domingo, 26 septiembre 2021

“La Dirección de Kybse ha incumplido su compromiso de empleo”

El pasado viernes, los responsables de la compañía notificaron al comité la presentación de un ERE para despedir a 103 trabajadores en la planta de Ororbia. Una medida que justificaron por "la bajada de las ventas y los problemas económicos" de la firma. En concreto, la empresa proyecta unas pérdidas de 14,8 millones entre 2020 y 2022, tras haber ganado 2,6 en 2019. "Firmamos un convenio a la baja a cambio de que la compañía trajera una nueva línea de amortiguadores, que garantizase el empleo. Podía haber invertido los beneficios de 2019, pero la Dirección ha incumplido su compromiso", denunciaron desde CCOO.

Redacción
Pamplona - 11 enero, 2021

La fábrica de Kybse en Ororbia se dedica a la producción de amortiguadores. (Foto: chanonnat srisura / Shutterstock)

La multinacional Kybse, cuya actividad se centra en la producción de amortiguadores, ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 103 de los 808 trabajadores que posee en la planta navarra de Ororbia. Es decir, el 12,7 % de la plantilla.

Representantes de la compañía notificaron la medida al comité de empresa el pasado viernes. Tras dicha sesión, los delegados sindicales enviaron un comunicado a los trabajadores, donde daban algunos detalles al respecto y señalaban que la decisión de la firma, siempre conforme a la versión facilitada por esta, se debía a “la bajada de ventas y los problemas económicos” que arrastra. Además de calcular en un 60 % la caída de las ventas entre 2019 y 2020, la firma anunció que había pasado de obtener 2,6 millones de beneficios hace dos años a estimar sus pérdidas en 3,6 millones el pasado ejercicio.

La empresa prevé despedir al 12,7 % de sus 808 trabajadores actuales.

De esta forma, se llevarán a cabo 55 despidos en los talleres (mano de obra directa) y otros 48 en oficinas (mano de obra indirecta). “La empresa ha asegurado que hará propuestas en materia de jubilación anticipada y bajas incentivadas voluntarias para llegar a acuerdos que hagan innecesario aplicar el convenio. Las medidas del ERE serán de aplicación desde ahora hasta marzo de 2023, aunque (la compañía) ha afirmado que se puede llegar a acuerdos más allá de dichos años si es necesario”, añadió el comité.

A pesar de esta dura noticia, los delegados sindicales trataron de enviar un mensaje de “relativa tranquilidad” a sus compañeros. Básicamente porque, “desde el conflicto de 2008”, ha ido “armando el convenio” para “poder afrontar con garantías situaciones de este tipo y evitar cualquier salida involuntaria”.

REUNIÓN DE LA COMISIÓN NEGOCIADORA

Este lunes, el comité de empresa recibió la documentación entregada por la firma al Gobierno foral para abrir el ERE. Y, así, se constituyó la comisión negociadora del expediente, de la que forman parte el director de RRHH y el gerente en representación de la compañía, así como los miembros del comité en nombre de los trabajadores.

El encuentro sirvió para fijar el calendario de reuniones de negociación: 18, 21, 25 y 28 de enero; y el 1, 4 y 8 de febrero. En un nuevo comunicado, los delegados sindicales matizaron que los despidos, según les aseguró el director de RRHH, “son inevitables salvo que haya un milagro en las matriculaciones”. Ahora bien, no son nominales, de modo que en la documentación entregada al Gobierno de Navarra “no se han citado nombres y apellidos”.

“Por lo visto, además del Covid-19 no se consiguen nuevos proyectos porque nuestros precios no son competitivos”.

Por un lado, la compañía trasladó a cada departamento de mano de obra indirecta que haga un nuevo organigrama con un 25 % menos de personal, sin distinguir su puesto (administrativo, técnico, etc.). De modo que a la mitad del personal indirecto se le despedirá al finalizar el periodo de consultas del ERE y a la otra mitad, al terminar el ejercicio fiscal (final de marzo). Por otro lado, las salidas del personal de mano de obra directa se determinarán “en función del programa de producción”.

En la documentación del ERE, se incluyen medidas a utilizar como la negociación de acciones para la reducción de costes, la utilización de la movilidad funcional, el uso de otras empresas para la recolocación, la utilización de la bolsa de empleo y jubilaciones anticipadas.

“El director de RRHH explicó que Kybse tiene un problema grave en la evolución de las ventas, pero, además incidió en que el problema de fondo es la falta de competitividad para coger nuevos proyectos. Según expuso, este impacto negativo quizá no se note tanto en 2021 ni en 2022, pero sí en años posteriores. En sus palabras, ‘aunque el ERE se ha planteado según la situación inmediata, el problema no se resolverá en dos años'”, señaló el comité de empresa en su nuevo comunicado.

LAS VENTAS

Además, la firma ha realizado un estudio estimatorio para los años 2021 y 2022 con las previsiones de ventas y manteniendo los gastos de mano de obra, sin acometer el ERE. Y este arroja unas pérdidas de 4,2 millones de euros en 2021 y de 7 millones de euros en 2022.

“Por lo visto, además del Covid-19 no se consiguen nuevos proyectos porque nuestros precios no son competitivos”, agregó la nota. Estas previsiones están elaboradas “con los datos reales de 2020” y las estimaciones de los meses finales del ejercicio fiscal (enero, febrero y marzo de 2021).

En 2021 y 2022, la compañía proyecta perder 4,2 y 7 millones respectivamente.

REACCIÓN SINDICAL

Josema Romeo, secretario general de la Federación de Industria de CCOO Navarra, señaló este martes que el sindicato rechaza el ERE y que lo atribuye “a una mala gestión” de la Dirección: “Firmamos un convenio a la baja a cambio de que la empresa trajera una nueva línea de amortiguadores a la planta de Ororbia, que garantizase el empleo. Podía haber invertido esos beneficios de 2019, pero la Dirección ha incumplido su compromiso y ahora nos habla de destrucción de empleo”.

El representante de CCOO Navarra se mostró confiado de que el expediente, en todo caso, se pueda saldar con salidas voluntarias y jubilaciones anticipadas, entre otras alternativas que contempla el convenio: “Desde CCOO nos vamos a oponer rotundamente a cualquier salida traumática y lucharemos para que no haya ni un solo despido. Los trabajadores y trabajadoras no podemos ser la diana sobre la que dispara la dirección de una multinacional a la primera de cambio, sobre todo cuando no cumple sus compromisos”.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.

Archivado en:

Navarra · Automoción · industria · CCOO · KYBSE · Covid-19 · Josema Romeo · Ororbia ·


To Top