miércoles, 19 junio 2024

Europa, mucho por lograr

La autora, con motivo del Día de Europa, hace balance de algunos de los principales retos a los que se enfrenta el proyecto comunitario. Entre otros, menciona la solución a la guerra en Ucrania; la lucha contra la pobreza; garantizar la seguridad alimentaria; y, en el ámbito económico-financiero, avanzar en el desarrollo e implementación de industrias estratégicas vinculadas con la digitalización o la medicina.


Pamplona - 10 mayo, 2023 - 19:18

Adriana Maldonado.

Adriana Maldonado.

Como cada año, el 9 de mayo celebramos el Día de Europa, fecha que marca el aniversario de la histórica Declaración Schuman. Tal día como hoy, en el año 1950, el entonces ministro de exteriores francés, Robert Schuman, expuso su idea de cooperación política en Europa, que pretendía evitar otra guerra como las que habían devastado el continente anteriormente.

Sus palabras sirvieron para crear la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, lo que en historia política se conoce como la semilla del origen de Europa. La idea era poner en común recursos económicos y materiales en un momento de desabastecimiento y carencia tras las dos guerras mundiales. Paradójicamente, los mismos materiales que se usaron para la guerra ahora servirían para garantizar la paz.

Una paz que hoy se ve amenazada por la invasión de Putin a Ucrania y que lleva ya más de un año a las puertas de nuestras fronteras. Sin embargo, acabar con la guerra no es el único reto al que se enfrenta la Unión Europea hoy en día. En pleno siglo XXI y tras una pandemia mundial, el continente se enfrenta a desafíos tan globales como complejos. Durante los últimos años, la preocupación por el medio ambiente y la democracia han sido, sin duda, los temas en los que Europa ha invertido más tiempo.

A menos de un año para las elecciones europeas de 2024, en el Parlamento Europeo empezamos a hacer balance y a analizar los retos que tendremos a partir de entonces. El papel de Europa y la cooperación de la OTAN para la recuperación de Ucrania requiere capital político y financiero, y por ello trabajar por una Ucrania democrática y europeizada debe ser nuestra prioridad.

En materia económica y financiera, el Covid-19 nos ha dado una lección: debemos ser más independientes en nuestras materias primas e industrias estratégicas como las tecnológicas o las médicas. En un contexto en el que solo somos el 5 % de la población mundial, otro de los debates presentes ya en la agenda europea es cómo luchar contra la pobreza y garantizar la seguridad alimentaria. Un problema cada día más latente junto con la sequía. Para ello, acuerdos con otras zonas del mundo como el acuerdo UE-Mercosur son claves.

En el plano más inmediato, el reto está claro: la transición verde y digital. Pero también leyes concretas como la reforma del mercado eléctrico, el derecho a la vivienda digna y la defensa de los derechos de las mujeres son las principales prioridades que tenemos ahora encima de la mesa y que estamos negociando a contrarreloj en Bruselas.

Para alcanzar la neutralidad climática y las cero emisiones en 2050, debemos reforzar nuestra posición en estos meses de legislatura. España tiene a partir de julio de este año el honor histórico de situarse en el centro de la toma de decisiones europea al ostentar la Presidencia Española en el Consejo. Durante seis meses, nuestro país será quien lidere y coordine las prioridades políticas de Europa. La Autonomía Estratégica Abierta será una de nuestras prioridades. Gran parte del progreso económico y social cosechado hasta la fecha habría sido imposible sin la apertura internacional, pilar fundamental para la Unión Europea.

El objetivo de España durante ese periodo será apoyar la creación de una UE más fuerte y resiliente, que pueda garantizar la prosperidad y el bienestar de su ciudadanía en el nuevo orden global, donde la salud y la industria en beneficio de las personas serán dos de los grandes temas.

El pacto de asilo será también, sin duda, una prioridad que, según el propio canciller Scholtz en el Día de Europa, “debe ser una realidad inmediata”, igual que el pilar social, con la aprobación del salario mínimo europeo.

Una oportunidad también para Navarra, que acogerá en Pamplona durante ese periodo un encuentro ministerial sobre igualdad, haciendo así visible la importancia de las políticas de igualdad en nuestro país, pioneras en Europa con leyes como la Ley del aborto o la de paridad en los órganos de dirección de las empresas.

Aunque sean muchos los retos que tenemos por delante, este proyecto comunitario ha aportado más de medio siglo de paz, estabilidad y prosperidad. La política creíble es la que cumple sus promesas. Hagamos no solo una mayor Europa, sino también una mejor Europa.

Adriana Maldonado
Eurodiputada socialista

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top