domingo, 21 octubre 2018

Joaquín Villanueva, un observador apresurado

Acostumbrado desde muy joven a dirigir grandes multinacionales, desarrolla una actividad frenética y analiza los cambios sociales con curiosidad y humor

Miguel Bidegain
Pamplona - 29 septiembre, 2018

Joaquín Villanueva, un observador de la vida, contempla Pamplona desde un balcón de la Cámara de Comercio.

Joaquín Villanueva, un observador de la vida, contempla Pamplona desde un balcón de la Cámara de Comercio.

Mientras Joaquín Villanueva posa para el fotógrafo, antes de empezar esta Entrevista de Trabajo, le pide que se vean en la imagen las tres pequeñas banderas de Navarra, España y Europa que están sobre una mesa. Después, en la conversación, le preguntamos por qué y nos dice que se siente navarro, español y europeo, y que eso se debe a su condición de ser humano: “Como somos una especie sociable tenemos que vivir unidos, eso es lo natural. La separación, el Brexit, lo mismo digo de Cataluña, es lo que tienen que explicar, porque lo natural es vivir juntos”.

Joaquín Villanueva nació en Pamplona en 1955 y guarda un recuerdo “fantástico” de su infancia en un hogar de empresarios. Su abuelo dirigió durante mucho tiempo La Vasco Navarra “y consiguió que fuera una de las compañías de seguros más importantes de España, con presencia en todas y cada una de sus ciudades incluidas Ceuta y Melilla”. Su padre fue asimismo empresario “y mi madre, que tiene 90 años, si hubiera nacido ahora también sería una gran empresaria, era superemprendedora”.

“Yo siempre he corrido mucho porque cada vez estoy más seguro, aunque no completamente, de que solo voy a vivir una vez”

Estudió en los Jesuitas, “no soy una persona especialmente religiosa pero tengo mucho respeto por los Jesuitas”. De hecho, es licenciado en Dirección y Administración de Empresas por el ESADE. Su primer empleo fue en la sede madrileña de la desaparecida empresa auditora Arthur Andersen, y por un problema de salud de su padre, que era empresario, tuvo que volver a Pamplona. Entonces trabajó durante 8 años en Unión Carbide cuando Miguel Canalejo era consejero delegado de la empresa. Regresó de nuevo a Madrid, fue director financiero de una importante multinacional y después cambió completamente de aires y entró a trabajar en Holcim, la primera cementera del mundo, donde fue nombrado director general de una de sus divisiones a nivel mundial.

Joaquín Villanueva quiso posar con las banderas de Navarra, España y Europa.DEPRISA, DEPRISA

“La verdad es que corrí mucho, porque con 33 años manejaba una empresa con miles de empleados en 43 países. Eso ahora es normal, con 33 años eres el presidente y dueño de mil cosas, pero entonces no. Yo siempre he corrido mucho porque cada vez estoy más seguro, aunque no completamente, de que solo voy a vivir una vez, por eso me doy mucha prisa, voy siempre a toda velocidad”. Por ese comentario y otros parecidos deducimos que debe tener sentido del humor, y tras varios síes, algo que repite más veces al comenzar sus respuestas, y diríamos que algo complacido por nuestra observación nos dice que “yo me río de todo, sobre todo de mí, para mí eso es muy importante”.

“Los que estamos tratando de aportar nuevas ideas tenemos que hacerlo con mucho humor y humildad no vaya a ser que no estemos aportando nada original”

¿Importante? “Sí, y le voy a decir por qué: las personas que creemos que tenemos que hacer cosas, que tenemos que innovar y aportar algo a la sociedad tenemos que hacerlo con humor por un sentido de la humildad. Nos han precedido millones y millones de seres humanos que han hecho las cosas de una manera, y ahora viene Joaquín Villanueva, levanta el dedo y dice: yo las voy a hacer de otra diferente. Pero es que si me pongo a pensar en las personas que en la historia han sido capaces de hacer algo diferente se me ocurren solo Kant, Kepler, Descartes, el que creó internet, el inventor del teléfono móvil, que por cierto lo conocí, y claro, sobre todos, a Aristóteles. Por eso digo que los que estamos tratando de aportar nuevas ideas tenemos que hacerlo con mucho humor y humildad no vaya a ser que no estemos aportando nada original”.

Dice que gracias a esa velocidad a la que vive y de la que nos hablaba antes desarrolla múltiples actividades, y el mismo se sorprende de sacar tiempo, por ejemplo, para estudiar Filosofía, fundar asociaciones como Sociedad Civil Navarra o para poner una empresa con su hijo, además de dedicar mucho tiempo a temas sociales: “No tenemos tiempo, démonos prisa, creemos riqueza, mejoremos la sociedad”.

