lunes, 22 abril 2024

La arquera que supervisa el Servicio de Atención Ciudadana

Lanzó su primera flecha a los 35. Entonces, Mari Carmen Rubio buscaba un deporte que pudiese practicar de forma autónoma, a pesar de la polio que sufre en la pierna izquierda. Y dio en la diana. A sus 60 años, la navarra alberga innumerables éxitos a nivel internacional y ha participado en tres Juegos Paralímpicos de forma consecutiva: Londres (2012), Río (2016) y Tokio (2021). Pero, al mismo tiempo, también trabaja como funcionaria en el Ayuntamiento de Pamplona. De todo ello y mucho más habla en este CapitalTest. Y lo hace con un tono reivindicativo, que refleja su valentía y su empuje.


Pamplona - 7 febrero, 2022 - 05:58

La deportista navarra ha participado en tres Juegos Paralímpicos consecutivos. (Foto: cedida)

Por la mañana trabaja como funcionaria en el Ayuntamiento de Pamplona, donde supervisa el Servicio de Atención Ciudadana. Y, por la tarde, práctica un mínimo de tres horas con su arco para preparar cada competición. Hace ya 35 años que Mari Carmen Rubio, de 60 años y tres veces olímpica, disparó su primera flecha. Y, desde entonces, no ha parado de triunfar. «Esto es como cuando te metes al mar. Cuesta empezar, primero te mojas un poco los dedos de los pies, llegas al tobillo, luego la rodilla… Y, para cuando te quieres dar cuenta, estás buceando. Parecía difícil llegar hasta allí, pero una vez dentro dices ‘qué a gusto estoy aquí, no quiero volver a la orilla'», reflexiona en este CapitalTest ante la pregunta de qué siente cuando echa la mirada atrás.

Desde hace veinticinco años, la navarra ostenta todos los récords de España de arco compuesto femenino en categoría Open de deporte adaptado. Gracias a su entrega en cada competición, además, consiguió varios podios en la categoría absoluta de mujeres sin discapacidad. Tras concentrarse en Madrid el pasado mes de enero, y pasar con éxito el clasificatorio disputado en el Centro de Alto Rendimiento, la próxima parada de Rubio es el Mundial de Dubái, que se celebrará los próximos 26 y 27 de febrero.

Tras su debut en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, y después de su reciente participación en Tokio 2021, la arquera quiere hacer diana en los Juegos Paralímpicos de París 2024. Dice que para ella, cuando se apaga un pebetero, se enciende otro.

1. Buscaba un deporte que pudiese practicar de forma autónoma…
Sí, para complementar mi trabajo busqué una actividad que pudiera practicar sin depender de nadie. Tengo polio en una pierna, y en el tiro con arco encontré mi deporte. El tiro con arco te permite tener adaptaciones para ponerte al mismo nivel que alguien que no tiene una discapacidad. Y eso está reglamentado. A mí, por ejemplo, se me permite tirar sentada por mi problema de la pierna.

2. ¿Qué le enganchó de esta disciplina?
Abrí el arco, tiré la primera flecha y me sorprendió. Pensé «esto a mí me gusta». Fue con 35 años, por medio de unos amigos.

3. Intente describir esa sensación que experimentó…
Es un momento de tensión y de concentración, que se libera con la flecha. Te entra oxígeno y es un instante de paz, de calma. Y luego lo repites. Es muy agradable.

4. A pesar de ser tres veces olímpica, mantiene su trabajo diario…
Así es, soy funcionaria en el Ayuntamiento de Pamplona desde hace 35 años. Trabajo por la mañana y por la tarde entreno.

5. ¿Cuál es su labor en el Consistorio?
Soy supervisora municipal del Servicio de Atención Ciudadana 010. Este servicio lo llevan una empresa y dos funcionarios.

«Durante muchos años, tenía que cogerme días o meses de permiso sin empleo y sueldo para poder ir a las competiciones».

