martes, 23 abril 2024

La escuela de golf navarra que enseña el legado del célebre Jesús Arruti por toda España

Los donostiarras Fernando Núñez y Jesús María Arruti, el primero residente en Navarra desde hace décadas y el segundo hijo del legendario maestro que formó a estrellas como José María Olazábal, Miguel Ángel Jiménez o Sergio García, han fundado Arruti Integral Golf, una escuela domiciliada en Barañáin. Este ambicioso proyecto se basa en la metodología que el fallecido Jesús Arruti aprendió de John Jacobs, miembro del Salón de la Fama del Golf Mundial, fundador del European Tour y ex capitán europeo en la Ryder Cup. "Mi padre nos dijo: 'Oye, esto no se os ocurra dejar de hacerlo'. Y Fernando y yo no lo dudamos", apunta su descendiente a Capital Sport.


Pamplona - 13 marzo, 2024 - 05:58

Núñez, que lleva décadas residiendo en Navarra, defiende la metodología de Arruti. (Fotos: Sergio Martín / cedida)

Desde los años ochenta, España ha disfrutado de grandes generaciones de golfistas profesionales como Sergio García, José María Olazábal, Miguel Ángel Jiménez, Santiago Luna, Miguel Ángel Martín, Paula Martí, Tania Elósegui, Elisa Serramià o la pamplonesa Beatriz Recari, entre otros. Todas estas figuras tienen algo en común: fueron formados por Jesús Arruti. El donostiarra, fallecido en enero de 2023 a la edad de 83 años, destacó por su labor como instructor en el Real Club de Golf de San Sebastián. Además, en 1992, creó y dirigió los cursos Travel Golf, uno de los más exitosos de España, donde pasó de tener 90 alumnos a su cargo a atender a más de 800 en menos de cuatro años. También fue, durante más de veinte años, director de la Escuela Nacional de Golf de España. Su prolífico trabajo le llevó a obtener la Medalla de Oro al Mérito en Golf de la Real Federación Española de Golf (RFEG) en 1984.

Fernando Núñez: «Todos los movimientos son buenos si el palo llega al área de impacto correctamente. Si yo estandarizo al alumno, me estoy cargando su talento»

Hace una década, el maestro decidió, junto a Salvador Luna, Carlos Quevedo y Fernando Núñez, dejarlo todo para crear la escuela Cursos Arruti con el fin de mantener viva la metodología de enseñanza que aprendió de John Jacobs, miembro del Salón de la Fama del Golf Mundial, fundador del European Tour y dos veces capitán europeo de la Ryder Cup. Ahora, su fiel amigo y discípulo Núñez y su hijo, Jesús María Arruti, ambos donostiarras y de 60 y 55 años respectivamente, han cogido el testigo para fundar Arruti Integral Golf, cuyo domicilio social se encuentra en Barañáin. Con esta nueva escuela, los maestros mantendrán la misma dinámica de Cursos Arruti, pero buscan ir más allá. Quieren ofrecer clases por toda España, además de formar a nuevos profesores y prestar sus servicios a diversos clubes.

Toda esta labor la compaginan con sus respectivos trabajos. Núñez es instructor en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), mientras que Arruti imparte clases en el Real Club de Golf de San Sebastián. «Hasta sus últimos días, mi padre sentía que Cursos Arruti seguía vivo y su metodología tenía que seguir adelante. Nos dijo: ‘Oye, esto no se os ocurra dejar de hacerlo’. Y Fernando y yo no lo dudamos. Vamos a seguir impartiendo golf de la forma que él nos enseñó, que es la más sencilla y completa que hay», apunta el descendiente del célebre maestro.

DOS TRAYECTORIAS DIFERENTES

Núñez y Arruti han llevado dos caminos diferentes. El primero se inició en el golf a los ocho años, cuando comenzó a trabajar como caddie en el Real Club de Golf de San Sebastián. Con el paso de los años, comenzó a dar clases en Izki Golf, el primer campo público de España, ubicado en Urturi (Álava). En 1994, fue profesor en el Club Señorío de Zuasti y, ocho años más tarde, empezó a dar clases en el campo de prácticas de la UPNA.

