domingo, 24 enero 2021

La UE financiará el 80 % de un proyecto experimental del SNE

La iniciativa Forlan, liderada por el Departamento de Derechos Sociales, ha sido elegida por la Comisión Europea para desarrollar "nuevos métodos de aprendizaje" que mejoren las competencias básicas de personas adultas. La inversión total para su puesta en marcha asciende a 659.205,60 euros, de los que la UE aportará 527.364 euros y el Gobierno de Navarra, 131.841. Inicialmente, se beneficiarán 200 personas.

Redacción
Pamplona - 14 enero, 2021

Los socios del proyecto. De izda. a dcha. Emilio Lezana (FLC), Miriam Martón (SNE-NL), consejera Maeztu, Tomás Rodríguez (DG Educación) e Ignacio Ugalde (ANEL). (foto: cedida).

El proyecto experimental Forlan, liderado por el Departamento de Derechos Sociales a través del Servicio Navarro de Empleo–Nafar Lansare (SNE-NL), ha sido elegido por la Comisión Europea para diseñar “nuevas estrategias de aprendizaje que mejoren las competencias básicas de personas adultas”. Esta capacitación, también en competencias digitales, les permitirá “acceder a mejores empleos”.

Según informó el Gobierno foral, la puesta en marcha de este programa tiene un coste total de 659.205,6 euros, de los que la Unión Europea (UE) asume el 80 % (527.364 euros) y el Gobierno de Navarra, el restante 20 % (131.841 euros), a través de varias direcciones generales. Entre ellas se encuentran Protección Social, el Observatorio de la Realidad Social, SNE-NL y Educación. Además, son socios el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la Asociación de Empresas de Economía Social (ANEL) y la Fundación Laboral de la Construcción (FLC).

Carmen Maeztu: “Navarra sigue teniendo un alto porcentaje de población trabajadora que tiene comprometido su acceso al empleo”.

España, incluida también Navarra, es uno de los países de la UE que cuenta con un “gran porcentaje” de personas adultas con un nivel bajo en estas áreas básicas de conocimiento: en 2019, el 38,7 % de la población española de entre 25 y 64 años tenía un nivel de estudios de primera etapa de educación secundaria o inferior. En Navarra, era del 29,2 %.

“Aunque en Navarra ha descendido en torno a ocho puntos en la última década, seguimos teniendo un alto porcentaje de población trabajadora que tiene comprometido su acceso al empleo o, en el caso de estar en activo, su desarrollo profesional y su capacidad de adaptarse a un mundo profesional en continuo proceso de cambio, cuestión que también afecta a la competitividad de las empresas”, explicó la consejera Carmen Maeztu en rueda de prensa.

Por eso, el proyecto de innovación de aprendizaje Forlan, financiado por el del Programa Europeo de Empleo e Innovación Social (EaSI) de la Comisión Europea, eje ‘Progress’, experimentará con nuevos contenidos y métodos formativos para reforzar las habilidades de lectoescritura, matemáticas y conocimientos de las herramientas digitales”. El objetivo es “involucrar a estas personas en su proceso formativo, empoderarlas para su acceso y permanencia en el mercado laboral”.

El proyecto se implementará en un grupo de 200 personas adultas, de las que el 55 % serán mujeres y el 20 % migrantes no europeos.

En concreto, en el proyecto se actuará con un grupo de 200 personas adultas, escogidas con un trabajo de detección previa de sus perfiles, entre ellas un 55 % de mujeres y un 20 % de personas migrantes de fuera de la UE. Con este grupo se testarán los nuevos métodos y los apoyos precisos para ajustarse a las necesidades de cada persona. Las entidades empresariales contribuirán a validar las propuestas.

Las personas de este grupo provendrán de dos ámbitos: por un lado, en los servicios públicos de empleo y de servicios sociales se escogerán personas desempleadas de larga duración con baja cualificación en programas de ingresos mínimos, con itinerarios o acciones de inclusión o empleo activo; o personas con empleos temporales o precarios, que “entran y salen del mercado laboral y que, frecuentemente, complementan sus salarios con el programa de renta mínima de Navarra”.

Por otra parte, la iniciativa se implementará en el ámbito de las empresas de servicios, construcción e industriales de la mano de ANEL y la FLC, para que personas trabajadoras con empleos temporales y precarios en estas empresas y el resto de la plantilla mejoren competencias digitales. “Esto contribuirá a su propio desarrollo profesional y a la competitividad de la empresa”, recalcó Maeztu.

Finalmente, las acciones del proyecto culminarán en la redacción de varios informes: de evaluación del propio proyecto, de transferibilidad a otras comunidades autónomas y de propuestas políticas para trazar un plan de mejora de las competencias básicas para personas adultas en Navarra.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top