jueves, 28 enero 2021

“La pista de tenis y un juicio tienen un escenario similar”

Es uno de los mejores tenistas navarros de todos los tiempos. Dieciocho veces campeón regional absoluto, Eduardo Sanz vive una nueva etapa. Ahora se encarga de formar a las futuras promesas en el Club de Tenis de Pamplona. Una labor que compagina con su trabajo de abogado. Para él, existen muchas similitudes entre el tenis y el derecho, sus dos grandes pasiones. En este CapitalTest, también nos habla de lo difícil que es abrirse camino en su deporte y de la importancia de tener "la cabeza bien amueblada" para llegar lejos.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 14 diciembre, 2020

Eduardo Sanz traza algunas similitudes entre la abogacía y el tenis. (Foto: cedida)

1. ¿Cómo se motiva uno para llegar ganar durante dieciocho años el Campeonato Navarro Absoluto?
Trabajando cada día y buscando diferentes retos a lo largo de la temporada. Eso sí, para mí, el Campeonato Navarro Absoluto siempre ha sido la fecha más importante. Tenía unas rutinas de planificación de temporada que me ayudaban a no perder la motivación.

2. ¿Ganar muchas veces puede terminar por aburrir?
No, qué va, para nada. Lo que más me ha gustado es volver a ganar. Yo nunca he perdido la ilusión por ganar. Al revés, confirmar que vuelves a ganar es mucho más gratificante que ganar por primera vez. Cuando decían que Messi o el Barça de Guardiola no tenían hambre… Nadie se cansa de ganar. El hambre solo se pierde cuando no ganas y no ganas… Ahí te desilusionas.

3. ¿Se le subió en algún momento el éxito a la cabeza?
Creo que no. Mi padre siempre me ha dicho que “hoy has ganado, pero mañana puedes perder”. He sido prudente y respetuoso con los rivales.

4. ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera deportiva?
He tenido buenísimos momentos a nivel individual y colectivo. Ganar el Campeonato Navarro era importantísimo para mí, pero no me quedaría con un momento en concreto. El peor, las lesiones y cuando perdí el Campeonato Navarro en 2009.

5. Ahora continúa formando a jugadores. ¿Cómo sabe si un jugador tiene madera de campeón?
Hay muchos chivatos que te avisan: el talento, la forma de ver el tenis, la preparación física, la agresividad, la intensidad… Los desarrollos físicos marcan mucho. Hay chavales que crecen muy rápido y se descoordinan, de modo que a  muchos los dejan a un lado, igual que a los más pequeños por no tener estatura… Yo creo que hay que valorar el momento concreto en el que está cada uno. Para mí, lo importante es la capacidad de competición.

6. ¿Qué importancia tiene lo psicológico en un deporte como el tenis?
Muchísima. El aspecto mental y competitivo es clave. Es fundamental que una persona sepa los momentos en los que debe atacar, defender cuando no se puede fallar la bola o cuando hay que ganar el punto como sea. Todo esto es muy importante trabajarlo en el entrenamiento. No tengas ninguna duda de que Nadal, Federer y Djokovic son los tíos más fuertes mentalmente de los últimos años. Y, si quieres, también puedes meter a Ferrer entre ellos.

7. ¿Cómo ve el nivel del tenis en Navarra?
Ahora mismo gozamos de un momento muy potente. Tenemos a Iñaki Montes, que el cubo de la mentalidad lo tiene casi lleno y es un animal que compite al máximo. Está Antonio Prat, que le pega a la pelota de una forma superviolenta y superbonita y estamos trabajando muy a gusto con él. Destacar también a Lucia Ibarrola, Álex Martínez, Iker Gaztambide, Idoia Razquin… Hay muchísimo nivel para ser una comunidad pequeña. Desde el Club de Tenis estamos mentalizados en ayudar a todos los jóvenes a desarrollarse en el deporte, tanto a nivel personal como a nivel tenístico.

8. ¿Le hubiese gustado dedicarse de manera profesional al tenis?
Siempre he querido ser abogado y lo soy. Mi padre con 14, 16 años, me ofreció la oportunidad. No sé qué habría pasado si me hubiese dedicado solo al tenis. He llegado a jugar con los mejores en su momento: con Costa, Corretja, ‘Talito’ Corrales… Y veía una diferencia terrible. Todos me sacaban cabeza y media, pero yo luego les peleaba.

9. ¿A qué ha renunciado en su vida por llegar lejos en el tenis?
A nada. Ha habido momentos duros y bonitos, pero no he renunciado a nada. Ni a amigos, ni a familia… Lo que he hecho lo he hecho con mucho gusto. Creo que no me he dejado nada sin hacer.