Jesús Mª Arruti: «Jacobs trajo las ideas muy simples, muy claras de cómo eran el golf y la reacción de la bola. Mi padre fue el primero en captar la idea y, gracias a él, se enseñó de esa forma»

Tras un periplo de siete años, volvió a Zuasti para dirigir la escuela del club, pero en 2022 decidió retornar a la universidad cuando se reabrió la zona de prácticas. También fue entrenador del Equipo Nacional Juvenil de la RFEG y del equipo de la UPNA, además de realizar trabajos de supervisión para la Federación Alavesa y Riojana de golf. Su labor le ha llevado a recibir la placa del Club Señorío de Zuasti y la Medalla de Plata de la federación navarra.

Por otro lado, Jesús María Arruti ya había pasado por diferentes equipos de la Federación Vasca y la RFEG con tan solo 19 años. Cuando cumplió los veinte, decidió convertirse en jugador profesional. Comenzó compitiendo en el circuito nacional, pero también logró estar durante seis años el DP World Tour, también conocido como European Golf Tour.

En veintidós años como profesional, el donostiarra logró, entre otras cosas, el Campeonato de España Dobles con Fernando Roca, el Open de Módena (Italia), el Ómnium Bayer en San Juan de Luz y entró en el top ten del Open de Madrid. Con 42 años, decidió dejar de competir y dedicarse de lleno a la enseñanza. Así, en 2012 se hizo instructor en el Real Club de Golf de San Sebastián, labor que compagina como maestro en la Federación Guipuzcoana (desde 2014) y de la Federación Vasca de Golf (desde 2017).

LA METODOLOGÍA MANTIENE EL ESTILO

Ahora, con Arruti Integral Golf, los donostiarras tratan de transmitir la metodología que aprendieron de Jesús Arruti. Uno de los objetivos principales es que el jugador golpee la bola manteniendo su estilo, sin estandarizar su swing. De esta forma, el profesor se adapta a su alumno y le ofrece todos los consejos necesarios para optimizar su eficacia. «Todos los movimientos son buenos si el palo llega al área de impacto correctamente. No hay un balanceo determinado. En la televisión, es muy difícil localizar a dos golfistas que hagan el mismo movimiento. Si yo estandarizo al alumno, me estoy cargando su talento», reseña Núñez.

Jesús María Arruti comenzó a los veinte años su andadura profesional para, posteriormente, pasar al ámbito formativo.

Jesús María Arruti comenzó a los veinte años su andadura profesional para, posteriormente, pasar al ámbito formativo.

Arruti va más allá, y habla de cuatro dimensiones para obtener el mejor impacto sobre la bola: la cara del palo debe de apuntar al objetivo; la línea del swing ha de tener relación con el objetivo; la cabeza del útil debe rozar el césped; y, por último, la velocidad del golpeo. «Me fijo sobre todo en la colocación. Permite que estos cuatro factores coincidan. Cuando el alumno entiende estos fundamentos, él mismo se da cuenta en qué ha fallado al observar que la pelota vuela diferente», agrega el exgolfista.

JOHN JACOBS, EL REFERENTE

Estas enseñanzas que Arruti y Núñez aplican tienen su origen en los años 60, con la irrupción de Jacobs. Por aquel entonces, en la RFEG no existía una metodología única. Con Emma Villaciervos al frente, se contrataron los servicios del británico para unificar los criterios de enseñanza. «Él trajo las ideas muy simples, muy claras de cómo eran el golf y la reacción de la bola. Mi padre fue el primero en captar la idea y, gracias a él, se enseñó de esa forma. El gran éxito que se está recogiendo ahora es gracias a este trabajo de 40 años», defiende su hijo.

Con el paso de los años, se están introduciendo nuevas metodologías dentro del golf español, algo que a Núñez le hace rememorar tiempos pasados. «Se está desfigurando esta metodología. Está como olvidada. Arruti Integral Golf tiene una razón de ser: que no se pierda esta forma de enseñar. Señoras y señores, nos estamos confundiendo. Estamos yendo hacia atrás. ¡No podemos perder la forma de enseñar a jugar el golf!», exclama.

Archivado en:

Deporte Navarra · UPNA ·


To Top