martes, 18 febrero 2020

La moda a pedales

Carla Peirano ha unido su pasión por la bicicleta, una trayectoria profesional en el mundo de la moda y el respeto por el planeta en un proyecto empresarial innovador: el diseño de calzado y bolsos de alta gama para ciclistas urbanos. Fabricados con materiales reciclados, desafían a la obsolescencia programada, por ejemplo, con suelas sustituibles para los zapatos.

Miguel Bidegain
Bilbao - 15 febrero, 2020

Carla Peirano observa algunos modelos del calzado que diseña y fabrica.

El proyecto, denominado Libertad Avenue, está dando sus primeros pasos y ya ha conseguido, a través de la plataforma de crowfounding Kickstarter, la recaudación que le permite acceder a la financiación bancaria y realizar su primera producción. La acogida ha superado las expectativas de su promotora, Carla Peirano, que además ha recibido un premio del Ayuntamiento de Bilbao por su iniciativa.

Su padre le enseñó a andar en bici cuando tenía 6 años, es su modo habitual de desplazarse y mientras pedalea aprovecha el tiempo para reflexionar sobre sus cosas. “Un día pensaba cómo reparar unos zapatos que estaban nuevos pero tenían la suela gastada. Unos zapatos preciosos pero destinados a la basura. Pensé en mi padre y me dije: haré zapatos que se puedan reparar una y otra vez”. Fue el germen de Libertad Avenue, un nombre que se le ocurrió también sobre la bicicleta y que tiene una entrañable historia detrás. Carla es chilena, de Viña del Mar, y su sueño era cruzar Los Andes en bici, por supuesto. En el verano austral de 2018, en diciembre, lo cumplió junto a su pareja, el pamplonés Juan Zudaire. Partieron de Mendoza, en Argentina, y llegaron a Olmué, en Chile. “Fue ahí, en medio de la naturaleza indómita, donde la inspiración llegó. Al atravesar pedaleando el Paso Internacional de los Libertadores se me vino a la cabeza la Avenida Libertad de Viña del Mar”.

Los complementos de Carla Peirano son para ciclistas urbanitas preocupados por el medio natural.

Los complementos de Carla Peirano son para ciclistas urbanitas preocupados por el medio natural.

Explica que es la principal avenida de la ciudad, “amplia, larga, con arboleda. Por alguna razón siempre me transmitió tranquilidad pese a que circulan bastantes automóviles a buena velocidad. Mi abuela decía que desde niña yo fui siempre una persona muy libre y me llamaba ‘Avenida Libertad esquina Independencia’. Me lo recordaba cada vez que hacía las cosas a mi modo, desobedeciendo, pero con los años esa frase con tono de reproche se convirtió en un elogio”.

Libertad Avenue diseña calzado y complementos de alta gama para ciclistas urbanos, fabricados en España y Portugal con materiales obtenidos de posos de café, botellas PET y plástico, neumáticos o textiles reciclados. Después de más de tres años de diseño y testeo, y una inversión de 35.000 euros, se presenta en Kickstarter con 9 referencias entre calzado y bolsos, disponibles en varias combinaciones, cuyos precios oscilan entre los 160 y los 225 euros. La startup, con sede en Bilbao, se adentra así en un mercado de nicho pero en auge, cada vez es mayor el uso la bicicleta como medio de transporte en las ciudades. Los ciclistas valoran especialmente las características del producto de Libertad Avenue: materiales reciclados y de bajo impacto ecológico, durabilidad y producción de proximidad; además de diseño, seguridad y confort.

El calzado de Libertad Avenue se hace con material reciclado y desafía la obsolescencia programada.

El calzado de Libertad Avenue se hace con material reciclado y desafía la obsolescencia programada.

La marca comercializará también suelas y cordones para personalizar el producto y, sobre todo, prolongar su vida útil. El calzado de los ciclistas urbanos se desgasta en apenas seis u ocho meses de uso, pero la posibilidad de cambiar las suelas hará que los zapatos y botines de Libertad Avenue puedan ser utilizados año tras año, contribuyendo además a mantener vivo el oficio de los artesanos del calzado. Están fabricadas a partir de neumáticos de automóvil, libres de metal, con gran poder de agarre y resistencia al desgaste.

Y es que frente a la cultura de una moda rápida de usar y tirar –la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex) señala que cada español se desprende de unos 12-14 kilos de ropa al año– Libertad Avenue propone, de acuerdo a los principios de la economía circular, productos hechos para durar y reducir los desechos en la industria de la moda, la segunda más contaminante del planeta después de la industria petrolera, y con una gran huella de desigualdad en su producción.

Los pedidos formalizados a través de la plataforma Kickstarter se entregarán a partir abril de 2020 y desde mayo los productos podrán adquirirse directamente en el e-commerce de la marca, libertadavenue.com.

Estos complementos de Libertad Avenue pueden personalizarse.

Estos complementos de Libertad Avenue pueden personalizarse.

Detrás de Libertad Avenue está Carla Peirano, que a lo largo de más de 20 años ha desarrollado su carrera profesional en el mundo de la moda en países como Italia, Estados Unidos, India o Brasil, donde ha conocido en primera línea las polémicas cadenas de producción en Asia, pero también el trabajo de las tejedoras de Guatemala o el de las organizaciones Fair Trade. Realizó el Máster de Diseño de Calzados y Bolsos en el prestigioso IED, en Sao Paulo (Brasil). Tras esta andadura ha elegido Bilbao para establecerse y lanzar su proyecto, y el Ayuntamiento se lo ha agradecido con la concesión del premio a las empresas nuevas que contribuyen a hacer la ciudad.


To Top