LA SOCIEDAD CIVILjoaquin-villanueva2018-6

Desde hace más de 30 años reside en Madrid pero sigue manteniendo una fuerte vinculación con Pamplona y Navarra que se plasma en iniciativas como la formación, hace 5 años, del Círculo de Navarra en Madrid. “Somos 200 personas muy activas que tratamos de promocionar nuestra tierra, me hicieron presidente y me reeligieron supongo que por lo mismo que cuando te hacen presidente de la comunidad de vecinos, todos te dicen que lo haces muy bien para no tener que ser ellos”. Fundó también Sociedad Civil Navarra “que funciona satisfactoriamente”, y ya de paso nos cuenta que “me he metido muy a fondo en el tema de Cataluña”, donde también colabora con el grupo local de Sociedad Civil.

“Como presidente del Círculo de Navarra lo más importante que hago, que muchas veces es lo más duro, es recibir a numerosos navarros jóvenes que quieren ir a Madrid a establecerse, montar su empresa… al fin y al cabo soy un emprendedor”. Joaquín Villanueva propende a intercalar comentarios en sus respuestas, y en este caso nos dice que “tiene gracia lo de este término, emprendedor, porque ha dignificado la figura del empresario. Si hace 20 años decías que eras empresario puessss… pero si te presentas como un emprendedor ya eres guay. Ojo, porque eres emprendedor hasta que pones en marcha la empresa, al día siguiente ya eres empresario”.

joaquin-villanueva2018-3Añade que hoy es más fácil emprender, sobre todo en el sector digital, “porque con muy poco se puede hacer mucho, y si lo hace con éxito va a tener una gran aportación de fondos, se hará rico partiendo de la nada y habrá hecho la vida más fácil al consumidor con su iniciativa a través de internet. ¡Es apasionante!”.

LA CURIOSIDAD

Cabe deducir de la actitud que dejan traslucir sus respuestas que, aunque está a un paso de la edad de jubilarse, no va a hacerlo. Hemos acertado: “No voy a hacerlo mientras la salud me acompañe, hace un año he emprendido una idea con mi hijo que está funcionando bien, estoy metido en temas sociales y a mis 63 años llevo una vida como la que llevaba cuando tenía 33. Y así lo hago porque como digo, me da la impresión de que no voy a vivir dos veces y me tengo que dar mucha prisa”.

“Como somos una especie sociable tenemos que vivir unidos, eso es lo natural. La separación, el Brexit, lo mismo digo de Cataluña, es lo que tienen que explicar”

También creemos percibir que Joaquín Villanueva tiene que ser un hombre que siente curiosidad ante casi todo, y de nuevo nos da la razón: “A mí lo que más me satisface en este momento es conocer, y precisamente por eso llevo 7 años estudiando filosofía, lo que me ha dado la oportunidad de conocer a los mejores filósofos de este país, por primera vez en la historia tenemos unos filósofos excelentes. La curiosidad… Mire, una vez presenté a Carlos Solchaga en un acto, y luego él explicaba su vida y decía que en el colegio, en Tafalla, cuando en los recreos todos se iban al patio él se metía en la biblioteca a leer, ahí empezó y terminó en el MIT, y terminó como vicepresidente de este país. Y recuerdo que cuando contaba eso le dije: Carlos, la curiosidad ¿no? Y me dijo, exactamente, la curiosidad hizo que fuera del recreo a la biblioteca. Y lo que vino después. Esa curiosidad es la que movió a Galileo, a Aristóteles, la curiosidad por saber”.  

Nos confiesa que si ha podido desarrollar una actividad tan intensa es porque ha sabido rodearse de buenos equipos de colaboradores. “Voy a contar una anécdota de la que me siento enormemente orgulloso. Con 33 años era director a nivel mundial de una división en Holcim que operaba en 43 países, cuando accedí al puesto me propuse hacer el mejor equipo del mundo, y lo conseguí. Fui región por región del mundo para localizar a los mejores y fui fichándolos como empleados o como socios, ¡varios de ellos ganaban más dinero que el presidente que era yo! Era un equipo de gente entusiasmada, tanto que me fui de esa empresa en el 2002, estamos en el 2018 y todos los años hacemos una cena de Navidad, tenemos un chat, nos vemos de vez en cuando y hacemos un viaje juntos cada dos años. ¡Nos fue a todos tan bien! Es que el equipo, la unión… es que volvemos a la sociabilidad del hombre, hagamos las cosas que para el ser humano son naturales”.

Para acceder a más Entrevistas de Trabajo … LEER AQUÍ. 


To Top