jueves, 7 julio 2022

La firma navarra Vinkova Leotards viste al equipo nacional de gimnasia rítmica

Hace siete años, Xabier Yárnoz creó una firma especializada en el diseño y confección de maillots de gimnasia rítmica: Vinkova Leotards, ubicada en Sarriguren. Y, desde entonces, la compañía no ha dejado de sumar hitos. El siguiente reportaje ahonda en la historia de esta empresa, que goza de una gran proyección internacional. De hecho, Yárnoz apunta a Capital Sport que ya exporta sus prendas a más de quince países y, desde este año, viste al conjunto español de gimnasia rítmica (tanto al absoluto como al mixto). Curiosamente, el estreno de su primera equipación para el combinado nacional tendrá lugar en la 'World Challenge Cup', que se celebrará en el Navarra Arena entre el 20 y el 22 de mayo.

Iratxe Zubieta
Pamplona - 18 mayo, 2022

La empresa navarra exporta sus maillots de gimnasia rítmica a más de quince países. (Foto: cedida)

“Detrás de cada maillot de gimnasia rítmica hay un ejercicio que, acompañado de música, cuenta una historia”. Por eso, esta prenda debe ser acorde a la puesta en escena. Durante los días en los que se realizó esta entrevista, Xabier Yárnoz ultimaba los detalles de uno muy especial, que emula un tango y que estrenó el equipo español de gimnasia rítmica en la primera prueba de la World Challenge Cup’. Una competición que se celebró en el Navarra Arena entre el 20 y el 22 de mayo.

“El diseño busca el equilibrio entre una malla elegante y atrevida. Quizá sea más sobria de lo que se suele ver. El tango es elegante y tiene que ir en consonancia”. detalla Yárnoz a Capital Sport

“Detrás de cada maillot de gimnasia rítmica hay un ejercicio que, acompañado de música, cuenta una historia”.

El navarro, fundó su empresa, Vinkova Leotards, en 2015. Y, en solo siete años, la firma de Sarriguren (valle de Egüés) ya diseña y confecciona maillots para las mejores gimnastas de más de quince países. Un crecimiento que la compañía ha vivido siempre con discreción y al que este año se ha sumado un nuevo hito. “Somos proveedores oficiales de la selección española de gimnasia rítmica. El año pasado, hicimos dos conjuntos para el equipo júnior. En 2022, por primera vez, vestimos al conjunto absoluto en el ejercicio mixto”, apunta.

La idea que dio vida a este negocio surgió de la curiosidad: “Yo venía del mundo de la rotulación y de los vinilos. Y conocí a una persona a la que le encantaba el mundo de la gimnasia rítmica, su vestuario… todo lo que engloba esta disciplina deportiva en general. De repente, nos juntamos el hambre con las ganas de comer y así empezamos a trabajar”.

Yárnoz empezó a hacer test con distintas prendas y a probar cómo podían realizar los diseños. Con el tiempo, el número de trabajadores ha crecido al mismo ritmo que la actividad. Y, en estos momentos, la compañía está conformada por seis personas y dos jóvenes en prácticas.

Además de ser el propietario, este navarro lleva el área de marketing, selección de catálogos y contenidos de la web, organización interna… El resto del equipo está formado por una costurera, un diseñador gráfico, dos decoradores y un gestor de proyectos. “Aunque tenemos nuestras funciones delimitadas, todos somos polivalentes aquí. A mí me ha tocado poner pedrería y decorar las mallas en más de una ocasión”, detalla el fundador.

EL DISEÑO

El proceso de elaboración dura aproximadamente tres o cuatro semanas. Primero, Vinkova Leotards diseña las prendas digitalmente para enseñar al cliente una imagen fidedigna del resultado final: “Los maillots salen tal y como se ven. Hay algunos diseños más complejos de trabajar, que llevan más tiempo, y otros que, por urgencias del pedido, tenemos que sacarlos en tiempo récord”.

“Yo venía del mundo de la rotulación y de los vinilos. Y conocí a una persona a la que le encantaba el mundo de la gimnasia rítmica. Nos juntamos el hambre con las ganas de comer y empezamos a trabajar”.

En su empresa, apuestan por la lycra 100 % elástica. Además, emplean las tintas flúor y las decoraciones más novedosas del mercado “Trabajamos con las mejores lycras que hay en el mercado, que además son españolas. Este material se ajusta perfectamente al movimiento y ayuda mucho a que las gimnastas estén cómodas. De hecho, es lo que nos transmiten”, apostilla.

Cada equipo cambia de vestuario aproximadamente una vez al año. Generalmente, con motivo de un nuevo ejercicio y coreografía. “En el caso de las gimnastas individuales, los plazos se estiran un poco más, ya que tienen cuatro ejercicios diferentes por exhibición y cuatro maillots”, específica. Son diseños totalmente personalizados.

La compañía se prepara para dar el salto a otras disciplinas como la gimnasia artística y la natación sincronizada.

Los costes de fabricación de estas prendas son muy elevados. La materia prima es nacional (lycras, pedrería, elementos decorativos), y la manufactura artesanal. Todo el proceso se lleva a cabo en Navarra: “Este es el gran hándicap que tenemos respecto a otros países, donde la mano de obra es baratísima y los precios son imposibles de batir”.

Por eso, hace un llamamiento a la ciudadanía para que compre más productos españoles, aunque a veces tengan un precio superior. “En España, los salarios son mayores que en otros países. Nuestra gama media está en unos 300 euros. Viendo los precios de los productos que vienen de fuera parece carísimo, pero en realidad, no lo es. Al contrario, es muy económico”, analiza.

EXPANSIÓN INTERNACIONAL

La empresa navarra vive un momento de gran expansión en el extranjero. Desde que iniciara su internacionalización hace un año, ya trabaja con EEUU, México, Colombia, Argentina, Francia, Italia, Bélgica, Finlandia, Alemania, Portugal, Irlanda, Reino Unido, Suiza… Las últimas peticiones han llegado desde Singapur, Australia y Egipto: “Más o menos, cada semana y media nos entra un pedido de algún país nuevo. Los últimos son de lugares muy alejados y me parece una locura… Creo que se debe al boca a boca, pero a nivel mundial queda margen de crecimiento”, resalta ilusionado.

Ahora, la firma se prepara para dar el salto a otras disciplinas como la gimnasia artística y la natación sincronizada, en las que el vestuario es muy parecido. “Podríamos decir que estos deportes son ‘primos hermanos’ de la rítmica, y también las prendas que visten. Ahora que estamos en una situación más asentada, queremos abrir nuevos horizontes”, avanza Yárnoz.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top