lunes, 16 julio 2018

Cómo planificar una buena campaña de marketing digital

El autor sintetiza en 5 pasos las fases de estudio previo y planificación que, de forma obligatoria, debe tener una buena campaña de marketing digital para incrementar los ingresos por ventas de la empresa.

Redacción
Pamplona - 19 marzo, 2018

patxi-fontalbaTener éxito con una campaña de marketing digital requiere estudio previo y planificación. De lo contrario, el dinero invertido no se traducirá en mayores ventas, el objetivo final de cualquier iniciativa empresarial.

Una estrategia de marketing digital debe tener en cuenta todos los aspectos que influyen en su desarrollo y que vamos a analizar en este artículo. Conocer el público al que nos dirigimos y a nuestra competencia, establecer unos objetivos de negocio, elegir las acciones necesarias y planificar un calendario son algunos de los puntos clave. El análisis posterior de resultados será determinante para conocer si hemos acertado o si debemos corregir algunas de las acciones de nuestra campaña de marketing digital.

1. Establece objetivos

Fijar los objetivos de una campaña de marketing digital es esencial para elegir posteriormente las acciones más adecuadas que nos ayudarán a lograr dichos objetivos. Por tanto, son la base de cualquier estrategia de marketing online.

Está claro que la finalidad última de cualquier negocio es mejorar el volumen de ventas. Sin embargo, los objetivos de las campañas de marketing digital pueden ser muy variados. Puede que necesitemos ampliar nuestra base de datos de clientes potenciales para, posteriormente, tratar de convertirlos en clientes. O fidelizar a los clientes actuales para que no se vayan a la competencia. O conseguir información sobre nuestro público objetivo para adaptar nuestra oferta de productos o servicios a sus necesidades. O mejorar la reputación de nuestra marca. Debes tener en cuenta que para conseguir una venta necesitarás más de un contacto con los clientes potenciales.

Con una misma campaña de marketing digital podemos cumplir más de un objetivo al mismo tiempo. Para ello, se requiere una buena planificación de las acciones que pondremos en marcha. Combinando dos acciones conseguiremos mayor efectividad. Por ejemplo, podemos lanzar una campaña en dos fases: la primera, para conseguir suscriptores y la segunda, para convertirlos en clientes.

Los objetivos deben ser siempre cuantificables para medir su efectividad. De esta forma podremos corregir y mejorar nuestra estrategia.

2. Conoce a tu público objetivo

El target o público objetivo al que nos vamos a dirigir puede responder mejor o peor dependiendo de nuestro conocimiento sobre sus necesidades, sus preferencias, su procedencia, su edad y su nivel socioeconómico, entre otras cosas. Puede que tengamos más de un target, con lo que debemos segmentar las campañas en función de cada perfil de cliente objetivo.

¿Cómo podemos obtener información sobre nuestro cliente objetivo? Existen dos posibilidades: recopilar datos de fuentes internas o externas.

Las fuentes internas de información pueden ser nuestra base de datos de clientes o los resultados de campañas anteriores. Las fuentes externas pueden ser encuestas o focus groups. Este último método consiste en reunir un pequeño grupo de personas que respondan al perfil de nuestro target (entre 6 y 12) para que respondan preguntas y debatan en torno a un producto o servicio. Con este sistema podemos obtener información relevante sobre sus ideas, opiniones, emociones y motivaciones, lo que nos ayudará a ajustar mejor nuestra campaña de marketing digital.

3. Analiza tus canales de marketing digital actuales

Seguramente no será ésta la primera acción de marketing digital que pongas en marcha, a no ser que estés a punto de emprender. Estudia qué medios propios, obtenidos y pagados has utilizado hasta la fecha.

Conocer el público al que nos dirigimos y a nuestra competencia, establecer unos objetivos de negocio, elegir las acciones necesarias y planificar un calendario son algunos puntos clave en la estrategia.

Tu página web, los perfiles en las redes sociales, tu blog de empresa son ejemplos de medios propios con los que probablemente ya cuentas. Además, habrás obtenido otros medios realizando publicaciones como invitado, con menciones en la prensa, mediante relaciones públicas o con los comentarios positivos de tus clientes en las redes sociales, entre otros.

Por último, los medios pagados son, claro está, aquellos lugares en los que tu empresa tiene presencia porque has invertido dinero en ellos. Pueden ser anuncios en Google AdWords, publicaciones promocionadas en las redes sociales o publicidad en otras páginas web.

Una vez que hemos clasificado todos los medios, el siguiente paso es analizar cuáles conviene utilizar en nuestra campaña de marketing digital y cuáles no. Por ejemplo, con una buena estrategia a medio y largo plazo es posible que no necesites recurrir a los medios pagados.

4. Elige las acciones de marketing digital adecuadas

Cuando ya hemos dado los pasos anteriores, estamos en disposición de definir acciones concretas para nuestra campaña de marketing digital.

online-marketing-1246457_1280

Para elegir bien entre todas las posibilidades que tenemos, hay que conjugar el perfil del público objetivo, la finalidad de la campaña y el presupuesto con el que contamos. De acuerdo con todo ello, podemos optar por hacer una campaña de publicidad en Google AdWords o en alguna de las redes sociales donde estemos presentes, diseñar una estrategia de marketing de contenidos, optimizar el posicionamiento orgánico en buscadores (SEO), mejorar los ratios de conversión, promocionar posts o hacer un concurso en redes sociales.

El marketing de contenidos, junto con un buen SEO, es lo que mejor funciona para aumentar las conversiones a medio y largo plazo. Dependiendo de qué objetivo nos hayamos propuesto conseguir, convendrá potenciar nuestro blog, ofrecer tutoriales o webinars gratis o hacer una campaña de email marketing, entre otras posibilidades.

5. Mide los resultados

El último paso de nuestra campaña de marketing digital, medir los resultados, es tal vez el más olvidado, pero al mismo tiempo, imprescindible para conocer si hemos logrado los objetivos marcados.

Para medir los resultados disponemos de numerosas herramientas de analítica que nos facilitan la tarea. Pero para obtener esa información no nos podemos saltar el primer paso: establecer objetivos cuantificables. Con Google Analytics podemos medir el incremento del tráfico web, de dónde proceden los usuarios, cómo han llegado a nosotros, etc.

El marketing de contenidos, junto con un buen SEO, es lo que mejor funciona para aumentar las conversiones.

Si algunas acciones no han funcionado como esperábamos, tendremos que analizar la causa y corregir el error. Tal vez haya que descartarla o sustituirla por otra. Las acciones de marketing digital que han funcionado bien se pueden potenciar, ya que estamos en el buen camino.

Finalmente, recuerda que una buena estrategia de marketing digital consiste en repetir estos cinco pasos: definir objetivos, estudiar el target, analizar nuestros canales, emprender acciones y medir.

Recuerda que para maximizar el rendimiento de las campañas, éstas no se deben poner en marcha de forma aislada. Todo lo que hagamos debe formar parte de una estrategia de marketing digital global que se debe planificar para un periodo de tiempo al menos semestral.

Patxi Fontalba
Socio, strategist y director de operaciones en ttandem.com
Especialista en productividad personal y GTD
@ttandem_com

Para acceder a más opiniones de expertos sobre temas de interés económico o empresarial … LEER AQUÍ.  


To Top