sábado, 15 junio 2024

La empresa navarra que ha replicado el iceberg del Titanic para una exposición internacional

El pasado mes de mayo, la compañía guipuzcoana Musealia, que actualmente exhibe una muestra del mítico barco en Washington, encargó este inusual proyecto a la firma navarra Galván Frío Industrial. El dueño de esta compañía, Santiago Galván, explica a Navarra Capital que la maqueta cuenta con un sistema similar al de una pista de patinaje sobre hielo para generar el efecto más realista posible.


Pamplona - 26 enero, 2024 - 05:58

La réplica del iceberg que hundió al Titanic será transportada en barco a la capital estadounidense. (Foto: cedida)

La caída del Muro de Berlín o el Holocausto son dos de los grandes episodios históricos que centran las exhibiciones itinerantes de la compañía guipuzcoana Musealia, cuyas muestras recorren todo el mundo. Actualmente expone una sobre el Titanic en Washington (EEUU) que cuenta con más de doscientos objetos originales del navío como fragmentos e imágenes, cartas de la tripulación, la joya que inspiró el collar de la película… Próximamente, además, añadirá una curiosa pieza a la exposición: una réplica a escala del iceberg que lo hundió, fabricada por una empresa navarra con un sistema capaz de generar frío y hielo de manera artificial para imitar al original de la manera más realista.

Probablemente, el bloque de hielo que impactó contra el buque británico aquella noche del 14 de abril de 1912 se disolvió en el Atlántico unos días después. Según los expertos, debía de medir unos treinta metros de alto cuando se produjo el choque al sur de la isla canadiense de Terranova. A partir de esos datos, Galván Frío Industrial ha diseñado una réplica que mide dos metros de alto por cuatro de largo.

De la misma manera el personaje de Jack (protagonizado por Leonardo di  DiCaprio) nunca había viajado en barco antes de subir al Titanic en la película de James Cameron (1997), esta empresa afincada en Beriáin nunca había llevado a cabo un proyecto similar. «Nos sorprendió mucho la propuesta, pero contacté con varios de nuestros socios y vimos que era una opción viable», explica a Navarra Capital el dueño de la compañía, Santiago Galván, emprendedor de 48 años.

CONGELACIÓN EN SEGUNDOS

El encargo llegó el pasado mes de mayo. Y, aunque reconoce que les ha llevado más tiempo del previsto, todos se sienten muy satisfechos con el resultado final. «Hemos tenido que invertir muchas más horas, material y personal. Al principio, dos personas trabajaban en él, pero han acabado siendo ocho. En cuanto probemos el sistema de embalaje, partirá hacia Estados Unidos«, resalta. Curiosamente, lo hará en barco y a través de una ruta similar a la de entonces. Posteriormente llegará hasta Austria y Australia.

Para generar frío y hielo, utiliza un sistema parecido al de una pista de patinaje: «El dispositivo impulsa agua con glicol (anticongelante) hacia la maqueta mediante un sistema de mangueras. La temperatura desciende hasta los diez grados bajo cero, así que aprovechamos esa humedad para congelar la superficie. De esta forma se crea el hielo».

A la hora de diseñarla, Musealia les recomendó tener en cuenta la geografía de la isla de Perejil ya que, según el testimonio de alguno supervivientes, el bloque de hielo original podría asemejarse al islote del estrecho de Gibraltar.

CASI TREINTA AÑOS DE ‘BUEN CLIMA’

Galván Frío Industrial cuenta con dos líneas de negocio. La primera, centrada en la climatización, aborda la instalación y el mantenimiento de sistemas de aire acondicionado desde la potencia mínima, un kilovatio, hasta grandes equipos para amplias superficies. La segunda tiene que ver con la refrigeración de procesos industriales dentro de los sistemas de producción. «Somos socios y proveedores a nivel nacional de la marca italiana RPS Cooling«, detalla Galván.

En la actualidad, la firma trabaja con numerosas empresas como Acciona, Gamesa, Volkswagen Navarra, Ingeteam, Harinas GuríaATP Iluminación, entre otras. Próximamente, su propietario espera instalar la climatización de un hotel en Estella y está en negociaciones para gestionar el mantenimiento de 350 equipos de aire acondicionado en un edificio de Pamplona. De cara al futuro, se plantea crear una tercera vía de negocio para realizar proyectos similares al iceberg e, incluso, baraja la expansión comercial al sur de Francia y Portugal.

CRECIMIENTO SOSTENIDO

Santiago Galván padre fundó la empresa en 1995. Electricista de profesión, se adentró en el mundo de la instalación de aires acondicionados en la hostelería donde, por ejemplo, reparaba máquinas de hielo. «A los 16 años, le echaba una mano por la tardes y, por las mañanas, estudiaba para ser técnico radiólogo», cuenta su hijo. Al terminar sus estudios, eligió seguir los pasos de su progenitor y dejar la radiología.

Durante los años siguientes se formó en otras compañías de climatización, hasta que su padre falleció en 2007 y se hizo cargo de la empresa familiar. Desde entonces, la firma ha crecido al 15 % cada año hasta superar el millón de euros facturados en 2023. «Siempre digo que somos como una pequeña bola de nieve, que rueda desde lo alto de una montaña y crece poco a poco gracias al buen hacer de nuestros técnicos», concluye.

Con tono jocoso, Galván cierra la entrevista dando respuesta a uno de los grandes interrogantes que deja la película de Cameron. «Por supuesto que Jack cabía en la tabla», sentencia entre risas tras admitir que se le hizo «un poco larga»: «Pero después de todos estos meses trabajando en el proyecto, seguro que ahora la vería con otros ojos».

Archivado en:

Emprendimiento Navarra · Beriáin ·


To Top