La mayoría de los albergues públicos y religiosos para peregrinos no abrirán

jueves, 6 agosto 2020

La mayoría de los albergues públicos y religiosos para peregrinos no abrirán

Durante una jornada nacional sobre el Camino de Santiago, organizada por Navarra, también se puso de manifiesto que los albergues privados abrirán solo con la mitad de las plazas para ajustarse a las medidas sanitarias. Además, “ahora habrá que replantear” las acciones diseñadas inicialmente para el Año Jacobeo, incluidas algunas iniciativas forales.

Redacción
Pamplona - 10 junio, 2020

El Camino de Santiago también se está viendo seriamente afectado por la crisis del Covid-19. (Foto: cedida)

El Camino de Santiago afronta importantes retos tras la crisis sanitaria del Covid-19 y sus efectos en la movilidad de la ciudadanía. Pero, también, por la repercusión que se prevé que tenga 2021 en esta ruta turística y religiosa, al tratarse de un Año Jacobeo. Ambos hitos plantean nuevas necesidades de adaptación y transformación del Camino, aspectos que se trataron este miércoles en una jornada online, organizada por Navarra y en la que han participado representantes del Gobierno central  y de todas las comunidades por las que discurre.

El encuentro, inaugurado por el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi, y clausurado por la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, contó con la participación de la subdirectora de cooperación cultural con las comunidades autónomas del Ministerio de Cultura, Grial Ibáñez de la Peña; la gerente del Xacobeo 2020, Cecilia Pereira; los directores generales de Turismo de Navarra (Maitena Ezkutari), Castilla y León (María Estrella Torrecilla) y Aragón (Ellén Allué); y la CEO de In2Destination, Nagore Espinosa.

De cara al futuro, el objetivo es lograr un Camino “más inclusivo, sostenible y libre para las mujeres”.

Este foro de debate, según informó el Ejecutivo foral, abogó por lograr un Camino más inclusivo y sostenible”, tanto económica como ambientalmente. En este sentido, los participantes destacaron la necesidad de hacer de esta ruta una vía para evitar la despoblación de las zonas rurales. Un desafío para el que resulta fundamental impulsar iniciativas turísticas “que den sustento económico a los municipios”.

En materia de inclusión, se plantearon varías líneas de actuación. Por un lado, se analizó la necesidad de trabajar en la accesibilidad del Camino, tanto física, para lo que ya existe una propuesta de Tur4all, como digital, con un proyecto en colaboración con Fundación ONCE. Por otra parte, se quiere incidir en la importancia de lograr un Camino “amable y libre para las mujeres”. El Ayuntamiento de Estella-Lizarra ya ha impulsado una iniciativa en este sentido, “que habría que hacer extensible a todos los municipios por los que discurre esta vía”.

No obstante, al margen de estos dos grandes retos, el Camino de Santiago se enfrenta a otras necesidades, que van desde la promoción de la ruta hasta la mejora de la coordinación entre comunidades y de estas con el Ministerio de Cultura y Deporte. A todo ello se suman otras medidas que ayudarían a revitalizar la ruta como impulsar su introducción entre los escolares, como materia educativa, o fomentar el Camino en bicicleta, pero sin olvidar su protección como itinerario cultural, como lugar de encuentro y convivencia de miles de peregrinos.

EL “MAGNÍFICO VALOR” DEL CAMINO

El consejero Manu Ayerdi recordó el “magnífico valor” del Camino de Santiago como patrimonio material e inmaterial de Navarra. “Constituye una de las marcas mejor consolidadas en nuestra comunidad, configurado como segmento específico cultural de primer orden tanto para el mercado de proximidad como el europeo, tal y como se reconoce en el Plan Estratégico de Turismo de Navarra 2018-2025”, afirmó.

En 2019, el 60 % de los peregrinos realizaron el Camino francés. Solo el 7 % lo hizo en bicicleta

Así mismo, Esnaola resaltó “la estrecha relación que une al ámbito cultural y al ámbito turístico”. Para ella, el Camino es un bien en continua evolución “donde confluyen el patrimonio histórico, el paisaje cultural y el patrimonio natural”.

En los últimos años, el número de peregrinos que atraviesan la Comunidad foral realizando el Camino de Santiago francés se ha mantenido estable. Desde 2010, las cifras anuales superan los 55.000. En 2019 fueron 57.410. El camino aragonés lo recorren unas 2.000 personas, el 2,72 % del total. Los datos recogidos en Santiago hablan de un 2019 con 347.538 peregrinos, la cifra más alta. De ellos, el 60 % realizaron el Camino francés. El grueso sigue haciéndolo a pie, frente a un 7 % que recurre a la bicicleta.

Las estadísticas navarras antes del Covid-19 hablaban de una importante presencia de peregrinos extranjeros, hasta el punto de que siete de cada diez provenían de otros países. Un gran número procedía de Corea del Sur, si bien las nacionalidades más habituales son Francia, Italia, Estados Unidos y Alemania. Entre los peregrinos nacionales predominan las personas de Cataluña, Valencia, Madrid y País Vasco.

Antes de la pandemia, siete de cada diez peregrinos que pasaban por Navarra eran extranjeros.

Este año, “los datos serán distintos“. Hasta el 12 de marzo habían llegado a Roncesvalles 1.336 peregrinos. Después, con el estado de alarma y el cierre de alojamientos y fronteras, no ha habido turismo. Con la vista puesta en la reapertura total, el Gobierno foral trabaja en la adecuación de protocolos en infraestructuras turísticas y oficinas de turismo, así como en la adecuación del Camino, “realizando labores de mantenimiento y señalización”. En cuanto a los alojamientos, el Ejecutivo foral ha contactado con 80 albergues, que le han trasladado “su incertidumbre” ante los próximos meses. Según detalló el Gobierno navarro, la mayoría de los gestionados por entidades públicas y religiosas no abrirán y los privados lo harán con la mitad de las plazas para ajustarse a las nuevas medidas de seguridad e higiene.

AÑO JACOBEO

El Consejo Jacobeo ha elaborado un diagnóstico de situación sobre los riesgos de contagio de los peregrinos y ha editado un boletín periódico sobre la emergencia sanitaria. Porque la crisis sanitaria ha llegado en plenos preparativos para el próximo Año Jacobeo, que se celebrará en 2021. De hecho, tanto el Ministerio como las comunidades autónomas habían dado a conocer sus propuestas en la feria del turismo Fitur, celebrada en enero. Exposiciones, encuentros, jornadas deportivas y peregrinaciones por la diversidad formaban parte de la oferta cultural y turística prevista, “que ahora habrá que replantear”.

También han quedado en suspenso, para ser adaptadas, diversas iniciativas navarras como la mejora de la red de acogida el Camino, centrada en la formación de informadoras y guías, o la transformación del servicio de asistencia al peregrino a través de unidades móviles implantado en 2010 y bautizado como Jacomóvil.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top