"Blockchain no es una tecnología, es un cambio de paradigma tecnológico" | Navarra Capital

martes, 14 agosto 2018

“Blockchain no es una tecnología, es un cambio de paradigma tecnológico”

En CEIN, Conchi Galdón, del IE Business School, dice que este sistema de máxima seguridad y perfecta trazabilidad se enfrenta a 3 grandes retos: su regulación, su integración y su poder de transformación.

Jesús Jiménez
Noáin - 17 enero, 2018

Un momento de la intervención de Conchita Galdón sobre Blockchain en CEIN. (FOTOS: Víctor Rodrígo).

Un momento de la intervención de Conchita Galdón sobre Blockchain en CEIN. (FOTOS: Víctor Rodrígo).

Lleno absoluto en la Master Class sobre Blockchain ofrecida por Conchi Galdón, coordinadora de Área 31, el espacio de innovación y emprendimiento de IE Business School y directora general de Puentes Global, en el salón de actos de Navarra Factori, en Noáin. Un encuentro en el que la citada ponente concluyó que “Blockchain no es una tecnología; es un cambio de paradigma tecnológico”.

Es más, añadió que, bajo su punto de vista, dicho sistema de máxima seguridad y perfecta trazabalidad se enfrenta a tres grandes retos de futuro: su regulación, su integración tecnológica y, sobre todo, el poder de transformación y cambio que traerá su extensión.

Sin embargo, antes de llegar a ese punto, la invitada realizó un pormenorizado análisis sobre el origen, los valores diferenciales así como ejemplos de casos prácticos que, en su opinión, vienen a demostrar que, con Blockchain, estamos ante un desarrollo que va más allá de una de sus soluciones que más rápidamente se han popularizado: las criptomonedas representadas por el caso del famoso “Bitcoin”.

instituto-empresa-blockchain-16-01-2018-11

Efectivamente, la ponente explicó que Blockchain aparece en escena en 2009 gracias a la unión de dos tecnologías que ya funcionaban por separado: la función hash criptográfica y la cadena de bloques. La combinación de ambas permitió, en palabras de Conchi Galdón, que hayamos pasado “de un Internet de la Información a un Internet del Valor” donde, gracias a los protocolos encriptados con los que trabaja Blockchain, “la trazabilidad y la seguridad de los datos que se comparten están en todo momento asegurados“.

“Expertos del Banco Mundial vaticinan que blockchain concentrará el 10% del PIB mundial para el año 2025”, aseguró Galdón en su conferencia en CEIN.

La principal consecuencia de ese “paso adelante”, por tanto, no solo es que resulta casi del todo imposible el colapso del sistema sino que, además, todo se sustenta en un nueva visión de la confianza basada en el consenso distribuido entre los propios participantes del sistema.

Es decir, los poseedores de las criptomonedas -por citar la solución blockchain más popular en el momento presente- son los que deciden qué es un activo y, lo más importante, cuánto vale y esas decisiones se toman por consenso. Ésa es la clave, al margen de la tecnología, que explica el sistema blockchain.

CASOS DE ÉXITO

Estamos, por lo tanto, ante los albores de una gran “base de datos global” que, ya en el presente, ha dado muestras de su utilidad en el pago de microtransacciones o en el envío de remesas promovida desde la propia Naciones Unidas que han permitido a las ONGs que trabajaban en un escenario tan devastado como el de Siria mantener sus planes de ayuda a las víctimas de la cruel guerra que se libra en aquel país.

No obstante, se trata de primeros ‘casos prácticos de éxito’ que, tal y como expuso Galdón, irán a más en la figura de los conocidos como “smart contracts” o “acuerdos vivos” que liberan la cantidad de dinero acordada en la medida en que se cumplen los hitos acordados por las partes.

El Blockchain ya ha mostrado su efectividad en el envío de remesas a ONGs de Siria o en la ayuda a los niños de las calles de la India.

Otros casos de éxito donde también se ha aplicado ha sido la industria del diamante que se beneficia de la trazabilidad que le ofrece el sistema para asegurar que el origen de las piedras preciosas con las que trabaja es lícito o, ya en una vertiente más social, esa misma trazabilidad aplicada a los niños que viven en las calles de la India permite a las organizaciones que trabajan con ellos conocer perfectamente su trayectoria y poder ofrecerles una atención absolutamente personalizada.

EL FUTURO DEL BLOCKCHAIN

Eso mismo también se ha aplicado en Siria, de nuevo, donde Blockchain se ha mostrado con la mejor alternativa en materia de registro de la propiedad una vez que los sistemas tradicionales o han desaparecido o, directamente, han sido destruidos por la guerra.

instituto-empresa-blockchain-16-01-2018-14

Los ejemplos mencionados por Galdón aventuran un futuro brillante para una innovación tecnológica que, por otro lado, también deberá afrontar tres grandes retos pendientes, según expuso en la intervención que llevó a cabo en CEIN. Así, el primero es que hablamos de una tecnología global que, por lo tanto, “va por delante de la regulación e incluso de los marcos jurídicos nacionales”aseguró.

En segundo término estaría la integración puesto que muchas tecnologías todavía no son compatibles con blockchain lo que impide que puedan colaborar en la construcción de esa “gran base de datos mundial” que se mencionaba más arriba.

Por último, estaría el enorme cambio cultural que puede suponer para una gran cantidad de personas que la confianza se establezca “por consenso” en vez de estar representado en una persona o una institución concretas, como sucedía hasta ahora.

Para acceder a más información relacionada con la Innovación en Navarra … LEER AQUÍ. 

 


To Top