domingo, 21 abril 2019

La soledad del director financiero frente a las divisas

El autor expone los motivos por los que, bajo su punto de vista, la empresa debería normalizar el uso de consultores externos para aspectos financieros específicos que pueden reportarle un beneficio añadido a su actividad cotidiana.

Redacción
Pamplona - 15 abril, 2019

jorge-labartaUno de los argumentos más corroborados por los CFOs de algunas medianas empresas que conocemos es su soledad y falta de apoyo en recursos en comparación con sus homólogos de otros departamentos.

Nadie dudaría hoy en día que los responsables de las TIC de las empresas requieren de consultoras externas especializadas, como soporte para dar cobertura a todo lo que una compañía moderna requiere.

También está totalmente normalizado culturalmente el hecho de que los directores de una planta industrial cuenten con apoyo externo para aumentar los controles, mejorar la eficiencia de los procesos, y aplicar todo el expertis que tenga una consultora externa. Y tiene todo el sentido. Una consultora de ingeniería externa puede extrapolar problemáticas y soluciones de todo un bagaje de clientes de diversos sectores de actividad con formas de hacer muy diversas. Las capacidades y conocimiento acumulado son exponenciales.

Los ejemplos por departamentos son innumerables: la estrategia de transformación digital, las campañas de Marketing o el comienzo de las operaciones en otros países son diseñados, implementados y asesorados respectivamente por expertos externos que dan soporte y ayuda al personal de las empresas. Y en ningún caso se trata de infravalorar las capacidades de las plantillas, sino de recurrir a un soporte hiper especializado en actividades que nada tienen que ver con el “core” del negocio, pero que por supuesto les afecta y les influye.

Nuestro planteamiento es que, al igual que el resto de departamentos, el financiero también precisa de consultores externos para tratar temas específicos como la gestión de divisas, por ejemplo

Si uno consulta blogs o artículos de escuelas de negocio relevantes puede llegar a  la conclusión de que las funciones de los CEOs son todas estas: controlar el flujo de efectivo, analizar las nuevas inversiones, llevar el control presupuestario, reporting a la dirección general, relaciones con entidades financieras, accionistas o proveedores, cumplimiento fiscal y mercantil, gestionar el riesgo de crédito de clientes y proveedores, gestionar el riesgo de tipos de interés y tipos de cambio, gestionar los costes de las compras, organizar el departamento de administración y responsabilizarse de una correcta contabilidad financiera. Casi nada…

UNA PROPUESTA LÓGICA

Ante esto, nuestro planteamiento es que al igual que el resto de departamentos se apoyan en consultores externos, y esto está culturalmente normalizado, también se debe “normalizar” el hecho de que los departamentos financieros echen mano de estos.

Por nuestra actividad tenemos claro que un apoyo en la gestión de los riesgos de divisas debería normalizarse culturalmente, puesto que se trata de un área muy específica a nivel técnico y formativo, en la que se requiere una experiencia no sólo en años de cercanía, sino en testeos, sistemas, criterios, proyecciones, etc

Nuestra propuesta es que se valore la coherencia de este argumento, para que los departamentos financieros sean igual de apoyados que sus homólogos.

Jorge Labarta
Socio – Fundador de Quant – Consultora de Divisas

Para acceder a más opiniones de expertos en el mundo empresarial… LEER AQUÍ. 


To Top