lunes, 21 junio 2021

Fortnite hasta en el currículum

Lejos queda la época en que los videojuegos se relacionaban con niños u holgazanes. Un estudio de Manpower Group tumba el mito: los jugadores amateurs han perfeccionado muchas de las habilidades más demandadas por las empresas hoy en día. De hecho, según un informe de LinkedIn, los reclutadores se fijan cada vez más en quienes destacan los logros obtenidos en juegos en línea. Es más, el número de visitas a los perfiles de estas personas crece hasta trece veces más que la media.

Irene Guerrero
Pamplona - 20 marzo, 2021

Según el estudio de Manpower Group, los jugadores de Fortnite tienen habilidades para trabajos logísticos. (Fotos: Nikko / Manpower Group)

¿Necesitas un colaborador creativo con la capacidad de resolver problemas complejos? Busca a un ávido jugador de Fortnite o a un campeón del League of Legends. ¿Alguien que coordine trabajos en equipo y tenga capacidad de aprendizaje continuo? Lo mejor será dar con una leyenda del Just Dance. ¿O un perfil que tenga pensamiento crítico y sepa colaborar? Contrata a un friki del Mario Kart

Lejos queda la época en la que los videojuegos se relacionaban con niños u holgazanes. Los gamers ya mueven grandes cantidades de dinero en retransmisiones por Twitch y en los campeonatos de e-sports, pero la repercusión de este pasatiempo va mucho más allá. Un estudio de la multinacional de recursos humanos Manpower Group tumba el mito: los jugadores amateur de videojuegos han perfeccionado muchas de las habilidades más demandadas por las empresas en la actualidad, como el trabajo en equipo, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, la retroalimentación efectiva o el liderazgo, entre otros.

Manpower Group analizó más de 11.000 videojuegos de trece géneros diferentes para identificar las principales competencias que desarrollan con los grupos de empleo.

Según datos la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), son ya 15 millones de jugadores españoles que dedican una media de 6,7 horas a la semana a esta actividad. Por ello, Manpower Group analizó más de 11.000 videojuegos de trece géneros diferentes (acción-aventura, juegos de rol, música, indie, etc.) para identificar las principales competencias que se desarrollan en cada categoría. Así pudo relacionarlas con las competencias laborales y los grupos de empleo en los que estas son decisivas.

El resultado de esta investigación fue el Gaming Skills Translator (traductor de habilidades de juego, en español), una herramienta en línea que convierte tus videojuegos favoritos y el tiempo que dedicas a ellos en competencias laborales que puedes añadir a tu currículum, mencionar en tus entrevistas de trabajo y, en última instancia, conectar con empleos potenciales que se ajusten a tus talentos.

Los juegos de equipo ejercitan habilidades como la colaboración, la comunicación y la resistencia a la presión, lo que hace de sus usuarios idóneos representantes de centros telefónicos.

Precisamente, según un estudio de LinkedIn, amaestrar videojuegos y presumir de ello en la red social puede ser útil para conseguir un trabajo. De hecho, ya hay usuarios que cuelgan en su cuenta logros obtenidos en juegos en línea, lo cual hace que reciban trece veces más visitas que un perfil promedio. Algunas empresas y reclutadores aceptan esta experiencia digital como evidencia de la capacidad profesional que puede ser aplicada en el trabajo.

SUBIENDO DE NIVEL: DE LOS VIDEOJUEGOS AL MERCADO LABORAL

Los videojuegos son un magnífico gimnasio para crear esquemas cognitivos que faciliten reaccionar ante nuevas situaciones con más flexibilidad. Este aprendizaje continuo es un buen indicador para las empresas de recursos humanos porque les ayuda a predecir el éxito laboral de un candidato a lo largo del tiempo.

Las profesiones hosteleras demandan comunicación, resolución de problemas y toma de decisiones, todas competencias que fortalecen los juegos de mundo abierto.

