domingo, 24 octubre 2021

“La subida de la luz y el gas pone en peligro a empresas agroalimentarias”

La situación "es cuanto menos alarmante", denunció este jueves Alinar, que cifró en un 300 % el aumento de la luz y el gas. Además, la asociación criticó también el incremento en los precios de materiales como la hojalata, el cartón o el plástico, por lo que ciertas partidas han subido entre un 18 % y un 34 %. Un tercer punto de preocupación es el transporte: "Los fletes marítimos alcanzaron este año una subida de entre un 500 % y un 800 %, lo que afecta la exportación y la competitividad internacional".

Redacción
Pamplona - 14 octubre, 2021

El director general de ALINAR, Diego Galilea, considera que la situación puede poner en peligro la viabilidad de las empresas del sector. (Foto: archivo)

La Asociación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, Aragón y La Rioja (Alinar) denunció este jueves “la insostenible situación a la que se están enfrentando las industrias agroalimentarias”. Una situación que comenzó durante la pandemia con el aumento generalizado de los costes de producción y transporte, y que ha alcanzado un punto que califican de “alarmante”, con la subida del precio de la electricidad que se está produciendo a nivel nacional.  

Según informaron desde la asociación, la subida de la electricidad y el gas “agrava la alarmante situación de aumento de costes y es la gota que colma el vaso de un preocupante panorama que las empresas llevan arrastrando meses”. Todas estas subidas, alertan desde la asociación, están poniendo “en serio compromiso” la rentabilidad y competitividad de sus empresas, en un momento de “mucha incertidumbre”. 

Diego Galilea (Alinar): “Varias empresas socias han visto como sus contratos energéticos firmados años atrás están siendo cuestionados, lo que podría tener un gran impacto en su actividad”.

Diego Galilea, director general de Alinar, explicó también que “el precio del gas natural y de la electricidad han incrementado en un 300 %, lo que supone multiplicar los costes energéticos casi por cuatro con respecto al pasado año, lo que está poniendo en peligro la viabilidad de empresas agroalimentarias, dados los estrechos márgenes con los que se opera en el sector”.

Por eso, desde Alinar consideraron que la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 17/2021 hace unas semanas “ha generado nuevas incertidumbres y tensionado todavía más el mercado”. Esta nueva regulación afectaría también a los contratos ya existentes, cerrados con precios fijos de electricidad procedente de energías renovables (PPA). Algo que “atenta contra el principio de seguridad jurídica y discrimina a las empresas que tienen este tipo de contratos firmados con eléctricas españolas, ya que las mismas medidas no se aplican en los países vecinos ni a compañías eléctricas extranjeras”.

Ante esta situación, Galilea añadió que “varias empresas socias de Alinar han visto como sus contratos energéticos firmados para varios años de duración, y que les permiten tener estabilidad de costes energéticos a medio plazo, están siendo cuestionados, lo que podría tener un gran impacto en su actividad”.

PRODUCCIÓN Y TRANSPORTE

Esta subida de los costes energéticos se suma a la que ya estaban arrastrando desde el sector. Tras afrontar la situación provocada por la irrupción del Covid-19, el sector agroalimentario “está absorbiendo unas subidas desproporcionadas y generalizadas en sus costes de producción entre los que figuran la hojalata, el cartón, el plástico, el punto  verde, el aceite, la sal, los fletes marítimos, el transporte…”.

El director general de Alinar concreta varios de estos sobrecostes: “La hojalata (fundamental para las empresas conserveras) ha subido en torno a un 18 % de media, el cartón entre un 18 % y un 25 %, y el plástico se ha encarecido más de un 30 %. Además, los costes del punto verde que pagan los fabricantes para poner el producto en el lineal han subido entre este año y el pasado en torno a un 34 % de media”.

El transporte por carretera se ha visto encarecido por la subida de los carburantes y las dificultades logísticas en el transporte internacional, “afectado además por una gran falta de personal”.

Otro coste que se ha incrementado “de forma exponencial en los últimos meses” es el de los fletes marítimos, que afecta de forma directa a la exportación de productos y a la competitividad del sector en el mercado internacional. “Ha alcanzado este año una subida de entre un 500 % y un 800%”, recalcó Galilea.

Por último, el transporte por carretera también se ha visto encarecido por la subida de los carburantes y las dificultades logísticas en el transporte internacional, “afectado además por una gran falta de personal”. Por eso y a juicio de la asociación, el panorama “es cuanto menos alarmante”: “Nuestras empresas socias se están viendo obligadas a revisar sus precios de venta por no poder absorber los incrementos analizados sin que su actividad se vea comprometida”. 

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top