viernes, 9 diciembre 2022

El arte de una educación de calidad

¿Qué tienen en común el 4º de los ODS, el referido a la 'Educación de calidad', y el Festival de Arte y Ciencia 2022? Según el director de la Cátedra Laboral Kutxa de Divulgación del Conocimiento y Cultura Científica de la UPNA, Joaquín Sevilla, la conexión está en el hecho de que el certamen "incrementa las vías formativas": "El arte y la ciencia son dos maneras de acercarse a la realidad, muy humanas, muy complementarias". Precisamente, una simbiosis que se refleja en el 4º de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ese que evidencia más que ningún otro la necesidad de una educación inclusiva, de calidad y equitativa, promoviendo oportunidades de aprendizaje permanente para todas y todos.

Miguel Bidegain
Pamplona - 3 junio, 2022

Esquema del montaje que Patxi Araujo propone en la exposición 'Ehime Daruma'. (Foto: cedida)

La educación juega un papel muy importante en la realización plena de los derechos humanos, la paz, la igualdad de género, el desarrollo sostenible y la salud. El término inclusiva significa que tiene que atender a las necesidades individuales, puesto que cada persona requiere distinto apoyo técnico, material y humano. Sin educación, no hay movilidad socioeconómica ascendente y es clave para salir de la pobreza.

Durante la última década se lograron grandes avances en la escolarización, especialmente para las niñas. No obstante, alrededor de una quinta parte de los niños del mundo, unos 260 millones, seguían fuera del sistema educativo en 2018. Como sucede en cualquier otro orden de la vida, media un abismo entre la situación que vivimos en los países desarrollados y la que se da en el resto: más de la mitad de los niños que no están matriculados en la escuela viven en el África Subsahariana. Y la mitad de todos los niños y adolescentes de todo el mundo no alcanzan los estándares mínimos de competencia en lectura y matemáticas.

En 2018, una quinta parte de los niños del mundo seguían fuera del sistema educativo.

Por otra parte, la pandemia ha propiciado un escenario inédito porque la mayor parte de los países cerraron temporalmente las escuelas. En abril de 2020 llegó a afectar a más del 91 % de los estudiantes en todo el mundo, cerca de 1.600 millones de niños y jóvenes que vieron alterado su aprendizaje y experimentaron cambios drásticos en sus vidas, especialmente en el caso de los más vulnerables y marginados.

Las consecuencias de la pandemia pueden poner en peligro los avances que tanto costaron conseguir a la hora de mejorar la educación a nivel mundial. Y por eso Naciones Unidas llama a redoblar esfuerzos para hacer realidad objetivos de los ODS, como el de asegurar que para 2030 todas las niñas y niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.

Además, que tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria. También plantea conseguir el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.

Quizás el 4º de los ODS evidencia más que ningún otro la necesidad de las alianzas para lograr los objetivos, que es lo que la ONU postula en el número 17: fortalecer los medios de implementación financieros públicos y privados para reforzar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Una aspiración a la que Navarra Capital, con el patrocinio de Laboral Kutxa, quiere contribuir con la publicación de 17 reportajes, uno por cada ODS.

ARTE Y CIENCIA

En este marco, Joaquín Sevilla señala que el Festival de Arte y Ciencia 2022 es “una de las muchas posibilidades para proporcionar contenidos”, si bien los interesados “no van a ver espectáculos de este tipo para aprender como hace quien acude a la universidad o una academia”: “Se busca tirar del público desde el lado del entretenimiento, pero es un entretenimiento basado en el conocimiento“.

De derecha a izquierda, Joaquín Sevilla, Ramón Gonzalo y Javier Cortajarena.

El Festival se mueve “en ese territorio de solape entre el arte y la ciencia, que a mucha gente le puede parecer que no tienen nada que ver, pero que son dos maneras de acercarse a la realidad, muy humanas ambas, muy complementarias”, resalta el director de la Cátedra Laboral Kutxa de Divulgación del Conocimiento y Cultura Científica.

Sevilla precisa que la UPNA tiene programas de arte y ciencia desde hace más de diez años porque suscitan el interés de un gran número de personas. Tenían el formato de ciclo de conferencias y, justo antes de la pandemia, pasaron a ser un festival para así dar cabida a actuaciones y otras disciplinas artísticas, que ahora se recupera tras el parón impuesto por la llegada del coronavirus: “Vamos a mostrar algunas de las creaciones que se hacen en ese territorio de solape, promover otras porque tendremos una artista residente que creará una obra a partir de la investigación científica, siempre promoviendo la reflexión”.

Joaquín Sevilla: “Hay un solape entre el arte y la ciencia. Puede parecer que no tienen nada que ver, pero son dos maneras de acercarse a la realidad”.

Todas las actividades, excepto las exposiciones, tendrán lugar a las 19:30 horas y los escenarios serán el Museo de Navarra, donde se impartirán conferencias los miércoles del mes de junio, y el Planetario de Pamplona, que acogerá espectáculos los días 9, 18 y 23 de junio. En concreto, el día 8 está programada una conferencia en la que Javier Vidorreta, Karlos G. Liberal y Ujué Agudo hablarán sobre ‘El diseño, uno de los solapes entre arte y ciencia’; el 15 de junio, Vega Asensio, M. J. Calasanz y Elisa Garrido departirán sobre ‘La ilustración científica’; y el miércoles 22, Iosune Sarasate y Asier Marzo impartirán la charla ‘Creando en la frontera de la ciencia. Aprendizaje de una experiencia’.

En cuanto a los espectáculos, el jueves 9 de junio tendrá lugar la performance sonora de Xabier Erkizia ‘Prooímon’; el sábado 18, Xurxo Mariño y Oswaldo Digón mezclarán ciencia, humor y poesía bajo el título ‘Carbón, la brillante historia de una piedra negra’; y el jueves 23 de junio será el turno de ‘Astros, notas y versos’, del dúo Flautopía (Miriam Ridruejo y Lola Barroso) y Carlos Briones.

El Festival de Arte y Ciencia incluye actividades expositivas. En el espacio Apaindu (calle Curia, 7) podrá visitarse hasta el 23 de junio ‘The Trained Particles Circus’, del artista Patxi Araujo, que también desde finales de julio y durante el mes de agosto expondrá en el Horno de la Ciudadela ‘Ehime Daruma’. La ‘Residencia creativa’ permitirá a Iosune Sarasate y Asier Marzo preparar una obra que se presentará en el festival.

Todo ello en un festival que sirve para divulgar ciencia a través de manifestaciones artísticas. “Se trata de que los artistas puedan inspirarse en el mundo de la ciencia. Y que sus formatos y modos de expresarse sirvan a los científicos para expresarse con un discurso especialmente bello e interesante en sí. Hay una realimentación en las dos direcciones”, concluye Joaquín Sevilla.

Entra aquí para leer más noticias sobre #ODSjetivos2030.


To Top