Así que, si aún no eres un friki, el estudio desglosa una serie de géneros que pueden ayudarte a desarrollar las habilidades que más te convengan:

  1. Estrategia, rompecabezas, y preguntas y respuestas. StarCraft, Civilization, Pac-Man, Words with Friends o League of Legends, entre otros, ejercitan capacidades tales como la toma de decisiones, la planificación, la concentración y la persistencia. Los jugadores tienen que considerar diferentes enfoques para pasar al siguiente nivel, perfeccionar sus inferencias y pensar de forma sistemática para resolver acertijos o crear estrategias, lo que ayuda a incrementar su pensamiento crítico.
  2. Acción-aventura y juegos de rol. Los entornos virtuales multiusuario (MUVE, por sus siglas en inglés) y los videojuegos de rol multijugador masivos online (MMORPG, por sus siglas en inglés) son buenas evidencias de que el mundo de los videojuegos es paulatinamente más social. Algunos ejemplos muy conocidos son World of Warcraft, Assassin’s Creed, Monster Hunter y el mismísimo Pokémon. Los jugadores de esta categoría suelen estar interesados en colaborar y competir como un equipo, lo que potencia sus habilidades de comunicación, resolución de problemas y toma de decisiones.
  3. Mundo abierto. Los juegos de mundo abierto, como Minecraft, Legend of Zelda: Breath of the Wild o The Elder Scrolls, permiten que los jugadores deambulen libremente por un universo desconocido, cuyas reglas van aprendiendo a lo largo de la partida. Los retos invitan a estudiar el entorno, planificar pasos, visualizar el movimiento de objetos en el espacio y descubrir patrones. Por ello, estos juegos facilitan el desarrollo de la creatividad, la inteligencia espacial y la coordinación, entre otros.
  4. Juegos de equipo, deportes y carreras. Call of Duty, FIFA, Rocket League o Mario Kart son excelentes espacios para mejorar la capacidad de dar retroalimentación constante y  efectiva. Los jugadores potencian competencias como la táctica, la colaboración, la comunicación, la conciencia espacial y las estrategias colectivas para superar adversidades.
  5. Indie y música. En este género, los jugadores nunca esperan dominar un desafío, canción o baile de principio a fin a la primera. Por eso, Mario Party, Just Dance, Guitar Hero o Rock Band desarrollan la habilidad y el deseo de crecer rápidamente y adaptar competencias, habilidades que valoran mucho las empresas. Los jugadores saben que esperar la perfección solo les hará fallar; en su lugar, han aprendido que la persistencia y la práctica dan resultados.

EUROPEOS, FORTNITERS Y EXCELENTES COMUNICADORES

Un informe de Uptodown sobre las aplicaciones más descargadas para Android muestra que los gamers del mundo tienen una fuerte preferencia por los videojuegos de equipo. En concreto, el público europeo se decanta por Fortnite, lo que da pistas sobre su vocación laboral. De acuerdo al estudio de habilidades laborales y juegos, serían excelentes responsables en centros de atención telefónica, empaquetadores en almacenes o profesionales sanitarios. Tanto Latinoamérica como Rusía y Turquía prefieren dos juegos del mismo género: Free Fire y Brawl Stars, respectivamente.

La clasificación de videojuegos más descargados por continente, según Uptodown.

Por otra parte, Clash of Clans, un juego de estrategia y batalla, se impone en Oceanía. Los jugadores isleños serían más propensos a oficios relacionados con el control de máquinas o con el estocaje de almacén y construcción.

Norteamérica muestra su preferencia por Gacha Life, un juego de rol dirigido a un público más infantil en el que los usuarios crean personajes tipo anime para interactuar con ellos en diferentes escenarios y minijuegos. Ya son 2,6 millones de estadounidenses que han descargado el juego en 2020 a través de Uptodown. Estos juegos se relacionan con perfiles profesionales tales como auxiliares administrativos, analistas financieros y técnicos de control de calidad. Por último, el juego de rol PUGB Mobile arrasa con los asiáticos y africanos, que por ello podrían desempeñarse también en estos oficios.


To Top