martes, 10 diciembre 2019

Agralco invierte 2,5 M€ y avanza hacia la Economía Circular

La compañía de Estella, que recibe productos de vinificación del cien por cien de las bodegas navarras y del ochenta por cien de las riojanas, va a refinar el aceite de pepita de uva.

Yosune Villanueva
Estella - 3 septiembre, 2018

La superficie de Agralco es de 50.000 metros cuadrados a las afueras de Estella y emplea a 50 personas.

Agralco, ubicada en Estella, da un paso más en el tratamiento que da a los orujos y las lías que recibe de las bodegas y cada vez elabora más esos productos que, inicialmente, eran deshechos.

Desde el año 1962, “Agralco gestiona los productos de vinificación de las bodegas, es decir, los orujos y las lías que quedan tras haber exprimido las uvas”, nos cuenta Fermín Esandi, gerente de Agralco, que ha recibido a NavarraCapital.es en las instalaciones de una compañía que abarca 50.000 metros cuadrados de superficie.

Con esta ampliación se crearán 5 nuevos puestos de trabajo: 4 operarios y un técnico responsable.

De los “deshechos” de las uvas, se obtienen varios productos como alcohol, sales tartáricas o colorante natural. Pero, además, se separa la pepita de la uva, que se comercializa aparte: “Esa pepita que separábamos la vendíamos a empresas que extractan y sacan el aceite de pepita, principalmente, lo vendíamos a Borges”.

En el año 2012, un cliente de Agralco en Reus se jubiló, cerró y les vendió una “pequeña extractora” que tenía. Así es como, “desde el año 2015, Agralco ya no vende la pepita de uva, sino que extractamos el aceite en nuestras instalaciones. De manera que terminamos con un producto más elaborado”.

Extractora que, desde 2015, separa la pepita del resto de productos.

El aceite que se obtiene en la extractora es “un aceite crudo, bruto, porque se obtiene tras la disolución con hexano, que es como se extraen todos los aceites de semilla, y después hay que evaporar el hexano”. Ese aceite “crudo” se está vendiendo desde el año 2015 a clientes que lo someten a un proceso de refino, antes de venderlo al consumidor final.

Pero este año, Agralco se ha animado a dar un paso más y está construyendo una planta en la que se realizará el proceso de refino: “Ahora vamos a tener aceite de pepita refinado ya totalmente vendible para el consumo final. Para lograr esto es que se han invertido 2,5 millones de euros.

La nueva planta, en construcción, para el refinado del aceite de pepita de uva que, con un presupuesto de 2,5 M€, va a generar 5 puestos de trabajo.

USOS DEL ACEITE REFINADO DE PEPITA DE UVA

Con la nueva planta, que se sitúa en un extremo de los 50.000 metros cuadrados que ocupa la empresa a las afueras de Estella, “vamos a vender el camión cisterna de aceite refinado que luego nuestros clientes lo envasarán para uso alimentario o para cosmética”.

La capacidad de almacenaje va a duplicarse, hasta los 1,5 millones de litros.

El aceite de pepita de uva, que tiene un color verde, muy agradable, se emplea en cosmética por su alto contenido en ácido linoleico, que aporta suavidad y textura a la piel. Este aceite proporciona también vitamina E, es rico en Omega 3 y Omega 6, componentes que no sintetiza el cuerpo humano y hay que introducirlos a través de la dieta alimenticia.

Además, se trata de un aceite muy demandado en el mercado asiático, porque, entre otras cosas, marinan el pescado crudo en aceite y en hiervas aromáticas.

Fermín Esandi, gerente de Agralco.

NAVE Y DEPÓSITOS NUEVOS

La inversión de 2,5 millones de euros está bastante avanzada, según su gerente: “la obra civil está casi terminada y tenemos contratados el 100 por 100 de los equipos que van dentro”. El objetivo es finalizar las obras en junio de 2019 y en septiembre hacer la puesta en marcha.

Se está construyendo una nave y depósitos que duplicarán la capacidad de almacenaje, de los 600.000 litros con los que se cuenta en la actualidad hasta los 1,5 millones de litros cuando finalicen las nuevas obras. Además, esto permitirá crear algunos puestos de trabajo, “creo que la nueva planta podrá funcionar con cuatro operarios y un técnico responsable”.

Los principios de la Economía Circular propone hacer un uso responsable de las materias primas, aprovechar al máximo los recursos y aplicar la regla de reducir, reutilizar, reparar y reciclar. Sin duda, un principio que en Agralco tienen muy asumido y, cada día, avanzan más en la reutilización de la materia prima que “sobra” tras el proceso de prensado de la uva.

Para acceder a más información sobre las Empresas de la Comunidad foral… LEER AQUÍ.


To Top