martes, 23 abril 2024

Beatriz Recari recupera su ‘swing’ como agente inmobiliaria de lujo en Miami

Tras su retirada en 2022 fruto de las lesiones, la reconocida golfista navarra decidió empezar de cero y adentrarse en el sector inmobiliario. "Había vivido una realidad tan diferente... Pero solo te das cuenta al salir de ella. Ha sido un 'shock' necesario, pero ahora estoy muy contenta", resalta a Capital Sport. Sus próximos objetivos son convertirse en 'broker' y obtener la licencia para operar también en California.


Miami - 18 marzo, 2024 - 05:58

La pamplonesa Beatriz Recari es la golfista española con más victorias en el circuito LGPA. (Fotos: cedidas)

Instagram posee el poder de reflejar cómo evoluciona la vida de una persona, al menos de puertas hacia fuera. El mejor ejemplo es el de Beatriz Recari, la exgolfista navarra de 36 años cuyo perfil ha pasado de mostrar vídeos de torneos a contener fotografías sobre su nueva vida laboral en el sector inmobiliario del lujo.

Tras más de veinte años de carrera deportiva, que le permitieron convertirse en la golfista española con más triunfos de la historia en el LGPA (suma victorias en la Ladies European Tour, la Solheim Cup y la International Crown, entre otras competiciones), la pamplonesa decidió retirarse en 2022 y vivir una nueva etapa alejada del green.

Ahora trabaja como agente inmobiliaria para el grupo Real Estate Empire Group, donde asesora y ayuda a comprar y vender casas de lujo en Miami y el Estado de Florida. «Ha sido un proceso gratificante, en el que he podido reinventarme a mí misma. Escogí un camino más difícil al no querer estar en la industria del golf, pero gracias a eso me he dado cuenta de cómo funciona el mundo. Había vivido una realidad tan diferente a todo lo demás… Pero solo te das cuenta al salir de ella. Ha sido un shock necesario, pero ahora estoy muy contenta», subraya a Capital Sport.

«QUIERO LLEGAR A LO MÁS ALTO»

Y es que, hasta hace dos años, todas las decisiones importantes que tomaba estaban dirigidas a su carrera deportiva. Su trayectoria ya apuntaba maneras cuando cumplió diez años y su padre se hizo socio del Club Señorío de Zuasti: «Me llevaba cuando él tenía clases, y me enganché. El profesor le dijo a mi padre que, si seguía trabajando, podría tener hándicap e ir al campeonato infantil de España. Tan solo llevaba dos meses, por lo que fui y logré no quedar última. Ese día le dije a mi padre que quería practicarlo seriamente y llegar a lo más alto».

Recari comenzó a progresar rápidamente. A los diecinueve se lanzó al mundo profesional, y tres años más tarde, tras ganar el Ladies Finland Masters, logró lo que siempre quiso: el pase al circuito LGPA en Estados Unidos. Allí permaneció doce años y se erigió en una leyenda del golf español: «Dividiría mi carrera en dos partes. De 2009 a 2013, donde tuvo muchísimo éxito y muy rápido, y luego desde 2014 hasta 2019, que fue una etapa bastante dura porque no estaba jugando bien y competía para aguantar la categoría. En ese momento, la teoría es que hay que ser positiva, pero hay que ponerlo en práctica. Una frase que me marcó fue que ‘si hago algo que no debo, estoy dejando algo que debo’. Así que acepté la situación y trabajé al máximo para rectificarla».

«Siempre me he sentido agradecida por mi carrera deportiva. Vi que podía tener la oportunidad de devolver un poco de lo que he recibido, protegiendo a vendedores y compradores»

Pero las lesiones vividas tras la pandemia provocaron su retirada en enero de 2022, y se enfrentó al hoyo más difícil de su carrera. No tenía un plan ‘b’, y quería separarse de la industria del golf para desarrollar otras habilidades y descubrir qué le gustaba. En esa búsqueda, encontró un nuevo circuito: el mercado inmobiliario.

«Observé que en Florida hay mucho movimiento, gente de países latinoamericanos o compañías que se mudan desde Nueva York o California por temas fiscales. Por otro lado, siempre me he sentido agradecida mi carrera deportiva. Entonces vi que podía tener la oportunidad de devolver un poco de lo que he recibido, protegiendo a vendedores y compradores», relata.

De esta forma, la pamplonesa obtuvo en marzo del mismo año la licencia de agente inmobiliaria, realizó el examen del Estado de Florida en mayo e inició su nueva carrera en junio. «Cuando apruebas la última prueba, te tienes que asociar con una agencia inmobiliaria para que la licencia esté activa. Y, durante los dos primeros años, eres un agente inmobiliario. Después de ese período puedes sacarte la licencia de broker, que te permite tener más independencia, más credibilidad e incluso puedes abrir tu propia compañía”, especifica Recari.

A los diecinueve, la pamplonesa se hizo profesional en el tour europeo y, en tan solo tres años, logró clasificarse para el LGPA.

A los diecinueve, la pamplonesa se hizo profesional en el tour europeo y, en tan solo tres años, logró clasificarse para el LGPA.

A raíz de las relaciones que había cultivado durante los últimos años, se especializó en casas de lujo. De hecho, en su página web se pueden observar chalés cuyo precio de venta supera los 1,8 millones de euros. Pero no se cierra a ninguna nueva oportunidad: «Si una persona me contacta para comprar una casa por 250.000 euros, no la rechazo porque quiero dar ese servicio, a pesar de que no me lleve tanta comisión. En cada operación, puedo llegar a cobrar entre un 2 y un 3 %».

DIFERENCIAS CON EL MERCADO ESPAÑOL

Al comparar el mercado inmobiliario de Miami con el español, Recari destaca algunas diferencias entre ambos, especialmente en materia de requisitos, precios y procesos. «En España, no necesitas ningún tipo de certificación o permiso para poder trabajar en este sector. También es increíble la diferencia de los precios de las viviendas. En la ciudad de Miami, el precio de un hogar en una zona muy mala es de 500.000 euros», agrega.

Después de dos años en el sector, Recari ya tiene claros sus siguientes golpes. Quiere obtener el título de broker y conseguir la licencia para poder operar en California, además de contar con una cartera de clientes «más afianzada» que le permita consolidarse en el mercado.


To Top