jueves, 7 julio 2022

Arte y vino, bálsamo divino

Muchas son las pruebas de que arte y vino maridan estupendamente. Pero, ahora, su relación da un paso más allá para convertirse en una aventura creativa. Ir de copas y pintar cuadros es la nueva tendencia que arrasa entre los estudios de arte españoles desde que la pandemia revalorizase el pintor que todos llevamos dentro. Así que elige un buen reserva, coge una brocha y deja que tu imaginación vuele.

Irene Guerrero
Pamplona - 28 mayo, 2022

El 'art and wine', que surgió hace diez años en Estados Unidos, fue impulsado por la pandemia. (Fotos: cedidas)

Da igual de qué modo, arte y vino siempre han maridado estupendamente. Dan fe de ello los frescos de las cámaras funerarias egipcias de Luxor y Sagqarah, los mosaicos de las villas romanas y la iconografía cristiana, así como cuadros famosos como El triunfo de Baco de Velázquez, el Autorretrato con botella de vino de Munch o La bouteille de vin de Picasso. La actualidad, sin embargo, reclama que esta relación milenaria de un paso más allá y se convierta en una exploración de la mente y la creatividad.

Los asistentes recrean cuadros famosos, imitan los del estudio o dan rienda suelta a su propio ingenio.

Por eso, ir de copas y pintar cuadros es una tendencia que está arrasando en España. Los estudios que alojan estas experiencias defienden que la mejor manera de invertir el tiempo no es otra que pasar una tarde pintando un lienzo, mientras se disfruta de una copita, unos bocados y las conversaciones con amigos. Aunque este tipo de actividades surgieron hace diez años en Estados Unidos, la pandemia provocó el boom de un tipo de ocio que atrae a personas con arrojo suficiente para explorar su faceta más artística.

Así, el objetivo de estos talleres es desconectar durante unas horas. Los asistentes son totalmente libres de elegir el estilo, técnica y temática de la obra que quieren hacer, ya sea que tengan conocimientos o no. Pero, si falta la inspiración, la actividad cuenta con artistas profesionales como profesores que dan directrices entre tragos del espirituoso de elección y una que otra aceituna. Así, pueden recrear alguna obra de arte, ya sea de pintores famosos o cuadros propios de cada estudio en el que se realiza esta actividad.

El vino es una parte esencial para disfrutar de la experiencia, por lo que los estudios ponen a disposición de sus clientes una barra libre que podrán disfrutar a su antojo. Así que elige un buen reserva, coge una brocha y deja que tu imaginación vuele para crear una obra de arte que jamás imaginarías que llegarías hacer.  Y por si te lo estás preguntando: sí, después puedes llevártela decorar las paredes de tu casa.

UNA NOCHE NEÓN

Uno de los establecimientos que ofrecen este tipo de experiencias lúdicas es el estudio barcelonés Wine Gogh, que será anfitrión a partir del próximo 4 de junio de una tarde noche especial rodeada de pintura y luces neón. Sus asistentes podrán dejar volar su imaginación mientras crean una obra de arte con pinturas totalmente especiales.

Durante la sesión, los artistas amateur tendrán la oportunidad de crear arte mientras interactúan con un entorno brillante. Wine Gogh guiará los brochazos y velarán por los detalles de las dos horas que dura la experiencia, desde el material artístico y el vino hasta los objetos de estilo neón que se podrá utilizar o pinturas fluorescentes para pintarse la cara o manos.

Las sesiones neón de Wine Gogh consisten en dos horas de juego con pinturas y objetos luminiscentes.

Este es el primer evento de este estilo que se hace en España. Con el ánimo de innovar y acercar a las personas experiencias art and wine que les hagan desinhibirse y alejarse del mundo, Wine Gogh proporciona una experiencia en la que poder crear arte a la vez que disfrutar de un buen vino y otros cócteles, traen eventos de interés, como es el disfrutar de esta experiencia con el plus añadido de las luces neón.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.

Archivado en:

Vino · Arte · Barcelona · Wine Gogh · arte y vino ·


To Top