domingo, 2 octubre 2022

La lodosana Utilnova vende piezas propias a los gigantes mundiales de los repuestos

Jesús María Martínez es el fundador de esta empresa familiar, que ya ha registrado quince patentes relacionadas con los neumáticos. Inauguró el taller hace más de cuarenta años, pero tras un accidente vio limitada su capacidad para trabajar en él. Lejos de tirar la toalla, centró sus esfuerzos en crear herramientas y piezas que solventaran algunos de los problemas con los que se encontraba en su negocio. Hoy las vende ya a gigantes como Würth, Müller, Beta o Schrader. Además, uno de esos útiles, bautizado con el nombre de NovaPAR, ha sido reconocido recientemente con el Primer Premio Galería de la Innovación en la categoría Equipamiento y Herramientas para el Taller.

Iranzu Larrasoaña
Pamplona - 22 julio, 2022

Utilnova ha sido reconocida con el Primer Premio Galería de la Innovación, en la categoría Equipamiento y Herramientas para el Taller. (Fotos: Iranzu Larrasoaña)

A la altura del número 63 de la avenida de Navarra, en Lodosa, un pequeño taller pasa desapercibido a los ojos de los transeúntes. En el interior de Vulcanizados Martínez, Jesús María Martínez se esmera en su limpieza: “Me gusta tenerlo impoluto”. Se define a sí mismo con “un hombre de pueblo” y, por eso, se enorgullece de la empresa que ha levantado en torno a este taller. Utilnova, una firma familiar con no más de una decena de trabajadores, entre los que figuran los hijos y la mujer de Martínez, cuenta con departamento de innovación que ya ha registrado alrededor de quince patentes. “A la gente le llama la atención que un tío de campo esté haciendo esto”.

El fundador inauguró el taller hace más de cuarenta años. Y se especializó en montar ruedas. Lejos de conformarse con la formación básica en la materia, comenzó a viajar a Alemania para participar en diferentes cursos. “No tenía ni idea de alemán. Me iba a la aventura”, rememora. Gracias a ellos, se convirtió en un experto en reparación, vulcanización, montaje de llantas de aluminio y ruedas de perfiles bajos. “Me traje lo bueno de los alemanes”, resume esta experiencia.

Jesús María Martínez: “Todas las piezas que creamos las probamos aquí y siempre estamos incorporando mejoras”.

En España, siguió formándose. Y esa actitud inquieta no se frenó cuando la vida le puso delante uno de los mayores obstáculos que le ha tocado vivir. Hace ahora 32 años sufrió un accidente de tráfico, detonante de la incursión de Martínez en el mundo del I+D+I.

“Cuando me recuperé, a los tres o cuatro años, me di cuenta de que no tenia la misma fuerza, lo que me impedía trabajar de la misma manera”, rememora.

Lejos de tirar la toalla, comenzó a dar vueltas a la creación de diferentes herramientas que le facilitasen las labores en el taller: “Entonces comenzaban las ruedas duras Run Flat y me busqué la vida para trabajar con ellas”, cuenta. Así nacieron las primeras piezas, que ya tuvieron éxito entre los distribuidores. “Mi idea no era salir a vender, sino hacer las piezas para mí y los talleres que me compraban neumáticos”.

Desde entonces, no ha dejado de pensar en maneras de solucionar los problemas con los que se encuentra en el día a día del taller. Precisamente, pone en valor eso. “Todas las piezas que creamos las probamos aquí y siempre estamos incorporando mejoras”, subraya.

EN 36 PAÍSES

Utilnova facturó el año pasado entre 650.000 y 700.000 euros. Aunque la mayoría de las ventas se producen dentro del ámbito nacional, ya exporta a 36 países. “En el extranjero facturamos alrededor de 250.000 euros, y en nacional el resto”, concreta el fundador de la compañía lodosana.

Martínez señala un calendario colocado en la esquina de su mesa. Tiene serigrafiado el logo de la primera empresa que compró sus inventos. “El grupo AD Regenauto fue la primera compañía que confío en nosotros”, agradece. A raíz de aquello, pudieron comercializarlos “por toda España”.

A través de Utilnova, Jesús María Martínez ya ha registrado un total de quince patentes.

A través de Utilnova, Jesús María Martínez ya ha registrado un total de quince patentes.

Hace diez años, la firma dio el salto a Alemania y, a la vez, al resto del mundo. “Hemos estado en ferias en Bolonia, Fráncfort, París, Las Vegas, Dinamarca o Japón -enumera-. Estamos esperando a la feria de Fráncfort y a la de París para presentar dos piezas nuevas. Todos los años sacamos una o dos. Si a nosotros nos resultan útiles, normalmente no suelen fallar”. Las piezas se producen en fábricas repartidas por Navarra, Vitoria, Valladolid y Valencia.

La empresa de Martínez, además, ya distribuye a las principales marcas mundiales de repuestos. “Salen de aquí ya con su nombre”, explica. Hablamos, por ejemplo, de Würth, Müller, Beta o Schrader.

Y no solo eso. También ha logrado importantes galardones. NovaPAR es un limitador con un novedoso sistema diseñado para limitar el par que transmite cualquier pistola de impacto, bien sea neumática o eléctrica, a los tornillos que sujetan la llanta con el vehículo. Y, recientemente, ha logrado el Primer Premio Galería de la Innovación en la categoría Equipamiento y Herramientas para el Taller. “Con él, se garantiza un apriete perfecto, con la presión recomendada por los fabricantes”, puntualiza.

“El remate lo hacemos a mano para intentar evitar copias”, sostiene Martínez, quien está convencido de que el producto se va a vender “muy bien”. No en vano, ha despertado mucho interés dentro del sector y el equipo de Utilnova ya está preparado para su comercialización a escala nacional. “En el resto del mundo no queremos venderlo hasta que haya tenido ese recorrido nacional”, manifiesta. ¿La razón? Quiere testarlo en España: “Si hay algún fallo, aquí se puede solucionar fácil”. No obstante, ya ha registrado pedidos desde diferentes países europeos. Y espera que NovaPAR conquiste Europa a partir de septiembre.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.

Archivado en:

lodosa · mecánico · taller · Utilnova ·


To Top