sábado, 25 mayo 2019

‘El Triunfo del Huevo’

En la editorial Greylock son héroes que salvan libros extraordinarios que nunca fueron traducidos al castellano por no ser tan conocidos, pero que son obras de arte. Su último rescate ha sido 'El triunfo del huevo' un libro tan original por dentro como su nombre sugiere y que fue escrito por Sherwood Anderson en 1921.

Teresa Antón
Pamplona - 23 febrero, 2019

La editorial Greylock publica 'El triunfo del huevo' de Sherwood Anderson.

La editorial Greylock publica 'El triunfo del huevo' de Sherwood Anderson.

Susana Romanos, fundadora de Greylock, explica que cuando estaban diseñando el plan editorial para 2019 recordaron que cuando leyeron ‘El triunfo del huevo’ de Sherwood Anderson les “enamoró” y decidieron que tenía que entrar “tanto por su calidad literaria como por las historias que lo componen”. Esta serie de relatos merecía ser rescatada y ofrecida al público.

Este libro es una recopilación de cuentos relacionados entre sí que el propio autor define como “un libro de impresiones”. Esta es la definición “más adecuadas y que mejor lo representa”, asegura Romanos. Y es que etiquetar un libro tan especial a veces es complicado.

En ‘El triunfo del huevo’ se ve cómo era el mundo rural de Estados Unidos a inicios del siglo XX. “Una América de los perdedores pretendidamente olvidada y a la que Sherwood da voz”. Muchas de las angustias vitales que sufren los personajes siguen vigentes hoy en día; las injusticias sociales siguen en vigor; y, sobre todo las personas que saben que no tienen posibilidad de mejorar en la vida, o simplemente de hacer lo que verdaderamente desean, siguen atrapadas al igual que hace cien años en una espiral de pesimismo, depresión y opresión. Algunos dirán que es una visión cínica y pesimista del mundo, otros afirman que tristemente es una visión realista.

el-triunfo-del-huevo-greylock

La obra, traducida por Paula Zumalacárregui, contiene quince historias ilustradas por fotografías de siete esculturas de arcilla de Tennessee Mitchell, esposa de Anderson en ese momento, y que fueron inspiradas por algunos de los personajes del libro. El matrimonio, que fue el segundo para el escritor, fue breve pero beneficioso para ambos, siendo apoyo uno del otro en sus labores artísticas. De hecho, fue a partir de ‘El triunfo del huevo’ cuando ella se decidió a dedicarse profesionalmente a la escultura. Romanos define esta relación empresarial comouna suerte de voluntad necesaria para emprender el camino que realmente querían para sus vidas”.

¿Y si aún os estáis preguntando el porqué de ese título? Susana Romanos nos da una pista: “Simboliza todo ese sentimiento de la conciencia de los perdedores. Como dice el narrador en primera persona del cuento ‘El huevo’: «No solo a los humanos les nacen engendros: también a los huevos.». Cuáles son los humanos y cuáles son los huevos… Eso se lo dejo a los lectores”. Para terminar de desvelar su secreto habrá que leer el libro.


To Top