo muy común y no se debe estigmatizar al que cae.

Un señor que pone en marcha en negocio, no le va bien y tiene que hacer concurso de acreedores, cuando empieza de nuevo en otros países se le da incluso más credibilidad porque se supone que del fracaso habrá aprendido. No se le estigmatiza.

Del mismo modo, se tiene que castigar a quien utiliza esos instrumentos para provecho propio y separar el grano de la paja.

P. ¿Cómo valora el papel que ha desempeñado hasta ahora al frente de la CEN y cómo encara el segundo mandato?
R. En estos cuatro años he trabajado con mucha ilusión para representar a los empresarios. Ha sido una etapa realmente difícil. Todos los días ha venido alguien con problemas y pidiendo ayuda. En estos años que vienen, que presumiblemente van a ser mejores, lo que me gustaría es contribuir a mejorar el clima empresarial de Navarra y, sobre todo, que las empresas navarras evolucionen hacia una nueva cultura en la que se fomente el orgullo de pertenencia. De ahí, pueden surgir círculos donde mejorar la productividad, la calidad, etc., porque ése es el único camino.

Me gustaría también que las empresas micro no desconfiaran tanto las unas de las otras, sobre todo si son del mismo sector. Si son capaces de llegar a acuerdos para hacer cosas juntos, eso nos daría más estabilidad y podríamos mejorar la capacidad creativa y exportadora.

Después vendrá otro, porque en los tiempos actuales la velocidad de cambio es tan alta que se necesita gente con nuevas ideas. No repetiré otro mandato.

To Top