El compromiso ejemplar de la industria cárnica ante la crisis del COVID-19

martes, 11 agosto 2020

El compromiso ejemplar de la industria cárnica ante la crisis del COVID-19

Por su interés, reproducimos la tribuna publicada en 'Revista Alimentaria' en la que el autor indica que la industria cárnica, como parte integrante del sector agroalimentario, ha mantenido su actividad al 100 % durante el confinamiento, garantizando el abastecimiento en los mercados españoles, cumpliendo los estrictos requerimientos de bienestar animal y medioambientales marcados por el Modelo Europeo de Producción y redoblando sus esfuerzos para contribuir con el conjunto de la sociedad a superar la crisis.

Redacción
Pamplona - 14 julio, 2020

La industria cárnica siempre ha estado comprometida con la sociedad, desempeñando un papel fundamental en la economía española, lo cual se ha visto reflejado durante el estado de alarma. No cabe duda de que la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha marcado un antes y un después en nuestro país, suponiendo un reto, no solo para los ciudadanos, sino también para el conjunto del sector agroalimentario.

Estratégicos y esenciales durante las semanas de confinamiento, todos los integrantes de la cadena alimentaria han hecho posible el abastecimiento en los hogares españoles. Por ello, y a pesar de esta crisis sin precedentes, debemos destacar el esfuerzo del sector agroalimentario, y por consiguiente el cárnico, y reconocer el compromiso de empresas y empleados que han acudido a sus puestos de trabajo, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias para prevenir situaciones de riesgo y consiguiendo mantener la actividad en todos los eslabones de la cadena de producción.

Durante todo este tiempo se han elaborado 130.000 toneladas semanales de carne y unas 20.000 toneladas de productos cárnicos, logrando mantener los empleos y constituyendo un importante apoyo para la recuperación económica y social del país.

No obstante, el cierre del canal Horeca ha supuesto graves problemas para aquellos sectores más vinculados a este canal, incluido el cárnico, en el que caben destacar los sectores del ibérico, porcino, ovino y caprino, así como del vacuno. Cochinillos, lechazos, cortes de vacuno de mayor calidad y jamones serranos e ibéricos, así como otros productos del cerdo ibérico, mayoritariamente comercializados en la hostelería y restauración, se han visto afectados tras el cierre de estos establecimientos. Lo que ha supuesto una caída en ventas, anulaciones de pedidos y anuncios de retrasos en los cobros.

Desde la entrada en vigor del Estado de Alarma y ante el cierre de una parte muy importante de nuestro canal de ventas, ANICE se ha dirigido a las Administraciones para anticipar la necesidad de medidas extraordinarias de apoyo. En este sentido, hemos solicitado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) medidas de apoyo para los sectores ganadero-cárnicos, destacando la importancia de generar confianza, para recuperar el consumo en el canal Horeca, y la vuelta del turismo.

Aumentar la fiscalidad al consumo,vía impuestos y tasas, e incrementando el IVA a los productos, solamente impedirá una necesaria y urgente salida de la crisis

Resulta igual de importante seguir trabajando en la internacionalización del sector, impulsando las exportaciones, que, pese a su buen desempeño, consideramos fundamental fomentar mediante la apertura de nuevos mercados estratégicos, con especial énfasis en los productos de más valor añadido, en un esfuerzo coordinado de nuestro Gobierno, al máximo nivel, para lograrlo.

Cabe recordar también las graves dificultades de las industrias elaboradoras de productos derivados del cerdo blanco, que ya en 2019 vieron aumentar los costes de su materia prima casi un 50%, sin poder repercutirlos por sus acuerdos previos con la distribución, y que esperaban poder recuperarse de las pérdidas en este 2020, algo que la pandemia ha complicado.

Asimismo, se han solicitado diversas medidas de apoyo, como el almacenamiento privado para carnes y canales de cerdos ibéricos, vacuno, cochinillos, lechazos y cabritos, así como jamones en curación en los secaderos.

Se han dado pasos importantes para recuperar las pérdidas, pero debemos continuar exigiendo a la Administración que tome las medidas necesarias para salir pronto de la actual coyuntura

No obstante, a pesar de las dificultades, destacaríamos que esta crisis sanitaria ha demostrado que el sector cárnico está bien preparado, y es capaz de responder ante los posibles contratiempos.

Alberto Jiménez
Presidente de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) y CEO de Goikoa

Artículo original en la ‘Revista Alimentaria’

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top