martes, 23 mayo 2017

Imagen de los miembros de SIG, organizador del encuentro del próximo 26 de mayo. Foto: Miguel Ciriza

Imagen de los miembros de SIG, organizador del encuentro del próximo 26 de mayo. Foto: Miguel Ciriza

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Necesitaba conciliar. Estar más cerca de sus hijos. Trabajaba en un buen puesto de trabajo en Acciona, una gran corporación, pero no tenía tiempo para estar con sus hijos. “No me encajaba. Me estaba perdiendo ese tiempo con mi familia”. Así relata  Óscar Alonso, doctor ingeniero industrial, socio fundador de SIG cómo comenzó a gestarse la idea de emprender, de crear lo que hoy día es SIG, una cooperativa de servicios de ingeniería especializada en sistemas eléctricos, conversión de potencia, y generación eléctrica, que ofrece la coordinación técnica integral de proyectos con alto contenido tecnológico.

SIG está formada por Óscar Alonso, Xabier Barón y Daniel Garralda, tres padres de familia que deciden crear una nueva empresa que les permita compatibilizar su trabajo con la dedicación familiar. Los valores de la conciliación, de la calidad de vida y de las personas por encima de unos beneficios económicos son los valores de la economía social y también, los valores que supusieron el germen de la empresa. “Eso es lo que  hizo que me pareciera atractivo el proyecto”, comenta Xabier Barón.

EL ORIGEN DE PROYECTO

SIG  se acaba de constituir como empresa el pasado 5 de mayo tras un año testándose como proyecto en la Cooperativa de Emprendedores de ANEL.

Pero todo comenzó cuando Óscar Alonso, decide dar un cambio a su vida. Tras una reducción de jornada en su anterior puesto de trabajo, Óscar se da cuenta de que muchas cosas de las que hacía, podía realizarlas por su cuenta, desde casa, y teniendo más tiempo para dedicar a su familia. A partir de ahí, tuvo la oportunidad de llevar a cabo un trabajo de asesoramiento en la Universidad para la propia empresa en la que trabajaba y para otra más y se lo tomó como un paso intermedio. “Al mismo tiempo, surge la opción de entrar en ANEL, con otro socio que ya no está, e ir creando una asesoría técnica, on-line, que nos permitía compatibilizar muy bien la vida familiar con la laboral”, explica Alonso. “En ANEL nos empezamos a enganchar con esta nueva idea, pero el que era mi socio entonces se marcha y me quedo solo. Ahí me planteé dejar la idea, o ponerme de autónomo… No lo veía claro. Pero justo en ese momento, me encuentro con Daniel Garralda, quien estaba desarrollando su tesis. Le cuento la idea, le gusta y continuamos con el proyecto los dos juntos”.

Óscar Alonso y Daniel Garralda,empiezan a dar forma al proyecto y contactan con varias empresas. “Pero nos faltaba enfoque. Estábamos desarrollando ideas pero no estábamos creando empresa… Entonces, hablé con Xabier Barón. Era perfecto para colaborar con nosotros, para darnos orden, acierto, control y comunicación. Sabía que a través de Xabi, esto ya iba a fluir”.

PROYECTO ROBUSTO

Y efectivamente… fluyó. Xabier Barón se incorpora en septiembre del año pasado al identificarse plenamente con el proyecto que le describen Óscar y Daniel. “El ámbito en el que se gestiona, el de la economía social y teniendo en cuenta que es un proyecto que se ha gestado con el objetivo de buscar calidad de vida y poniendo por encima de todo a las personas, es un valor que a mi entonces me resulta muy atractivo”, relata Xabier. “Empezamos dando soporte técnico a los trabajos que nos llegaban. Fuimos poco a poco encadenando trabajos. Con la entrada de Xabier ya formamos grupo”, comenta Daniel Garralda, socio SIG.

“Un hito fundamental para nosotros es que todas las empresas que han trabajado con nosotros el primer año van a seguir haciéndolo otro año más. Para nosotros ése es un mensaje brutal para motivarnos y seguir adelante y significativo de que éste es un proyecto robusto”, explica Barón.

De este modo, aunque tengan su oficina, estos emprendedores  pueden desarrollar su trabajo en casa  conectados on-line. Es habitual que utilicen las herramientas de trabajo colaborativo de la nube que les permite el acceso a documentación compartida, potenciando el trabajo independiente pero estando siempre conectado. Incluso ese contacto on-line también lo realizan con sus clientes, empresas por cierto  de gran tamaño como corporaciones, de dimensiones relevantes. Tienen  pocos clientes pero con gran volumen de trabajo.

A partir de ahora, su primer reto es consolidar las relaciones con sus clientes y conocer mejor las posibilidades de dimensionarse como empresa. “Nos gustaría incluso poder desarrollar algún producto propio para poder abrirnos en un futuro cercano a otros ámbitos. Algo tenemos ya en mente”, adelanta con cierto misterio Óscar.

SERVICIOS DE SIG

Óscar y Daniel son ingenieros y Xabier Barón proviene del ámbito de la formación. “Tratamos de incorporar la formación como filosofía de funcionamiento, no sólo prestar un servicio de asesoramiento técnico sino de empoderar tecnológicamente a nuestros clientes. Es decir, muchos clientes, en el ámbito de la tecnología, son rehenes de sus proveedores porque estos le ofrecen la información mínima necesaria para utilizar su tecnología. Nosotros queremos todo lo contrario. Integramos la formación dentro del desarrollo de nuestros proyectos, y como un producto más en la mercancía de nuestra empresa. Estoy orgulloso de trabajar con mis socios excelentes ingenieros…. Yo les llamo los Masters del Universo de la Ingeniería. Tienen un nivel de experiencia y conocimiento para mí muy motivador”, señala Xabier Barón.

SIG lleva a cabo servicios de asesoramiento y desarrollo de sistemas de control en parques fotovoltaicos y eólicos; el desarrollo de sistemas de control para convertidores de potencia; el desarrollo de modelos de simulación de sistemas de generación a partir de fuentes renovables; asesoramiento para soluciones de seguridad en los circuitos de potencia; análisis de técnicas y metodologías para la evaluación de pérdidas energéticas y vida útil de equipos y formación especializada en técnicas, herramientas de simulación y cálculos aplicados en la ingeniería. Y esto… es el principio.

To Top