domingo, 29 noviembre 2020

La uva se desploma hasta quedarse sin precio

La caída de los precios es tal que la mayoría de los viticultores, según explican desde UAGN a NavarraCapital.es, está entregando la uva sin saber cuánto dinero percibirán por ella. Todo apunta a que la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria suspenderá su primera prueba de fuego, ya que los productores posiblemente no cubran ni los costes de producción, precisan en UCAN.

Yosune Villanueva
Pamplona - 20 octubre, 2020

Navarra ha recogido ya el 80 % de su vendimia, casi 63 millones de kilos de los 75 previstos. (Foto: archivo)

Este fatídico 2020 sigue acumulando malas noticias para la economía. Y esta vez le toca al sector agroalimentario. Concretamente a la uva, cuyo precio está por los suelos. Tanto es así que la mayoría de los viticultores navarros, según explican desde los principales sindicatos agrarios a NavarraCapital.es, están entregando su uva sin firmar un contrato en el que aparezca reflejado lo que van a percibir por ella. Un problema que no debería darse, subrayan desde la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) y la Unión de Cooperativas Agroalimentarias de Navarra (UCAN). 

“De acuerdo a la Ley de la Cadena Alimentaria, firmada por el Consejo de Ministros este mismo año, no puede haber entregas sin contrato”, recuerdan. Pero la realidad, observa con preocupación Félix Bariáin, presidente de UAGN, está siendo otra: “Los productores de uva están firmando pocos contratos y se está aprovechando el Covid-19 para bajar los precios”.

UCAN y UAGN: “De acuerdo a la Ley de Cadena Alimentaria, firmada por el Consejo de Ministros este mismo año, no puede haber entregas sin contrato”.

No obstante, Bariáin entiende que 2020 es un año tremendamente difícil: “Todos somos conscientes de que esta situación que estamos viviendo con la pandemia es dura”.

Y aunque ve lógico por tanto que se puedan producir ajustes en los precios, recalca lo que marca la normativa vigente: “La ley dice que no hay que comprar por debajo de los costes de producción y ni eso se está cumpliendo”. Ante esta tesitura, el presidente de UAGN lanza una pregunta al aire. “¿Esos mismos compradores dejan de pagar a sus otros proveedores, como los fabricantes de cajas o corchos, igual que sucede con los productores del campo?”.

A su juicio, el agricultor, que a menudo no se atreve a denunciar, se encuentra en una situación de indefensión. Porque teme que, si da un paso al frente, al año siguiente no podrá vender su producto: “Hay un organismo, la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), en el que las denuncias son anónimas. Y debería utilizarse”.

Félix Bariáin: “La ley que dice que no hay que comprar por debajo de los costes de producción y ni eso se está cumpliendo”.

Entre los productores de uva, hay tres realidades en Navarra: sus 85 bodegas, que suponen el 55 % de la producción; los 2.000 viticultores asociados a cooperativas, que alcanzan el 45 %; y una cantidad no concretada de productores que están en el mercado libre y a quienes se les incluye en el porcentaje de las bodegas, porque es en ellas donde mayoritariamente venden su producto. Estos agricultores son quienes, siempre conforme al testimonio de los sindicatos, están sufriendo principalmente la problemática.

Miguel Bujanda, vocal de UCAN para el sector y representante del colectivo en el Consejo Regulador, especifica las particularidades de las cooperativas en este sentido. Su propia legislación establece que “la relación entre el socio y su cooperativa es de carácter mutualista y no mercantil, es decir, cuando el socio entrega su producto a la cooperativa no hay una venta, sino una puesta a disposición para su posterior transformación y comercialización”. Por eso, matiza que los cooperativistas no están padeciendo esa falta de contratos, aunque sí sufrirán una importante bajada de los precios por la crisis actual. De hecho, Bujanda cree que la mayoría no cubrirá los gastos de producción.

UN AÑO ESPECIALMENTE DURO

“El vino no es un producto de primera necesidad y está viviendo un año complicado”, esgrime la jefa de sección de Viticultura y Enología de EVENA, Ana Sagüés, quien apunta que hasta hace pocas semanas los agentes del sector aún confiaban en una remontada con la próxima llegada de la Navidad. “Pero con la segunda oleada de la pandemia, la situación es más pesimista y no vemos la luz al final del túnel”, admite apesadumbrada. Curiosamente, el consumo del vino no se asocia tanto al ámbito social y de ocio en otros países, donde se bebe mucho más en los hogares. De ahí que las bodegas con clientes en el exterior hayan mantenido las exportaciones, detalla David Palacios, presidente de la DO Navarra.

Ana Sagüés (EVENA): “Con la segunda oleada de la pandemia, la situación es más pesimista para el sector y no vemos la luz al final del túnel”.

La drástica reducción de la actividad en el canal HORECA, el turismo y la hostelería está afectando en gran medida al mundo del vino. Es más, la vendimia de este año puede ser especialmente ruinosa o, incluso, la peor que se recuerda a nivel económico, aunque la uva está siendo “de buena calidad”. El pasado 1 de julio, ya se habían recogido 62,9 millones de kilos de los 75 previstos.

Con estos datos y en un año normal, lo lógico sería que los viticultores obtuvieran un buen precio por la uva. Pero como apuntaba hace unos días Ángel Villafranca, presidente de las Cooperativas Agroalimentarias de España (CAE) y de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), “los precios se hunden cuando se produce un excedente coyuntural importante y esto solo puede corregirse reduciendo la oferta, retirando producto”. En Navarra, únicamente dieciséis productores se acogieron a la vendimia en verde, por lo que existe un gran excedente y, aunque de momento no haya un precio marcado, se espera que este sea muy bajo.

Legalmente, “cada año debería establecerse un precio que cubriera los costes de producción y que dejara una ganancia al viticultor”, insiste Bariáin. De hecho, dos productores navarros consultados por este medio, y que prefieren permanecer en el anonimato, constatan los graves problemas existentes en estos momentos. Uno de ellos es una bodega, a la que le sobraron más de 80.000 kilos de uva y los vendió a otra, pero sin firmar un precio. El segundo es un productor libre, que ha vendido a la bodega habitual con la que trabaja cada año, pero tampoco ha firmado un acuerdo por ahora…

Ángel Villafranca (CAE): “Cuando se produce un excedente coyuntural importante, los precios se hunden”.

Según el ‘Estudio de costes de producción de uva para la elaboración de vinos en España’, elaborado por la Universidad Politécnica de Valencia para la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), el coste medio de producción se cifra en 50 céntimos por kilo de uva, aunque asciende a 60 en Navarra y La Rioja. Pero, este año, la rentabilidad está en el aire…

LOS OBJETIVOS DE LA LEY DE LA CADENA ALIMENTARIA

La Ley de la Cadena Alimentaria, modificada por el Consejo de Ministros este mismo año, señala tres elementos básicos a los que el Gobierno buscaba dar solución: el desequilibrio entre los distintos elementos de la cadena, la falta de transparencia en la formación de precios y la debilidad de agricultores y ganaderos de cara a su capacidad de negociación con los demás eslabones. Lamentablemente, según apuntan los sindicatos del sector, la primera prueba de fuego de los cambios normativos introducidos para garantizar precios más justos puede terminar en fracaso.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario en Navarra.


To Top