jueves, 23 septiembre 2021

Desarrollo Rural recupera 65 variedades de vid locales antiguas

El Ejecutivo foral, a través de la Estación de Viticultura y Enología de Navarra, informó sobre la evolución y resultados de su proyecto de seguimiento e investigación 'Cepas Singulares de Navarra y Vinos Old-Vidaos', que desarrolla desde 2002. Del total de variedades identificadas, una parte son consideradas variedades desconocidas. Algunas ya se encuentran en proceso final de inscripción en el Registro de Variedades Comerciales, como la Garnacha Blanca y el Tempranillo.

Redacción
Pamplona - 5 agosto, 2021

Doce de las diferentes variedades antiguas han sido cultivadas en la finca Baretón de Olite. (Foto: cedida)

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, a través de la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (EVENA), contabiliza ya más de sesenta variedades de vid locales recuperadas en su trabajo de preservación de la diversidad del viñedo de la Comunidad foral, en el marco de su proyecto de seguimiento e investigación con material vegetal antiguo de vid ‘Cepas Singulares de Navarra y Vinos Old-Vidaos’, que desarrolla desde el año 2002.

Los resultados y evolución del proyecto fueron expuestos este jueves por Félix Cibriáin, técnico de la Sección de Viticultura y Enología del departamento, en la jornada Vinos Old-Vidaos que tuvo lugar en las instalaciones de EVENA en Olite. Seguidamente, se realizó una cata temática de estos vinos dirigida por Joaquín Gálvez, especialista y asesor en Enología.

En esta nueva edición de la jornada, que viene desarrollándose desde 2012, participaron cincuenta personas (representantes de organizaciones agrarias, de diferentes bodegas, viticultores, consejo regulador).  La cata ha incluido doce vinos (seis blancos y seis tintos), de diferentes variedades antiguas cultivadas en la finca Baretón de Olite.

Itziar Gómez: “Es importante preservar las variedades de viñedos antiguos para la adaptación de nuestra viticultura a los efectos del cambio climático”.

En la apertura de esta nueva edición de la jornada, la consejera Itziar Gómez destacó la importancia del trabajo de EVENA en el rescate de variedades del viñedo antiguo en el área de cultivo de Navarra: “Su gran labor de recopilación y caracterización y la experimentación práctica con las variedades recopiladas está permitiendo analizar sus ratios de producción y calidad, así como su capacidad para adaptarse a las necesidades actuales y futuras de la viticultura”.

Asimismo, la consejera resaltó el vínculo de muchas de estas variedades con diferentes aspectos de la cultura, tradición, arte e incluso ciertos paisajes de gran atractivo en Navarra. Asimismo, subrayó “la importancia de preservar las variedades de viñedos antiguos en el contexto del necesario cuidado de la biodiversidad, y también en lo referente a la adaptación de nuestra viticultura a los efectos del cambio climático, recuperando las variedades que mejor se adapten a las nuevas condiciones de cultivo, y que sean más tolerantes a la sequía o a las nuevas enfermedades”.

La iniciativa de recuperación de variedades tiene apoyo de los proyectos Minorvin y Vitisad, en los que EVENA colabora con centros de investigación vitivinícolas y entidades públicas.

El Departamento asume presupuestariamente el trabajo de recuperación de estos viñedos a través de EVENA, y que cuenta con el apoyo de proyectos relacionados. El primero, denominado Minorvin (Valorización de variedades minoritarias de vid por su potencial para la diversificación vitivinícola y de resiliencia al cambio climático), está constituido por dieciséis centros de investigación vitivinícola nacionales.

El segundo se desarrolla en el ámbito POCTEFA y se llama Vitisad (Estrategias y prácticas vitícolas sostenibles de adaptación al cambio climático) en colaboración con Neiker, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) del Gobierno de La Rioja, la Cámara de Agricultura de los Pirineos Atlánticos, y con el Instituto Francés de la Viña y el Vino.

Gómez agradeció también la colaboración de los “cerca de cincuenta viticultores de la zona que mantienen variedades en sus viñedos viejos, así como de los quince agricultores y bodegas que actualmente están implicados en la plantación experimental con estas variedades en sus propias viñas”.

El programa se ha completado con la presentación del libro Garnacha Blanca. ADN, racimos y aromas de sus uvas, de la doctora Maite Rodríguez, que recoge su trabajo de estudio molecular y agronómico de la colección de plantas de Garnacha Blanca.

CONOCIMIENTO SOBRE VARIEDADES DESCONOCIDAS

En los trabajos de recuperación de material vegetal, realizados por EVENA desde el año 2002, se han podido recuperar hasta el momento un total de 65 variedades. El instituto efectuó una primera aproximación a su caracterización agronómica y enológica. Dentro de este trabajo se han encontrado cepas que “no han podido ser identificadas por no estar en la base de datos de los centros de referencia y, por lo tanto, son consideradas variedades desconocidas”.

Hasta la fecha, EVENA ha podido recuperar un total de 65 variedades, de las que algunas cepas son desconocidas.

Parte de estas cepas desconocidas se encuentran ya en proceso final de inscripción en el Registro de Variedades Comerciales y de clones certificables de distintas variedades recuperadas de viñedo antiguo, como la Garnacha Blanca y el Tempranillo.

El objetivo final del proyecto es propiciar que las variedades lleguen al sector. Para ello, el Ejecutivo foral trabaja con el sector viverista navarro para “su multiplicación y con las bodegas para validar este material de forma experimental en diversas situaciones de cultivo”.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top