lunes, 28 noviembre 2022

Apariencia de mosquito, alma de ‘tigre’

¿Por qué es tan peligroso el 'mosquito tigre' y qué hacer cuando pique? Después de varios estudios realizados, expertos detallan en el siguiente reportaje todo lo que hay que saber sobre el mosquito tigre y cómo actuar en caso de su picadura, aplicando remedios tan sencillos como es la instalación de mosquiteras correderas en puertas y ventanas.

Redacción
4 junio, 2022

El mosquito tigre tiene su origen en el Sudeste asiático.

Con la llegada del calor vuelven a aparecer los molestos mosquitos siendo, uno de ellos, el mosquito tigre. Es una de las especies que más preocupan debido a que sus picaduras pueden causar auténticos estragos entre la población.

Sin olvidar de que son transmisores de la enfermedad de la leishmaniasis, que puede llegar a matar a los perros si no se pilla a tiempo, ya que no existe un tratamiento 100% eficaz ni tampoco vacuna.

Algunos remedios que se pueden usar para evitarlos van desde colocar determinados tipos de plantas naturales, como el geranio, hasta instalar mosquiteras correderas u otros modelos de mosquiteras que se pueden encontrar en tiendas online como Mosquiteras24h.

De dónde proviene este mosquito y cómo ha llegado hasta nosotros

El mosquito tigre tiene su origen en el Sudeste asiático y, en las últimas décadas, ha invadido muchos países de Asia, África, América, Australia y Europa y, dentro de este último continente, ha llegado también a España. La globalización ha llevado a fomentar su expansión por mar y tierra, donde ha viajado por medio de plantas y transporte de neumáticos, entre otros.

Pero su introducción en Europa no es nueva, ya que en 1979 se registró el primer espécimen en Albania y, en 2004 se tuvo constancia en España de la presencia de este insecto. Hoy en día, se puede encontrar en toda la costa mediterránea y cada vez más se introduce hacia el interior. Gran parte de su proliferación procede de su gran adaptabilidad a nuevas condiciones climáticas, por lo que su control es muy complicado.

Hay que recordar que las picaduras de mosquito proceden de las hembras, que necesitan sangre para poner posteriormente los huevos. Pero al contrario que otros mosquitos “más amables”, el mosquito tigre puede llevar a picar varias veces para alimentarse y su picadura puede tener ciertos riesgos. En caso de que pique un mosquito tigre hay que lavar la zona con agua y jabón y desinfectarla correctamente; así como evitar rascarnos la piel afectada y aplicar hielo. En caso de que aparezcan síntomas como fiebre alta, dolores de cabeza o vómitos, se debe acudir rápidamente al médico.

Como ya se ha mencionado, debido a su proliferación, rápido crecimiento y su adaptabilidad a diferentes ecosistemas hace que sea complicado poder erradicarlos en el país, por lo que únicamente queda controlar su presencia y protegerse de las picaduras. El Ministerio de Sanidad recomienda, para evitar la picadura, evitar zonas encharcadas como son piscinas infantiles, macetas o bebederos de animales. Esto es debido a que suelen colocar sus huevos en la superficie de agua estancada y viven cerca del agua. Así mismo se pueden usar insecticidas y repelentes contra mosquitos, aunque su eficacia ha de ser más fuerte y mayor que los usados contra el mosquito común.

Otro remedio es cubrir las piernas y brazos con tejidos fuertes como el vaquero ya que la picadura no puede traspasar el tejido, pero al contrario que otros ejemplares de mosquitos; eso sí, hay que cubrirse siempre 2 horas después del amanecer y de la puesta del sol. Un último remedio y bastante eficaz para evitar que el mosquito tigre pueda acceder a los hogares, es instalar mosquiteras en puertas y ventanas.

En definitiva, existen ciertos remedios para evitar la picadura del mosquito tigre, básicos y no eficaces al 100%, porque de lo que se está seguro es de que esta especie de mosquito ha llegado para quedarse, por lo que se debe tener precaución para evitar su picadura.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.

Archivado en:

salud · verano · mosquito tigre · leishmaniasis · picadura ·


To Top