martes, 19 noviembre 2019

Electrificarse para sobrevivir, del dicho al hecho

Los desafíos del vehículo eléctrico, la conectividad y la movilidad compartida provocan grandes movimientos estratégicos en la industria de la automoción. PSA y Fiat negocian fusionarse, con el punto de mira puesto en la electrificación, y Volkswagen, tras invertir 1.200 millones, ya produce en Alemania el ID3 100 % eléctrico.

David Cazón
Pamplona - 8 noviembre, 2019

VW ha invertido 1.200 millones para que la planta de Zwickau produzca el ID3 eléctrico. (Fotos: cedidas).

De las palabras a los hechos. Así podría resumirse la revolución que está experimentando la industria del automóvil. Hace apenas un mes, el presidente de Volkswagen, Emilio Sáenz, manifestó la necesidad de pasar a medio plazo a un modelo mixto de fabricación en Landaben, que permita producir en paralelo vehículos de combustión y eléctricos. Esta misma semana, VW ha pasado a los hechos, con la fabricación en una planta alemana del primer coche eléctrico de la firma.

En juego está el liderazgo de ventas en Europa y, también, la propia supervivencia de las empresas.

Desde los presidentes de las compañías hasta los usuarios, pasando por los gestores de las fábricas, todos los actores de la industria están inmersos en una nueva era. Unos cambios que, además, vienen acelerados por la masiva digitalización, presencia de la informática y otras tecnologías de conectividad, tanto en las plantas como en el propio automóvil.

Hace sólo unos días, un nuevo terremoto ha sacudido a la industria. Dos históricos grupos, PSA (Peugeot y Citroën) y FCA (Fiat Chrysler Automobiles), han confirmado que están negociando fusionarse. Entre los argumentos para la fusión se adelantan los desafíos de la conectividad, la electrificación, la movilidad compartida y autónoma. La empresa resultante de dicha unión se encontraría en mejor posición para afrontar dichos retos con mayores garantías de éxito. En juego, el liderazgo de ventas en Europa, precisamente en disputa con el Grupo VW, pero también la propia supervivencia de las empresas.

MOVILIDAD COMPARTIDA Y ELÉCTRICA

La unión de ambos grupos crearía un auténtico gigante, el 4° fabricante de automóviles más grande en términos de ventas anuales (8,7 millones de vehículos). Tal y como se asegura desde ambos grupos, la empresa resultante de la fusión combinaría las competencias de ambas compañías en las tecnologías de la nueva era de la movilidad sostenible: la electrificación, la conducción autónoma y la conectividad digital.

El Grupo PSA estima que un 20 % de los europeos y los estadounidenses y un 30 % de los chinos consideran que el car sharing (compartir automóviles de autoservicio) responde perfectamente a sus necesidades de movilidad. PSA puso en marcha en 2016 Free2Move, la nueva marca de movilidad del Grupo. Incluye servicios de car sharing, desplazamientos urbanos y renting, así como soluciones de aparcamiento y de recarga de vehículos eléctricos.

Citroën C-Zero de emov, vehículo compartido eléctrico del Grupo PSA.

Además de la mejora en la posición de la empresa en las nuevas tecnologías, se han calculado importantes sinergias anuales y sin recurrir al cierre de plantas. Estas sinergias se derivan principalmente de una asignación de recursos más eficiente para inversiones a gran escala en plataformas de vehículos, propulsión y tecnología.

FCA aporta su implantación en el continente americano y PSA, en Europa. La fusión combinaría las fortalezas de las marcas de ambos grupos en los segmentos de turismos de lujo, generalistas, SUV, camionetas y vehículos comerciales ligeros.

Tras la adquisición de Opel (con las marcas Opel y Vauxhall), PSA aportaría a la nueva empresa las marcas Peugeot, Citroën y DS Automobiles. Por su parte, de la mano de FCA entrarían Abarth, Alfa Romeo, Fiat, Maserati, Lancia, Dodge, Chrysler, RAM y Jeep.

RECONVERSIÓN ELÉCTRICA DE LAS PLANTAS

El futuro del sector pasa por la electrificación, tal y como lo aseguró el presidente de Volkswagen Navarra. Y, precisamente, el fabricante alemán lanzó, el miércoles pasado, la producción en serie del ID.3. Se trata del primer coche de la nueva generación de vehículos eléctricos (EVs, por sus siglas en inglés) que salió de la línea de montaje de Zwickau (Alemania).

El Grupo Volkswagen tiene previsto vender cerca de 22 millones de vehículos eléctricos en todo el mundo hasta 2028.

El Grupo Volkswagen tiene previsto vender cerca de 22 millones de vehículos eléctricos en todo el mundo hasta 2028.

Zwickau es una de las primeras grandes plantas de producción de automóviles convertida íntegramente para la movilidad eléctrica, con inversiones que alcanzan los 1.200 millones de euros. Está previsto que produzca cerca de 100.000 modelos eléctricos el próximo año.

A partir de 2021, hasta 330.000 vehículos eléctricos saldrán de la línea de montaje cada año. Se trata de la fábrica de vehículos eléctricos más grande de Europa y pionera en la transformación de la producción global de Volkswagen.

Entrar aquí para leer más noticias sobre la industria de la automoción.


To Top