6. ¿Qué le llevó a opositar?
Fue una época en la que salieron multitud de oposiciones: para el Ayuntamiento, el Gobierno de Navarra, el Parlamento… Al haber tanta oferta, puse mi foco en ello, me fui a presentando a todas hasta que aprobé.

7. Imagino que compaginar un trabajo a tiempo completo con la competición no es sencillo…
Durante muchos años, tenía que cogerme días o meses de permiso sin empleo y sueldo para poder ir. Por ejemplo, para acudir a los Juegos Olímpicos de Londres no me daban las vacaciones y tuve que cogerme un par de meses para poder ir. Pero en el resto del país, y en Europa, los deportistas de alto nivel que trabajaban para el Estado ya contaban con permisos retribuidos con el fin de que pudieran ir a las competiciones.

8. Promovió que eso también cambiase en la Comunidad foral…
Sí, cuando formé parte del Consejo Navarro del Deporte, una de las propuestas que hice fue que aquí, a los funcionarios de Navarra, se nos aplicase ese mismo reglamento que siguen los funcionarios del resto del Estado. Para ellos se consideraba tiempo trabajado. En Italia, Francia, Alemania… En todos los países europeos prácticamente, todos los deportistas de alto nivel que son funcionarios tienen esa posibilidad. Aquí en Navarra, hasta 2012, no estaba contemplado.

9. Ahora, en Navarra esa gestión depende de cada Ayuntamiento…
Yo lo propuse al Consejo Navarro del Deporte, desde este se valoró y se estudió. El Parlamento de Navarra lo aprobó. Pero, posteriormente, cada Ayuntamiento ha tenido que aplicarlo, hacerlo suyo y meterlo en los convenios de sus trabajadores.

10. Usted pudo disfrutar de esta mejora para competir en Río (2016)…
En mi caso, mis compañeros del comité del Ayuntamiento lo tramitaron. Y ahora está reconocido en el Consistorio de Pamplona. No me tuve que coger permiso. Debo reconocer que, dentro de la ley, siempre se me ha apoyado para poder seguir compitiendo.

11. En Tokio, fue la única persona que representó a la selección española de tiro con arco adaptado.
Siempre digo que conseguí ir a estos últimos Juegos Olímpicos porque Enrique, mi entrenador, me llevó de la mano hasta el final. Acababa de salir de una lesión importante, me rompí el hombro en septiembre de 2019 y, gracias a la pandemia, pudimos empezar de cero. Todo estaba en juego en el clasificatorio de República Checa (junio 2020). Todo el cupo olímpico se jugaba en ese campeonato por las competiciones que no se pudieron celebrar. No llevaba dudas, tenía las ideas muy claras. En cada flecha que lanzaba me acordaba del trabajo, la constancia para llegar hasta ese momento. Solo pensaba en conseguirlo.

12. Dice que ahora, con perspectiva, la lectura que hace de Tokio es que se desinfló.
Estoy muy contenta con el trabajo que desarrollé y orgullosa de poder haber estado allí y ser la única representante, pero siempre quieres más. Había trabajado mucho para conseguir clasificarme y lo conseguí. Cuando fui a las Olimpiadas, quería hacerlo bien y estar arriba, pero me daba cuenta de que mi preparación mental no era tan potente como la que había llevado para clasificarme.

«No tengo patrocinadores, cuento con una beca de la Fundación Miguel Induráin. La selección financia las competiciones europeas e internacionales y el Comité Olímpico Internacional, los Juegos».

13. Siempre quedará París…
Sí, y todo lo que hemos aprendido Enrique y yo a través de esta experiencia lo vamos a llevar a cabo y a trabajar para llegar a París 2024 con toda la fuerza.

