miércoles, 29 junio 2022

La Bolsa de Alquiler del Gobierno foral ya suma más de 830 pisos vacíos

El techo histórico de 831 viviendas actuales, a las que se sumarán otras once tras el convenio firmado con el Banco Santander, representa un incremento del 75 % respecto de las 475 registradas en 2015. En este sentido, el Gobierno foral ha aprobado varias medidas para facilitar la incorporación de más inmuebles. Por ejemplo, el propietario podrá delegar en Nasuvinsa "la realización de las obras de mejora que pueda precisar la vivienda, así como de los trámites administrativos que no sean responsabilidad personal suya". El coste total de los trabajos seguirá corriendo por cuenta del propietario, pero podrá abonarlo "en módicas condiciones".

Redacción
Pamplona - 14 diciembre, 2021

El grueso de las viviendas vacías que figuran en la Bolsa de Alquiler se ubica en la Comarca de Pamplona. (Foto: archivo)

El Gobierno de Navarra ha aprobado nuevas medidas para “mejorar y facilitar” las condiciones de entrega de vivienda en desuso a la Bolsa de Alquiler cuyo arrendamiento gestiona Nasuvinsa. Estas se suman a otros incentivos, como ventajas fiscales y subvenciones, incorporados desde 2016 y que “han favorecido un período de crecimiento continuado de este programa público hasta alcanzar actualmente la histórica cifra de 831 pisos”, un 75 % más que hace seis años.

Entre las novedades, según informó el Ejecutivo foral en un comunicado, destaca la opción de que el propietario delegue en esa sociedad pública “la realización de las obras de mejora que pueda precisar la vivienda, así como de los trámites administrativos que no sean responsabilidad personal del propietario”. Así lo explicó este martes el vicepresidente segundo del Gobierno de Navarra, José María Aierdi, durante la rueda de prensa en la que compareció junto al director general de Vivienda, Eneko Larrarte.

Aierdi valoró la “positiva evolución” de la Bolsa de Alquiler y reiteró “el firme compromiso del Gobierno de Navarra por esta apuesta estratégica que busca movilizar en toda la Comunidad foral pisos en desuso, tanto de personas particulares como de entidades privadas, y ampliar con ello la oferta pública en régimen de arrendamiento a precios sociales”.

En este sentido, agradeció “la confianza demostrada” por quienes han puesto sus viviendas en manos de la Bolsa de Alquiler para su arrendamiento a través del Censo de Solicitantes de Vivienda Protegida, que gestiona igualmente la sociedad pública Nasuvinsa. “El Gobierno sabrá responder a esta muestra de confianza de cientos de personas propietarias, tanto particulares como entidades privadas, porque es la clave del éxito y la garantía de que la Bolsa de Alquiler seguirá creciendo como herramienta eficaz para que podamos atender la demanda social de vivienda en alquiler a precios asequibles”, destacó.

FINANCACIÓN Y GESTIÓN DE LAS OBRAS

Larrarte concretó que Nasuvinsa se encargará de realizar las obras de mejora que, en su caso, precisen las viviendas “para garantizar las condiciones óptimas de habitabilidad exigidas por la normativa foral”. Se trata de un proceso del que hasta ahora se encargaba la parte propietaria y ahora asumirá Nasuvinsa, pues gestionará los gremios y el coste íntegro de esta intervención. Aunque el coste total seguirá corriendo por cuenta del propietario, “este se podrá abonar en módicas condiciones ya que, optativamente, podrá realizar el pago con cargo a las mensualidades de su renta”.

Nasuvinsa se hará cargo también de todas las gestiones administrativas para la obtención de la documentación previa al convenio, “salvo lógicamente aquellas que son de responsabilidad exclusiva de la persona propietaria”. La sociedad pública tramitará, por ejemplo, la obtención de los certificados de fontanería y de instalación de gas, y el boletín eléctrico, “si bien las tasas serán por cuenta del titular de la vivienda”.

Además, seguirá gestionando como hasta ahora, de forma gratuita, el certificado de eficiencia energética de la vivienda y la autorización de desocupación de la vivienda protegida del departamento de Vivienda del Gobierno de Navarra.

SUBVENCIÓN

Entre las principales ventajas que ofrece la Bolsa de Alquiler, el Gobierno foral destacó del mismo modo los gastos de comunidad sufragados por Nasuvinsa (hasta 50 euros al mes), la financiación sin intereses de las obras para adecuar la vivienda al alquiler (hasta 12.000 euros) o la expedición del certificado de eficiencia energética por cuenta de la citada sociedad pública, sin coste para el propietario.

Así mismo, desde 2018 está en vigor una subvención a fondo perdido para los propietarios, por una cantidad de hasta 1.500 euros equivalente a tres mensualidades de renta. La cesión de vivienda tiene también reconocidas “importantes ventajas fiscales”, con una bonificación del 40 % sobre los rendimientos obtenidos por el arrendamiento.

Por otra parte, se contempla la actualización de los precios de arrendamiento, que permanecían bloqueados desde 2013, y que para 2022 experimentarán un incremento del 11 %, del 30 % para los garajes y del 8,5 % para los trasteros y otros espacios anejos. De esta forma, el precio uniforme para las viviendas cedidas a la Bolsa de Alquiler en toda Navarra será de 5,5 euros por metros por metro cuadrado, de 65,26 por garaje y de 2,17 euros por trastero y otros anejos.

CONVENIO CON EL BANCO SANTANDER

El vicepresidente Aierdi resaltó la participación creciente en la Bolsa de Alquiler de entidades de titularidad privada, que desean ofrecer viviendas de su propiedad en desuso, “reforzando con ello las aportaciones realizadas por personas particulares, que actualmente representan el volumen principal del parque gestionado por la Bolsa de Alquiler a través del censo de solicitantes de vivienda protegida”.

Aierdi especificó que a la incorporación de pisos del Arzobispado de Pamplona y Tudela se ha sumado la reciente firma de un convenio con el Banco de Santander para la entrega de un total de once viviendas propiedad de esta entidad. Los inmuebles se localizan en Altsasu/Alsasua, Cintruénigo, Huarte/Uharte, Tudela y Viana.

El número de aportaciones a la Bolsa de Alquiler ha consolidado una tendencia de crecimiento continuado desde 2015, hasta alcanzar en estos momentos un total de 831 viviendas, a las que está previsto incorporar las once ofrecidas por el Banco de Santander. Este volumen representa el “máximo histórico” alcanzado por este programa público.

El techo histórico de 831 viviendas actuales representa porcentualmente un incremento de la Bolsa de Alquiler del 75 % respecto de las 475 viviendas que estaban registradas en 2015. Por comarcas, Pamplona y zona metropolitana cuenta con 656 viviendas (78,95 %), seguida de Tudela y la Ribera con 95 (11,42 %), Estella y Ribera Alta con 32 (3,85 %), Pirineo con 29 (3,49 %), zona norte (Alsasua/Altsasu, Doneztebe/Santesteban, Elizondo e Irurtzun) con 11 (1,33 %) y Zona Media con 8 viviendas (0,96 %).

Destaca la evolución positiva en la comarca de Tudela y la Ribera, al pasar de las once viviendas de 2017 a las 95 actuales, es decir, casi nueve veces más.

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra. 


To Top