martes, 23 julio 2024

Laboral Kutxa augura que Navarra crecerá un 1,4 % en 2024

Durante la presentación del informe 'Perspectivas Económicas 2024', la entidad financiera añadió que la Comunidad foral finalizará 2023 con un crecimiento del 1,7 %, dos décimas más de lo previsto en octubre. Para el conjunto de España, vaticinó una revalorización del PIB del 2,4 % en 2023 y del 1,5 % el año que viene.


Pamplona - 19 diciembre, 2023 - 14:07

Desde Laboral Kutxa auguraron "una cierta ralentización" en el crecimiento económico de cara a 2024". (Fotos: cedidas)

«El efecto de las subidas de tipos se dejará notar, por lo que esperamos una cierta ralentización en el crecimiento de cara a 2024». Así lo apuntó este martes Ibon Urgoiti, director del Área de Desarrollo de Negocio en Laboral Kutxa, durante la presentación del informe ‘Perspectivas Económicas 2024′, elaborado por la entidad financiera.

Desde Laboral Kutxa consideraron que los acontecimientos de carácter geopolítico (guerras en Ucrania y Oriente Medio), así como la lucha contra la inflación, están marcando la agenda global. No obstante, en medio de ese escenario, desde la banca cooperativa apuntaron que la Comunidad foral finalizará este año con un crecimiento del 1,7 % (dos décimas más de lo previsto en octubre) y el próximo, con un 1,4 %. Una rebaja que achacaron, en gran medida, «al importante peso específico» del sector industrial en la región.

Para España, auguraron una revalorización del 2,4 % en 2023 (cuatro décimas más que en octubre) y del 1,5 % el año que viene. Dichas previsiones, además, «irán acompañadas de leves correcciones a la baja en las tasas de paro (del 1,1 % a nivel estatal y del 1 % en Navarra)», según Urgoiti. «En cualquier caso, hay que señalar que los registros son notables y deben ser considerados como buenos en un entorno que no está exento de dificultades», añadió.

Ibon Urgoiti: «Los registros previstos para Navarra y España deben ser considerados como buenos en un entorno que no está exento de dificultades»

Siguiendo esa misma línea, Joseba Madariaga, director de Estudios de Laboral Kutxa y autor del citado estudio, advirtió de que sus proyecciones «pueden sufrir modificaciones significativas» por «cambios imprevistos» dentro de una situación de «elevada incertidumbre«. «No debemos obviar que los ajustes monetarios que se están produciendo en los países desarrollados han finalizado normalmente en recesión, aunque no se prevé que esta sea significativa», explicó.

Asimismo, Madariaga señaló que sus expectativas pasan por un mercado laboral «estable». También por que el consumo se mantenga como motor de crecimiento «en la medida que los salarios comienzan a superar el crecimiento de los precios». Y junto a estos dos vectores, se mostró confiado de que los servicios continúen en su actual dinámica positiva, «a la espera de que se materialice la mejoría del sector industrial tras apreciarse, los últimos meses, algunos datos positivos».

CRECIMIENTO, PARO E INFLACIÓN

Previamente, el director de Estudios de Laboral Kutxa realizó un breve análisis de la situación económica a nivel global ahora que está a punto de cerrarse el ejercicio 2023. En cuanto a crecimiento, «mientras Europa se mantiene en tasas casi planas o próximas al 0 %, Estados Unidos ha mantenido un ritmo trimestral elevado». Como muestra de esto último, mencionó la diferente evolución que están siguiendo los Índices de Producción Manufactureros (PMI), que en el caso americano están en clara zona de expansión (por encima de 50) frente a una Eurozona que no alcanza ese nivel. Por ello, según este experto, dichos números «anticipan una fase de estancamiento» para el Viejo Continente.

Algo similar se puede decir del desempleo, con unos mercados laborales en Francia y Alemania que siguen estables e, «incluso, presentan pequeños aumentos» frente a Estados Unidos, donde la tasa de paro ha aumentado tres décimas desde el inicio del año «a pesar del dinamismo económico que vive el país». De ahí que, en todas las regiones, la creación de empleo sigue constante, «aunque no es muy elevada».

Y en cuanto a la inflación, resaltó cómo se ha ido ralentizando a lo largo del 2023 «pese a que se encuentra lejos del objetivo del 2 % marcado por los bancos centrales». Aun así, esa caída ha traído consigo un cambio en el incremento experimentado en el precio del dinero. «Parece que la escalada de tipo de interés ha llegado a su fin», comentó.

En esa misma línea, el Euribor a doce meses ha comenzado a descender por lo que, bajo su punto de vista, esta nueva tendencia podría llevar a «posibles caídas de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo en la segunda mitad del año». Una medida condicionada, eso sí, a la evolución del mercado laboral: «Ahí, la evolución de los salarios va a jugar un papel clave, ya que un deterioro significativo de las cifras de paro aceleraría la caída de los crecimientos salariales y la inflación. En cambio, la fortaleza del mercado laboral podría retrasar la corrección de la inflación y las bajadas de tipos».

ESPAÑA Y NAVARRA

Por lo que respecta a la situación en la que queda España al cierre de 2023, el director de Estudios de Laboral Kutxa se refirió a la debilidad que atraviesan la inversión y las exportaciones «por su vinculación al sector industrial y de la construcción». «A pesar de ello, el consumo y el sector servicios «han mantenido el crecimiento, aunque este se ha ido atenuando trimestre a trimestre».

De izquierda a derecha, Cortajarena, Urgoiti y Madariaga, en el Hotel Tres Reyes de Pamplona.

De izquierda a derecha, Javier Cortajarena, Ibon Urgoiti y Joseba Madariaga, en el Hotel Tres Reyes de Pamplona.

En ese sentido, la falta de vigor del sector manufacturero contrasta con la fortaleza de un mercado laboral que, según Madariaga, «presenta tasas de desempleo no vistas desde antes de la gran crisis financiera». Su análisis incluyó, por otro lado, otra referencia a la inflación. «Aquí se observa una disminución del 6 al 3,5 % en el IPC, sobre todo en los bienes, frente a la persistencia que muestran los servicios y que lleva a unos precios subyacentes inaceptables para el BCE», remarcó.

Por último, Navarra ha experimentado una desaceleración paulatina de su PIB equiparable al comportamiento negativo que ha seguido su sector industrial y del que solo pueden salvarse las actividades vinculadas al agroalimentario y el material de transporte. «Las exportaciones, por su parte, muestran debilidad con una caída del 4,2 % en un año que se puede asociar al declive de un mercado europeo que ha disminuido en ese mismo período de tiempo en un 3,8 %», detalló Madariaga.

Sin embargo, el empleo muestra un desempeño positivo, con tasas de crecimiento anuales del 2 % en afiliados y una caída del 4,2 % en el paro registrado en el cuatro trimestre. Un dinamismo que comparte con los servicios, «aunque se nota un cierto agotamiento en las cifras relacionadas con el turismo y la ocupación del sector», finalizó el director de Estudios de Laboral Kutxa.


To Top