viernes, 12 agosto 2022

La funambulista que sobrevoló el río Arga

Conocida como ‘La Reina del Arga’, Remigia Echarren Aranguren cruzó en 1883 el río a la altura del paraje del Molino de Caparroso. La funambulista realizó el recorrido a una altura de diez metros y la hazaña fue recogida por los periódicos de la época. Ahora, en ese mismo lugar, se puede conocer la historia de esta mujer gracias a un tótem inaugurado recientemente. Sus habilidades la hicieron famosa más allá de Pamplona. De hecho, el río Pisuerga y la ría de Bilbao fueron otros escenarios en los que demostró su arte circense.

Redacción
Pamplona - 9 abril, 2022

Remigia Echarren cruzó el río Arga en los Sanfermines de 1883 a una altura de diez metros. (Fotos: cedidas)

La Comisión de Asuntos Ciudadanos visitó este martes el tótem en homenaje a la funambulista pamplonesa Remigia Echarren Aranguren, más conocida como ‘La Reina del Arga’. El homenaje se ha colocado en el camino peatonal de acceso a las pasarelas sobre el río, en el entorno del Molino de Caparroso.

Se ha elegido ese punto como recuerdo de una de sus actuaciones más espectaculares, cuando en los Sanfermines de 1883 cruzó el río Arga a una altura de diez metros frente a la máquina de Pinaquy con unos canastillos en los pies. Poco después, deshizo el camino con los ojos vendados.

El tótem se ha realizado en acero corten y tiene unas dimensiones de aproximadamente 1,70 metros de alto por 50 centímetros de ancho. Cuenta con un dibujo de una funambulista, a modo de silueta recortada en la propia placa, y un breve texto sobre su vida en castellano, euskera, inglés y francés.

El tótem cuenta con un código QR que permite acceder a más información sobre ‘La Reina del Arga’.

También se ha incluido un código QR para que las personas interesadas pueden acceder a más información sobre ‘La Reina del Arga’. El tótem se completa con los logos del Ayuntamiento de Pamplona y el grupo Nombrar Mujeres en Pamplona, cuyo objetivo es dar visibilidad a la historia de las mujeres es la ciudad y promover la igualdad de género en los nombres de calles y espacios públicos.

En mayo del año pasado la Comisión de Asuntos Ciudadanos aprobó una declaración institucional en la que se instaba a la colocación de un panel explicativo sobre Remigia Echarren, conocida también como Madamoiselle Agustini o ‘La Reina del Arga’. Echarren cuenta ya con una calle en el barrio de Ezcaba.

SU HAZAÑA SOBRE EL RÍO ARGA

Remigia Echarren Aranguren fue una de esas mujeres que sobresalen por encima del tiempo que les toca vivir. Singular por su oficio de funambulista y por su destacada personalidad, Remigia Echarren nació en el barrio de la Navarrería el 11 de abril de 1853. No se sabe cuándo actuó por vez primera en la ciudad, pero ya durante los Sanfermines de 1882 ofrecía un plato fuerte en la Plaza de Toros que consistía en cruzarla por el tejado, de un extremo a otro, a través de una maroma.

En el panel se ha colocado el logo de Nombrar Mujeres en Pamplona, que visibiliza a la historia de las mujeres es la ciudad.

Un año después tuvo lugar su hazaña sobre el Arga. El periódico ‘Lau Buru’ describió el acontecimiento. “El espectáculo se verificó en la parte del río contigua a la fábrica de Pinaquy a las siete menos cuarto de la tarde. Un cuarto de hora antes nuestra distinguida paisana se dirigía a aquel punto y precedida de la banda de la Casa de Misericordia. Al mismo tiempo salían por la puerta de la Tejería millares de personas que fueron colocándose en las inmediaciones del río, de suerte que la pequeña explanada de la orilla izquierda del Arga y la Ripa llamada de Beloso, ofrecían un aspecto verdaderamente animado”.

La crónica prosigue: “La funámbula se dispuso a empezar su travesía; el público guardó silencio unos momentos y a los tres minutos Agustini llegaba con toda serenidad al lado opuesto del no sobre el cual se había tendido la maroma a unos diez metros de altura. La equilibrista colocó los pies en unos canastillos y una vez sujeto convenientemente este calzado, cruzó aquella el río con verdadera serenidad, llegando cuatro minutos después, al término de su arriesgado viaje”. Tampoco se le resistió la plaza del Castillo, que también cruzó con sus equilibrios. Según consta, el Ayuntamiento fue magnánimo y le agradeció las actuaciones con una donación de 500 pesetas.

Sus habilidades la hicieron famosa más allá de Pamplona. El río Pisuerga y la ría de Bilbao fueron otros escenarios en los que demostró su arte circense. Trabajó intensamente entre los años 1885 y 1892, año en que tuvo un accidente en Ondarroa cuando trabajaba en la maroma con una silla a quince metros de altura. Sufrió diversas roturas que acabaron con su carrera. No obstante, aún actuó en Pamplona en 1904. Al final de su vida, como las grandes tramoyistas de la historia, acabó en la más absoluta miseria. Echarren falleció el 9 de enero de 1921.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top