jueves, 6 octubre 2022

La zarzuela, en el MUN, saca el paraguas

El Museo Universidad de Navarra y la Asociación Gayarre Amigos de la Ópera (AGAO) estrenan el 5 y 6 de abril, a las 19.30 horas, un espectáculo coproducido por ambas instituciones, y en el que han participado cerca de 140 alumnos de la UN. Se trata de una renovada versión, inspirada en la obra de Chueca y Valverde, 'El año pasado por agua' (1888), que incorpora temas musicales y líneas argumentales de otras obras del llamado «género chico», tan populares como 'La Gran Vía', 'Agua, azucarillos y aguardiente' y 'El Bateo'.

Redacción
2 abril, 2022

Las funciones se representarán en el Teatro del Museo Universidad de Navarra. (Fotos: cedidas)

Con dirección escénica de Liuba Cid y musical de Borja Quintas, esta zarzuela contemporánea es fruto de la colaboración de alumnos y profesionales y está enmarcada en la apuesta por la creación artística y la formación integral del Museo Universidad de Navarra. En ella participan la Orquesta Sinfónica Universidad de Navarra, el Coro Universidad de Navarra, los grupos del Plan de Formación Teatral, del Programa de Producción de Artes Escénicas, de alumnos del Grado de Diseño (ETSA) y la Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera (AGAO), con los solistas Marina Pardo, Alejandra Acuña, Javier Povedano y Francisco García.

Las funciones se representarán en el Teatro del Museo Universidad de Navarra y el precio de las entradas es de 28, 26 y 24 euros, con descuento especial para alumnos (12,6 euros) y 20% de descuento para empleados de la Universidad, miembros de la AGAO y usuarios de Carné Joven (con descuento extra de 5 euros en este último caso).

El año pasado por agua está plagada de personajes populares y de referencias cómicas alusivas a aquel año 1888, en el que diluvió sin parar en todo el país. Una pintura satírica de la España del cambio de siglo que fue estrenada con enorme éxito en el madrileño teatro Nuevo Apolo, en marzo de 1889. Ahora llega a Pamplona en su versión del siglo XXI, con el deseo de recuperar lo mejor de la zarzuela: música, lírica y teatro, con una mirada fresca, divertida, dinámica y actual.

UN PROYECTO SINGULAR

Seña de identidad del área Campus Creativo del Museo, área dirigida por Carlos Bernar, las actividades que propone a los alumnos ofrecen con frecuencia la posibilidad de participar en proyectos creativos y artísticos en estrecho contacto con los artistas y profesionales del sector de la cultura. En esta ocasión La zarzuela de los paraguas es una propuesta singular e interdisciplinar que aúna equipos de muy diversa naturaleza, que pone por vez primera en escena a la Orquesta Sinfónica y al Coro de la Universidad junto a los grupos de teatro y se incorpora al proyecto docente de dos facultades a través de asignaturas que acercan de este modo la teoría a la práctica.

“Desde los inicios de Campus Creativo estamos trabajando en la formación integral de los alumnos, la creación de nuevos públicos y el acercamiento del arte y la cultura a los más jóvenes, impulsando la Orquesta Sinfónica, el Plan de Formación Teatral, el Coro y diversos talleres, así como el Programa Talento Artístico, entre otras propuestas. Este proyecto artístico y educativo nos ha dado la oportunidad de reunirlos a todos y dar un paso más al implicar a facultades como la Facultad de Comunicación y la Escuela de Arquitectura. Nuestra idea es seguir con esta línea de proyectos en los que participen el mayor número de alumnos posible”, subraya Bernar.

En este sentido, la preocupación por la zarzuela, debido al envejecimiento del público habitual, encuentra en este proyecto un pequeño alivio, ya que acerca el género chico al público joven a través de un proyecto que les permite hacerla suya, siempre desde el rigor profesional y de la colaboración en la producción con una entidad de prestigio lírico como es la AGAO.

INICIOS

Como explica Liuba Cid, directora escénica y dramaturga del espectáculo, además de responsable del Plan de Formación Teatral, la idea inicial fue gestar un proyecto interdisciplinar que implicase a las distintas agrupaciones. “Inicialmente pusimos sobre la mesa varios títulos de zarzuelas, pero nos pareció más interesante optar por la creación de uno nuevo, tomando como referencia diferentes temas musicales del repertorio zarzuelístico. Nace así la adaptación en un formato más actual, que mantiene algunas peculiaridades de aquellas grandes obras del llamado género chico, de gran dimensión musical, temas tremendamente populares que han sido la banda sonora de muchas generaciones”.

