domingo, 13 junio 2021

INTIA y Aspace producen leche ecológica en Roncesvalles

La iniciativa impulsada por ambas entidades combina la producción de leche de vacuno en pastoreo ecológico con el fomento del trabajo de las personas con discapacidad en el entorno rural. El proyecto parte de una explotación con 35 vacas adultas (veintiocho productoras y siete nodrizas), veinticuatro hectáreas para el pastoreo exclusivo, otras tantas para la producción de forrajes y una previsión anual de 180 toneladas de leche de "gran calidad".

Redacción
Pamplona - 11 junio, 2021

El proyecto pretende frenar la despoblación, apostar por el producto ecológico y fomentar el empleo en personas con discapacidad. (Foto: cedida)

INTIA y Aspace Navarra presentaron este viernes en Roncesvalles su nuevo proyecto ‘Finca demostrativa de vacuno de leche en pastoreo ecológico y su transformación a productos lácteos”, fruto de “más de un año de trabajo y colaboración” entre las dos entidades. El acto contó con la intervención de la consejera de Desarrollo Rural, Itziar Gómez; el presidente de Aspace Navarra, David Erice; y la directora gerente de INTIA, Natalia Bellostas. Además, contó con la asistencia del prior de Roncesvalles, de alcaldes de la zona y representantes de otras organizaciones involucradas en el proyecto.

Para INTIA, los objetivos de esta iniciativa se resumen en analizar la viabilidad de un sistema de producción ecológica “respetuosa” con el medioambiente, buscar una mayor eficiencia y simplificación de la mano de obra, difundir el pastoreo moderno en vacuno lechero, dar un valor diferenciado al producto y mejorar la calidad de vida del ganadero. “Nos embarcamos en este nuevo reto con el fin de demostrar que es una opción atractiva para el desarrollo de ganaderías de vacuno lechero de pequeño tamaño asociadas a valorizaciones superiores del producto”, señaló Bellostas.

David Erice (Aspace Navarra): “Este proyecto complementa a la perfección la ruta que estamos siguiendo desde hace tiempo: cuidado del medio ambiente, de la salud y, sobre todo, de las personas”.

Desde Aspace Navarra, por otro lado, ven en esta iniciativa una oportunidad para dar trabajo a las personas de difícil empleabilidad en el entorno rural, “contribuyendo así a evitar la despoblación y a apostar por un producto local, ecológico, sostenible y de km 0″.

“Llevamos colaborando desde 2010. Hemos recorrido mucho camino juntos y este proyecto nos hace especial ilusión. Complementa a la perfección la ruta que Aspace está siguiendo hace ya algún tiempo: cuidado del medio ambiente, salud y, sobre todo, cuidado de las personas”, subrayó David Erice.

CONTRA EL DESEMPLEO Y LA DESPOBLACIÓN

Según trasladaron la asociación y la sociedad pública en un comunicado, este proyecto pretende “convertirse en un referente en el sector, acercando así la ecología y sus valores a familias, colegios y otros colectivos de personas interesadas”. Durante su intervención, Itziar Gómez calificó este proyecto como “un modelo de desarrollo sostenible, tanto en lo social como en lo económico, que impulsa una economía circular, descarbonizada y que garantiza la conservación y restauración de la biodiversidad a la vez que genera empleo de calidad, con un valor social añadido y en este caso además”.

Natalia Bellostas (INTIA): “Nos embarcamos en este nuevo reto con el fin de demostrar que es una opción atractiva para el desarrollo de ganaderías de vacuno lechero de pequeño tamaño”.

En este proyecto se parte de una explotación con 35 vacas adultas (veintiocho productoras y siete nodrizas), veinticuatro hectáreas para el pastoreo exclusivo, otras tantas para la producción de forrajes y una previsión anual de 180 toneladas de leche de “gran calidad”. El sistema de producción se basa en un plan reproductivo con partos concentrados en primavera, de modo que “coincida con una mayor oferta de pasto y con un periodo de 90 días en los que los terneros beben leche materna”.

Desde mayo a octubre, la base de la ración alimentaria para las vacas es el pastoreo, en un porcentaje “que se acerca al 80 %”  y que supone media hectárea diaria de pasto ecológico “sin fertilizantes sintéticos ni pesticidas”.  Aproximadamente, el 15 % del resto de consumo se basa en forraje y pienso ecológico. Además, tal y como destacaron las dos entidades, estos animales beben el suero sobrante de la transformación láctea y el estiércol del establo es utilizado para fertilizar aquellas parcelas que lo necesiten. Este tipo de proyectos de investigación y experimentación en los que participa INTIA se desarrollan en el marco de un convenio con el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, para el fomento de la I+D+i en el ámbito agrario.

Entra aquí para saber más sobre el sector agroalimentario en Navarra.


To Top