“En el tenis, es difícil buscar patrocinios porque el 400 del mundo, que juega una barbaridad a tenis, económicamente pierde mucho dinero cada año”.

10. ¿Le parece que está bien pagado el tenis?
A nivel profesional sí. Donde hay problemas es en las escalas más bajas del tenis profesional. Llegar arriba es muy difícil porque es muy costoso. Una temporada de un chaval de 15 o 16 años le va a costar entre 40.000 y 50.000 euros al año. Luego igual ganas algo dinero, pero no mucho. En un deporte de equipo, tus gastos son las zapatillas, el jabón, el champú y la toalla porque el resto te lo pone el club. En el tenis, tú te tienes que buscar la vida o contar con tu hermano, tu padre… Es difícil buscar patrocinios porque el 400 del mundo, que juega una barbaridad a tenis, económicamente pierde mucho dinero cada año. Ahora bien, si llegas al ‘Top 100’ tienes muchísimo dinero ganado. ¿Qué es lo que pasa entonces? Que la gente analiza la situación y prefiere estudiar.

11. ¿Es Rafa Nadal el mejor deportista español de la historia?
Para mí, sí. Cada día nos hace una fantástica poesía. Además, cada vez que habla es una persona prudente, respetuosa, sensata, tiene bastante criterio. Y deportivamente, cuántas tardes nos ha hecho disfrutar. Lleva quince años de profesional y nadie ha durado tanto. Esa es la diferencia con Gasol, Ballesteros o Induráin.

12. ¿Le gusta la nueva Copa Davis de Piqué?
Me gusta, estuve en Madrid el año pasado y me pareció atractiva. Sí pierdes el tema romántico de jugar en cualquier país del mundo, con la superficie que marcan ellos y que cualquier país te pueda ganar.

13. ¿Cómo ha llevado compaginar el tenis con su trabajo como abogado?
Con mucha responsabilidad. A veces cuesta más de lo que uno piensa. Compaginarlos me ha supuesto dos fuentes de ingresos, de modo que me considero un afortunado por trabajar como director en el Club de Tenis y también como abogado.

14. ¿Con qué se siente más cómodo, con la toga o con las zapatillas de deporte?
Me siento muy cómodo con las dos. La pista de tenis y un juicio tienen un escenario similar: tienes un juez, un rival, unos argumentos propios y los de la otra parte. Al final, debes pasar bolas de un lado a otro para ver quién gana el partido o el juicio.

15. Hizo un máster en derecho deportivo… ¿Qué le sedujo de esta rama?
Fue una manera de unir mis dos pasiones: el derecho y el tenis. Trabajo con mis clientes, con mis clubes y sí noto que mi experiencia como deportista me ha venido bien para completar mi labor como abogado.

16. En los últimos años, hemos visto casos de deportistas que se han enfrentado a la Justicia por deudas con Hacienda o por la gestión de sus derechos de imagen…
Los deportistas son como cualquier otro ciudadano y tienen que atenerse a las normas fiscales que existen. Lo que ocurre es que confían demasiado en sus asesores y, a veces, es ahí donde radica el problema con la Justicia, en desantenderse de sus obligaciones.

“Los deportistas confían demasiado en sus asesores y, a veces, es ahí donde radica el problema con la Justicia”.

17. ¿Hay demasiados intereses alrededor de un deportista profesional?
No debería haberlos, pero sí los hay. A los deportistas profesionales se les acerca mucha gente, ofreciéndoles negocios. Y hay que saber medir cuáles sí y cuáles no. A veces se toman decisiones por corazón y no con cabeza.

18. ¿Qué político necesita mejorar su revés?
(Se ríe) No me quiero mojar demasiado. Creo que tenemos que sumar todos en el mismo camino, más aún en una situación de crisis. Hay que dejarse de egos, y los políticos deberían ser los primeros en dar ejemplo.

19. ¿Cuándo cree que recuperaremos la vida que llevábamos antes de la pandemia?
Ojalá lo pudiéramos saber para que planificásemos las cosas de otra manera. Porque, ahora mismo, ignoramos qué va a pasar en quince días, hay muchas dudas con las vacunas… No me pongo un horizonte. Espero que estemos bien en 2022, pero en 2021 vamos a tener que remar mucho todavía.

20. Un deseo para 2021…
Que se acabe la pandemia y que haya salud para todo el mundo, sobre todo pensando en la gente mayor, que es la que más pena me da.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top