Así, La zarzuela de los paraguas integra temas y escenas de El Bateo, Agua, azucarillos y aguardiente, La Gran Vía y El año pasado por agua. “De esta última tomamos el relato planteado en el libreto original que hace alusión a la llegada del año nuevo (el año 1889) a un país inundado por las lluvias y por otros ‘males’ que aquejan a sus ciudadanos”.

Sobre esta pieza, Cid precisa que “en el año 1888 hubo en Europa un incidente climatológico muy similar a lo que sucede en nuestros días con el impacto del cambio climático. El río Arga se desbordó en Pamplona y, en Madrid, el río Manzanares llegó hasta la Puerta del Sol. Este clima de inundaciones y tormentas es el escenario de nuestra historia para hacer reír y reflexionar a través de la música y el teatro”.

Esta zarzuela contemporánea es fruto de la colaboración de alumnos y profesionales.

Esta zarzuela contemporánea es fruto de la colaboración de alumnos y profesionales.

SINOPSIS

En concreto, La zarzuela de los paraguas cuenta la historia de un país inundado por las adversidades del clima, también por las tensiones políticas y las preocupaciones de los ciudadanos por asuntos de diversa índole que inquietan a todos; la contribución, la agricultura, los impuestos, la circulación por la ciudad, entre otros temas.

El personaje del Año Nuevo llega a la ciudad de Pamplona con el propósito de poner fin a todos estos males, prometiéndoles a todos acabar con las intensas lluvias que inundan la ciudad, traer de nuevo el sol y, con él, la solución a todos los problemas.

EL ESPECTÁCULO

Para la directora escénica, el público que asista a la zarzuela encontrará “un trabajo coral en el que músicos, actores, estudiantes y profesionales han puesto todo el empeño para crear un espectáculo de calidad. Un proyecto pensado para acercar a los más jóvenes al género lírico, que es también un género musical-teatral. Creo que el montaje busca precisamente eso, ser intergeneracional, tratando de llegar a todos a través del lenguaje universal de la música, la excelencia de la comedia, la crítica y el humor”.

Por su parte, Borja Quintas, director musical y de la Orquesta Sinfónica Universidad de Navarra, valora que se trata de un “espectáculo completamente nuevo, una propuesta muy innovadora, fresca y actual que va a sorprender al público”.

TRABAJO TRASVERSAL EN EQUIPO

Uno de los principales pilares de este proyecto ha sido el trabajo trasversal y multidisciplinar entre los distintos objetivos implicados en la creación de esta zarzuela. En palabras de Liuba Cid, “hacer coincidir diferentes procesos creativos, disciplinas y lenguajes que se unen en escena para crear un espectáculo que se apoya en la creatividad de los estudiantes. Es el modo de aplicar la técnica y los conocimientos docentes en un proyecto real, profesional. En este sentido, creo que el resultado es muy novedoso porque detrás hay un trabajo de innovación e investigación que va más allá de las fronteras de las aulas y que consolida la apuesta académica de la Universidad de Navarra y el MUN por el talento creativo”.

En este sentido, valora muy positivamente el trabajo realizado con la AGAO cuyo apoyo considera “indispensable en este macro proyecto. La garantía de trabajar con una institución de referencia con más de 30 años de historia y una experiencia musical dilatada, especialmente en el repertorio de ópera y zarzuela”.

‘El año pasado por agua’ está plagada de personajes populares y de referencias cómicas alusivas a aquel año 1888.

Iñigo Laborería, gerente de la AGAO, también subraya que “en un mundo cada vez más interconectado, establecer alianzas, en este caso con destacados agentes culturales de nuestro entorno, siempre es una excelente noticia. El poder trabajar con orquestas y coros de Navarra es siempre un aliciente y va en favor de dedicar nuestros recursos en favor de los agentes locales. Más infrecuente y excitante supone la aparición de creadores en el campo de la escenografía y el vestuario, ya que en la mayoría de las ocasiones debemos recurrir a la contratación de creadores externos”.

Asimismo, señala que se trata de “un espectáculo nuevo, moderno y fresco, donde ambas entidades (MUN y AGAO) pueden ofrecer, por un lado, todos los años de experiencia en la organización de espectáculos líricos de la Asociación Gayarre Amigos de la Ópera con el desarrollo, por parte de la Universidad, del alumnado relacionado con la creación artística, así como un paso adelante de importancia para su coro y de su orquesta”.

También Borja Quintas, director de la Orquesta Sinfónica, valora este trabajo común por su impacto en la formación de los alumnos: “El proyecto implica interdisciplinariedad y mucha flexibilidad, así como aprender a trabajar con una logística más compleja. Es una experiencia mucho más rica”.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top