14. ¿Cómo plantea este periodo deportivo?
Este año es un ‘ni sí ni no’. Se acaban de celebrar los Juegos Paralímpicos, pero solo estamos a dos años de los siguientes… Las competiciones clasificatorias para París están a la vuelta de la esquina. Esto nos ha obligado a ajustar calendarios. Cuando intento explicar en casa todas las competiciones que llegan, dicen que lo mejor es que directamente les cuente los pocos días que voy a estar disponible (risas). Acabamos de volver de una concentración en Madrid con la selección española para preparar el mundial de Dubái. Esta es la próxima cita más importante. Después vienen los campeonatos clasificatorios en Italia y en República Checa, la Copa de Europa en Inglaterra… Estas son solo unas de las pocas citas que tendremos.

15. ¿Qué opina de que se lleven a estos países árabes las competiciones?
Pasa exactamente igual que con el fútbol, también en unas fechas anómalas. Supongo que son países con un alto nivel y es conveniente para las federaciones internacionales. Si se puede, a todos los deportes les viene bien una inyección que ayude a mejorar su economía. Y se intentan llevar en fechas que no haga demasiado calor.

«Los tipazos, los modelitos… Esa edad se pasa, lo importante es seguir trabajando la salud».

16. ¿Cómo se prepara en su día a día?
Como mínimo, entreno una media de tres horas diarias, cuatro días de la semana. Hasta este verano, llevaba más de veinte años entrenando en un campo de tiro ubicado en Azpa. Tras su cierre, hemos pasado a entrenar en el Club Universidad de Navarra. Nos han acogido muy bien y estamos encantados.

17. Hablaba de la necesidad de mejorar las instalaciones deportivas públicas ubicadas en Navarra…
Las instalaciones que tenemos son un poco pobres, no contamos con ninguna instalación federativa. Son las que tienen los clubes, y tampoco están preparadas para entrenar en un clima como el de Pamplona. Pero esto mismo lo van a decir deportistas de muchas otras modalidades. Entrenamos bajo lluvia y el frío. Estaría bien tener estructuras acondicionadas a cubierto.

18. Otro hándicap es que no hay ningún campo de tiro que tenga la distancia en la que usted compite de forma habitual…
Sí, a veces necesitas entrenar a la distancia que va a ser la competición. No hay ninguno que tenga cincuenta metros. Son salas con un máximo de treinta.

19. Cuenta con un palmarés envidiable: Londres, Río, Tokio… ¿Tiene patrocinadores?
No, cuento con una beca de la Fundación Miguel Induráin. La selección española financia las competiciones europeas e internacionales y el Comité Olímpico Internacional, las participaciones en los Juegos. Pero el material me lo financio yo, y las competiciones a nivel nacional también salen de mi bolsillo.

«El material me lo financio yo, y las competiciones a nivel nacional también salen de mi bolsillo».

20. ¿Se imagina la vida sin las emociones de este deporte?
Si no hubiese encontrado el tiro con arco, la verdad es que ahora mismo no sé qué estaría haciendo o cómo estaría…. Mentalmente, el deporte te ayuda; y, físicamente, también. Si te encierras en el ‘es que no puedo’, no hacemos nada…Siempre hay que ver el vaso medio lleno y esta disciplina me ayudó a tener metas y objetivos.

21. ¿Hay una edad límite para practicar este deporte?
Una cosa es que valores hasta qué momento estás en la alta competición, y otra es seguir practicando este deporte. En ese caso, te puedes retirar cuando quieras. Yo entreno con gente con más de setenta años que sigue tirando sin ningún problema. No es necesaria la práctica de alto nivel para seguir, y tampoco es necesario fijarse en los estereotipos físicos que se están generando con la publicidad, programas… Todo el mundo tiene derecho a practicar deporte independientemente de su condición corporal. Los tipazos, los modelitos… Esa edad se pasa, lo importante es seguir trabajando la salud.

22.¿Tiene algún plan de futuro vinculado al tiro con arco más allá de la competición?
Me gustaría, y de hecho voy iniciando un poco el tema, introducir a la gente con discapacidad en esta disciplina aquí en Navarra. Pero para ofrecer cursos, hay que hacerlo con mucha seriedad y sobre todo con unas instalaciones que tengan capacidad para que estas personas puedan desarrollarlo.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top