jueves, 21 octubre 2021

La revolución de la jota

El sentimiento no cambia; la jota, sí. Pamplona y Navarra, un año más, no disfrutan de sus fiestas de San Fermín, pero sí se emocionan al son de la mejor música de jotas. Esta es, al menos, la intención de la reconocida cantante Laly Jausoro, que con el objetivo de homenajear “con el mayor de los cariños” al Santo Morenico ha presentado este mes de julio dos nuevas y emotivas jotas 100 % cosecha propia. Escritas y compuestas por ella misma, y con arreglos de Iñaki Ibor. 'En procesión te cantamos' y 'Que pare la procesión' buscan, precisamente, recuperar la alegría para estos tristes días en los que, por segundo año consecutivo, nuestras fiestas siguen suspendidas debido a la pandemia mundial del Covid-19.

Amaia Oyarbide
10 julio, 2021

Laly Jausoro, en el interior de la conocida Capilla de San Fermín.

Basta con escuchar varios de sus acordes para adentrarse en nuestros más bellos recuerdos en blanco y rojo. Porque alejándose de los cánones tradicionales de las composiciones joteras, Jausoro busca innovar y evolucionar con dos canciones que han sido grabadas en formato de máxima calidad en Estudio K Grabación, con arreglos musicales a cargo de Iñaki Ibor. En ellas han participado, además, los siguientes músicos: Rubén Etxeberri (al bombo), Beñat López (platos y caja), Alicia Giner (flauta travesera), Aitor Burguete (clarinete), Iñaki Ramos ‘Kupela’ (clarinete), Iñaki Ibor (trompeta), Ion Osés (trompeta), Julen Leuza (trombón y bombardino), y Txemo Fernández (tuba).

Todo ello acompañado de un elegante y sencillo videoclip, en blanco, rojo y negro, de cuatro minutos y medio de duración. En él, Laly Jausoro (vestida de impoluto blanco y rojo) entona ambas composiciones en la Capilla de San Fermín, y en distintas ubicaciones del Casco Viejo de Pamplona, muchas de ellas pertenecientes al recorrido de la Procesión. Una producción audiovisual que ha contado con la realización de Alex Goñi, y la producción del periodista Alberto Guzmán.

La jotera navarra ha creado los versos inspirada en dos emotivos momenticos de la procesión. Uno dentro, donde se le pide bendición a San Fermín, y el otro en la calle, donde para la procesión y se entonan las joticas. De ahí los títulos de ambas composiciones. De esta manera, Jausoro ha querido resaltar el cariño y devoción que siente el pueblo navarro, y ella misma, hacía el santo: “Es una idea de jota como oración”. El proyecto surgió espontáneamente, “mientras paseaba, el sentimiento de nostalgia, de no poder cantar fue el argumento para crearlas”, confiesa.

Laly Jausoro, en el exterior de la Iglesia de San Lorenzo.

Laly Jausoro, en el exterior de la Iglesia de San Lorenzo.

Transformar la jota tradicional con ritmo innovador ha sido el objetivo de la artista. Proveniente de la jota clásica, ha fusionado una melodía suave con un enclave de acompañamiento novedoso, como el clarinete, la trompeta o la tuba, entre otros, rompiendo así con la clásica guitarra o acordeón. “Quiero hacer algo diferente, más melodioso, más dulce, para llegar a un público más amplio”, afirma Laly haciendo hincapié en la finalidad de que “invite a bailar”.

Y no es la única variación, ya que la autora de la Jota del Chupinazo ha creado un videoclip con ambas obras. “Es el escaparate de esta fusión. La pieza audiovisual ha sido un puntazo que nadie antes había hecho”, concluye. La célebre jotera destapa así un nuevo escenario para los característicos versos navarros. #LosViviremos

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top