viernes, 3 diciembre 2021

La mordida perfecta

Dolor articular, dificultades para el cepillado y problemas de autoestima. Estas son algunas de las consecuencias que puede provocar una deformidad dentofacial. Aunque a quienes sufren de esta patología les cueste ver la luz al final del túnel, lo cierto es que este problema tiene solución. Viene del griego ‘orthos’ (recto) y ‘gnatos’ (mandíbula) y se denomina cirugía ortognática. Según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, alrededor del 10 % de la población necesita someterse a este procedimiento en algún momento de su vida. Bajo una filosofía integral e interdisciplinar, la clínica Sannas Dentofacial aborda esta intervención desde una doble perspectiva: funcional y estética.

Redacción
13 noviembre, 2021

Entrada patrocinada por Sannas Dentofacial

En la clínica Sannas Dentofacial se abordan estos casos desde una perspectiva integral. (Fotos: cedidas)

Su nombre no resulta nada familiar. Del griego orthos (recto) y gnathos (mandíbula), la cirugía ortognática es una de las grandes desconocidas entre los españoles. Esta intervención, sin embargo, podría solucionar los problemas bucodentales que aquejan a un porcentaje significativo de la población nacional. Según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), alrededor de un 10 % de las personas necesita someterse a dicho procedimiento. La realidad, no obstante, es que solo una pequeña parte de los pacientes que requieren de esta intervención terminan disfrutando de sus beneficios.

Como su origen etimológico indica, la cirugía ortognática -conocida también como cirugía correctiva de la mandíbula- es la encargada de solucionar determinadas deformidades dentofaciales de los huesos. Esos problemas de alineación se traducen en lo que coloquialmente se conoce como morder “mal”. Y aunque a simple vista la oclusión dental pueda parecer un asunto superficial, lo cierto es que las consecuencias de esta alteración no tardan en aparecer: desde una mala higiene que puede desembocar en caries y otras enfermedades periodontales, debido a que esta condición dificulta el cepillado y facilita que restos de comida se acumulen entre los espacios interdentales, hasta dolores articulares y complicaciones gingivales.

Dr. Endika García: “La idea es preparar los dientes para que, cuando operemos los huesos de la cara, estos encajen perfectamente”.

No es ningún secreto, además, que las deformidades faciales tienen una dimensión social y que, debido al estigma existente, pueden despertar inseguridades y problemas de autoestima entre los afectados. Por eso, desde la clínica Sannas Dentofacial se abordan estos casos desde una perspectiva integral. El centro ubicado en el Edificio Policlínica Artica, uno de los pocos establecimientos privados en el que se practica esta operación, la cirugía ortognática tiene un doble fin. No solo supone una intervención funcional, sino que, además, tiene un claro objetivo estético.

Tampoco se trata de un procedimiento exprés. La cirugía ortognática es una intervención compleja que conlleva el ingreso del paciente y la aplicación de anestesia general para garantizar la máxima seguridad y comodidad de los usuarios. Asimismo, es un proceso que requiere de una necesidad de trabajo en equipo con una coordinación minuciosa. “La idea es preparar los dientes para que, cuando operemos los huesos de la cara, estos encajen perfectamente”, remarca el Dr. Endika García González, cirujano maxilofacial. Teniendo presente la demora en las interminables listas de espera de la Seguridad Social hace que muchos afectados arrastren este proceso “durante demasiado tiempo”, provocando que en algunas ocasiones lleguen a no realizarlo.

Así, Sannas Dentofacial se convierte en una alternativa que garantiza resultados más rápidos y personalizados, conseguidos gracias a una apuesta por avances tecnológicos vanguardistas. Durante el proceso de planificación para preparar a un paciente que se someterá a una cirugía ortognática, por ejemplo, el equipo de este centro emplea sistemas 3D y softwares de planificación que permiten recrear la cirugía de manera virtual, con el objetivo de minimizar posibles imprevistos en el quirófano.

Una ventaja es que al tratarse de un centro que trabaja de forma interdisciplinar, los profesionales están capacitados y preparados para atender las particularidades de cada paciente y realizar casos complejos. Para ello, también se lleva a cabo un seguimiento exhaustivo de otras patologías asociadas a la deformidad odontológica. En efecto, y debido a los problemas respiratorios que pueden sufrir los pacientes que presenten discrepancias esquelofaciales, esta condición está estrechamente ligada al síndrome de apnea del sueño. Precisamente, Sannas Dentofacial cuenta con una Unidad del Sueño liderada por la Dra. Idoya Orradre, y enfocada en el tratamiento de este trastorno respiratorio que interrumpe los ciclos del sueño.

La apnea del sueño no solo provoca que, al día siguiente, la persona afectada se sienta cansada y somnolienta, sino que además somete al sistema nervioso y a los órganos más importantes del cuerpo a un estrés excesivo. Supone, asimismo, un factor de riesgo para el desarrollo de otras enfermedades. Como en muchos otros aspectos de la vida, cada caso de apnea es un mundo. Por eso, en esta clínica realizan un diagnóstico personalizado a cada paciente y, en función de los resultados, consultan con el especialista más indicado para encontrar la herramienta idónea para hacer frente al problema.

Porque aunque la cirugía ortognática se realiza de manera exclusiva por cirujanos maxilofaciales -encargados de realizar intervenciones quirúrgicas de cabeza y cuello, principalmente en cirugía reconstructiva-, en Sannas Dentofacial estos profesionales que componen el equipo clínico, gracias a su coordinación interdisciplinar, cuentan con el apoyo de los odontólogos especializados en las diferentes ramas de la odontología.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.

Noticia patrocinada por Sannas Dentofacial

Sannas Dentofacial

To Top