La producción de cereal cayó un 6 % en la última campaña

sábado, 19 septiembre 2020

La producción de cereal cayó un 6 % en la última campaña

En una jornada virtual, INTIA hizo balance de la campaña, cuyos resultados fueron "similares" a los de 2017 y 2018. En general, los rendimientos fueron "buenos", pero con una "alta variabilidad" entre zonas.

Redacción
Pamplona - 6 agosto, 2020

La producción de cebada fue ligeramente superior a la de trigo. (Foto: cedida)

En una jornada virtual celebrada este martes, técnicos de la sociedad pública INTIA, especialistas en cultivos extensivos, presentaron el balance de la campaña de cereales. Tanto la superficie de cultivos extensivos como la media de los rendimientos durante esta campaña fueron menores que en la anterior. Según las cooperativas asociadas a INTIA, la superficie de trigo, con 77.000 hectáreas, fue un 3,5 % inferior a la de 2019. En cambio, la de cebada, de 77.900 hectáreas (ligeramente por encima del trigo), fue “prácticamente igual” a la del año anterior. Los cultivos alternativos también descendieron ligeramente su superficie.

Con estos datos provisionales, INTIA confirmó que la producción fue un 6 % menor respecto a la campaña del año pasado, pero similar a las de 2017 y 2018. En general, aseguran que fueron unos rendimientos “buenos” pero con una “alta variabilidad” entre zonas, debido a las incidencias climáticas y fitopatológicas, que influyeron en el desarrollo de estos cultivos. Los técnicos de INTIA señalaron que, “como viene siendo habitual” en todas las campañas, el clima determinó las diferencias finales de producción entre las zonas húmedas y secas.

“Quizás algunas zonas se vieron penalizadas por exceso de humedad en la época invernal, que ha marcado la bajada en la producción final”.

A juicio de estos expertos, “casi toda la campaña estuvo marcada por una climatología favorable”, debido a que las precipitaciones fueron frecuentes y hubo pocos periodos sin lluvia. Sin embargo, la sociedad pública puntualizó que “quizás algunas zonas se vieron penalizadas por exceso de humedad en la época invernal, que ha marcado la bajada en la producción final” . Además, se registró un “golpe de calor” a mitades del mes de mayo, un “momento clave en la formación del grano de los cereales”. Hasta ese momento, las expectativas productivas apuntaban a un posible récord de producción en la Comunidad foral, que finalmente no se ha producido. “Navarra, sin embargo, sigue siendo la quinta comunidad autónoma con mayor producción cerealista”, apuntaron desde la sociedad pública.

LOS HERBICIDAS

Marcos Apesteguía, técnico de INTIA, explicó a los asistentes que las abundantes lluvias de otoño iniciadas en noviembre complicaron, además de las siembras de algunas variedades de cereal, la aplicación de los herbicidas radiculares. Esto se tradujo en que en muchas parcelas solo se pudieron usar herbicidas de acción exclusivamente foliar, que finalmente no dieron buenas eficacias en hierbas “cada vez más problemáticas” como el vallico y la amapola. Para Apesteguía, el año estuvo marcado por una “gran incidencia” de enfermedades fúngicas.

La primavera, también marcada por lluvias después de un febrero muy seco, favoreció el desarrollo de “muchas enfermedades”. Tras el comienzo de la roya amarilla en trigo, las primeras aplicaciones con fungicidas se realizaron a primeros de marzo, generalizándose ya a mediados de ese mes, desde las zonas más al sur hasta la baja Montaña. En esta última se llegaron a realizar “hasta tres tratamientos” en algunas variedades de trigo. Además, las lluvias continuadas de primavera aumentaron la presencia de otras enfermedades, como la septoria en trigos y la helmintosporiosis en cebadas. Las temperaturas altas de mayo, por su parte, provocaron una “penalización importante” en el peso de los granos de las variedades más precoces de trigo y la abundante presencia de manchas climáticas de algunas cebadas. En cuanto a plagas, Apesteguía recalcó que fueron las habituales de otros años como zabrus, pulgones y algo más del nematodo de la espiga (Anguina sp) en cebada.

Entra aquí para leer más sobre agroalimentación en Navarra.


To Top