jueves, 1 diciembre 2022

El sabor rural de Navarra

Anapeh y Reyno Gourmet colaboran desde hace un año para impulsar la gastronomía y el producto local de la Comunidad foral. ¿Su objetivo? Sumergir a quienes se alojan en hoteles rurales en la pasión navarra por sus alimentos y sus diferentes temporadas. De esta forma, la campaña 'Aquí se come bien, Hemen Ongi Jaten da' permite a los y las viajeras degustar un producto kilómetro 0 desde el corazón de la naturaleza.

Irene Guerrero
Pamplona - 24 septiembre, 2022

Las conservas navarras alcanzan un alto nivel y son un emblema de su producción agroalimentaria. (Fotos: cedidas)

Ya es tiempo para una escapada. Y qué mejor que una tierra acogedora con una historia milenaria, salpicada de increíbles paisajes que van desde verdes valles y montañas hasta el desierto, donde se puede disfrutar de una rica gastronomía ligada al entorno rural y a sus tradiciones. Navarra quiere acercar su cultura, naturaleza y gastronomía a los y las viajeras y, para ello, treinta hoteles rurales ofrecen durante todo el año alojamiento y comida de kilómetro 0, fruto de su compromiso por favorecer las pequeñas explotaciones donde se producen los alimentos auténticos del Reyno.

Ha pasado un año desde que se puso en marcha la campaña ‘Aquí Se Come Bien, Hemen Ongi Jaten da’, una iniciativa de la Asociación Navarra Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh) y Reyno Gourmet, marca de calidad agroalimentaria de la región. Surgió para apoyar la gastronomía y el producto local de la Comunidad foral desde sus hoteles rurales. ¿Su objetivo? Revitalizar la relación entre unos veinticinco alojamientos situados en pueblos y las personas que se dedican desde esos territorios a la producción de alimentos, una alianza que sólo podía dar buenos frutos.

De esta forma, lo que surgió como una campaña temporal se ha convertido ya en una propuesta para todo el año más que atractiva para las personas que visitan Navarra, que conjuga la posibilidad de alojarse en un hotel rural con la mejor gastronomía tradicional de cercanía. Son alimentos que caminan cortas distancias desde su producción hasta el plato.

La campaña involucra a los alojamientos y las personas productoras para transmitir a quienes viajan la pasión navarra por sus alimentos y sus diferentes temporadas.

Esta iniciativa que involucra a los alojamientos y las personas productoras transmite a quienes viajan a los diferentes destinos la pasión que sienten los y las navarras por sus alimentos y sus diferentes temporadas. A lo largo del año, y al ritmo que marca la naturaleza, la despensa navarra va variando dependiendo de cada estación: los espárragos de la primavera, las verduras del invierno, los tomates del verano o los pimientos del piquillo en otoño. Una magnífica cesta en la que también caben los frutos que brinda la naturaleza como las setas y los hongos de otoño, las trufas melanosporum del invierno o la caza.

Tiene también especial importancia la ganadería con tradiciones como la trashumancia, los traslados de los rebaños de las tierras del norte hasta sus paradas invernales en el desierto de las Bardenas Reales. Y por supuesto el vino, que en Navarra alcanza una gran calidad gracias al compromiso de agricultores y bodegas, una excelencia reconocida en multitud de concursos internacionales.

De todos esos alimentos se nutre la rica gastronomía tradicional, con platos de temporada y otros que pueden encontrarse durante todo el año, o que se van transformando conforme avanza el calendario. La menestra de verduras, por ejemplo, lleva diferentes ingredientes dependiendo de la estación: alcachofas, borraja y cardo en invierno; espárragos, guisantes y habitas en primavera. Encontraremos también las pochas del verano, el cardo con almendras del invierno, los guisantes frescos en primavera o los pimientos del piquillo de Lodosa en otoño.

La despensa navarra cambia sus productos al ritmo de la naturaleza.

Estos platos de temporada que se conjugan con otros que encontraremos durante todo el año como el cordero al chilindrón o el ajoarriero. Sin olvidarnos de productos emblemáticos como la chistorra o los quesos, que en Navarra se amparan bajo las denominaciones de Roncal e Idiazábal, o de las conservas que alcanzan un alto nivel gastronómico y que son un emblema de la producción agroalimentaria.

Con todo este bagaje, lo que la campaña ‘Aquí Se Come Bien, Hemen Ongi Jaten da’ propone es una experiencia para disfrutar de Navarra desde la comodidad de sus acogedores hoteles rurales combinando  historia, tradiciones, naturaleza y cultura con la gastronomía local y tradicional, una experiencia que abarca los cinco sentidos y de la que podemos disfrutar sea cual sea el momento elegido del año para viajar.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital. 


To Top