lunes, 30 noviembre 2020

Innovación Social para el nuevo renacimiento empresarial

Ante un tiempo de cambio como el actual, la autora enumera buenas prácticas de empresas locales e internacionales que encontraron la manera de ser más sostenibles con distintas estrategias basadas en la Innovación Social.

Redacción
Pamplona - 20 agosto, 2020

María Eugenia Clouet.

María Eugenia Clouet.

El autor sueco Jonas Ridderstrale dice que “sobrevivirá la empresa que se adapte a los nuevos tiempos innovando”. Sin duda estamos ante un tiempo de cambio y de renacimiento. Por eso, quisiera presentar buenas prácticas de empresas locales e internacionales que encontraron la manera de ser más sostenibles a partir de la puesta en marcha de distintas estrategias para desarrollar actividades de Innovación Social (IS). Esto puede servir de inspiración a las pymes de Navarra, a las cuales no siempre les resulta fácil el camino de la sostenibilidad e innovación social.

Recientemente, el Gobierno de Navarra lanzó un sistema de bonos de impacto social pionero en España, que permite financiar intervenciones innovadoras que solucionen problemas sociales concretos.

De hecho, con actividades de IS se pueden diseñar soluciones para atender diversas preocupaciones sociales, crear una ventaja competitiva y valor social. El primer paso para lograrlo consiste en tener un propósito social claro, comprender la problemática social a resolver, poseer las competencias para ello y construir un sólido caso de negocios. 

“Para lograr una Innovación Social efectiva, hay que tener un propósito claro y comprender la problemática que hay que resolver”. 

Un ejemplo de esto puede ser el de la pyme española Ecoalf, nacida en 2012 con la idea de crear una empresa de moda sostenible cuidando los recursos naturales del planeta.

Como la oferta de materiales reciclados era escasa y de baja calidad, decidieron invertir en I+D+i, establecer alianzas con distintos actores para desarrollarlos y así crear un producto de alta gama. Hoy, Ecoalf es líder a nivel mundial tanto en la fabricación y venta como en el uso de este tipo de materiales y ha sido galardonada con múltiples premios y reconocimientos como el mejor producto para el Desarrollo Sostenible en la categoría pyme en los Premios Europeos de Medioambiente, entre otros.

EJEMPLOS DE BUENAS PRÁCTICAS

Esta es la historia de una empresa, pero los caminos elegidos pueden ser diferentes. Citaré algunos ejemplos de cómo llevar a cabo este desafío:

  • Integrar la oportunidad de creación de valor al negocio. Kemira, de Finlandia, decidió en 2008 aprovechar su experiencia química para abordar el desafío de hacer que las industrias intensivas en agua fueran más eficientes. La empresa reestructuró su organización y forjó alianzas con universidades e instituciones de investigación, agencias gubernamentales, otras compañías y clientes para comprender mejor las necesidades de los usuarios, generar y buscar ideas para nuevas soluciones de tratamiento del agua.
  • Crear una unidad semiautónoma. En 2006, Novartis fundó Arogya Parivar con el objetivo de atender a millones de personas ubicadas en mercados pobres y emergentes, que no podían acceder a la atención médica. Tras analizar el problema, estimar la inversión requerida y los precios que se podían cobrar por la solución ofrecida, colocó a Arogya Parivar en su grupo de negocios sociales. Opera con fondos iniciales de la empresa y tiene su propio equipo de gestión y procesos.
  • Obtener apoyo filantrópico o gubernamental. El servicio de banca móvil M-Pesa de Vodafone surgió de esta manera. Los integrantes del equipo de Asuntos Externos pensaron que la tecnología móvil podría dar a las personas de los países en vías de desarrollo acceso a servicios financieros. Para investigar, diseñar y evaluar esta iniciativa, Vodafone recurrió a la subvención del gobierno británico. M-Pesa estuvo separada hasta que mostró viabilidad y logró convertirse en una de las ofertas más importantes de la empresa. En ese momento, comenzó a ser administrada por las filiales nacionales.
  • Financiar a emprendedores externos. Boehringer Ingelheim eligió este camino a través de su programa Making More Health. Financió esfuerzos de emprendedores sociales para revolucionar el acceso a la atención primaria de salud en treinta y dos países de bajos ingresos. Y, actualmente, utiliza ese conocimiento adquirido tanto para generar valor comercial como para llevar adelante acciones de Responsabilidad Social.
  • Cocrear y liderar soluciones con partes interesadas externas e internas a la empresa. Esta alternativa fue elegida por Iberdrola, que seleccionó a BeePlanet Factory para trabajar juntos en un proyecto de economía circular. Este permite reutilizar aquellas baterías que llegaron al fin de su vida útil en la automoción e implementarlas en las estaciones de recarga de vehículo eléctrico. 

Estos ejemplos son los “early adopters” de este nuevo renacimiento empresarial. La inspiración para que otros se animen a recuperar el verdadero sentido y valor de la empresa en Navarra y, finalmente, revolucionar la forma de hacer negocios en el siglo XXI. 

María Eugenia Clouet
Cultura Organizacional para Innovación Social

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top