martes, 16 abril 2024

Las empresas de inserción y centros especiales emplean a casi 2.200 personas

El informe del retorno social de la inversión de la reserva de contratos, presentado este viernes, arroja que cada euro invertido por el Gobierno de Navarra para pagar este tipo de contratos tiene un retorno de 1,17 euros. Esta cifra, a su vez, llega a los 2,73 euros "cuando se incluyen el resto de agentes".


Pamplona - 11 noviembre, 2022 - 13:35

En 2021, el Ejecutivo foral destinó 2,6 millones para la reserva de estos contratos. (Foto: cedida).

Cada euro invertido por el Gobierno de Navarra para pagar contratos prestados por Centros Especiales de Empleo (CEE) y Empresas de Inserción Social (EIS) tiene un retorno de 2,73 euros. Así se refleja en el informe del retorno social de la inversión de la reserva de contratos, presentado este viernes durante la jornada ‘La reserva de contratos como estrategia social en Navarra’. La cita también sirvió para informar sobre el incremento «de hasta un 24 % del presupuesto destinado a esta materia en por los diferentes departamentos en 2021».

En total, el Gobierno de Navarra destinó a la reserva de contratos para CEE y EIS 2.681.533 euros, un 93,4 % más que en 2015. Este monto permitió la contratación de un total de 864 servicios, según señaló la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, en la inauguración de la jornada celebrada en Civican.

El encuentro, en el que también participó la directora gerente del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL), Miriam Martón, abordó temas como el contexto social e institucional de la reserva de contratos y su retorno en Navarra o los aprendizajes y los retos para el futuro en torno a esta materia. Asimismo, también se compartieron experiencias en torno a la contratación reservada a los CEE y EIS.

Miriam Martón (SNE-NL): «Seguimos trabajando para que estas entidades crezcan en número y puedan seguir creando empleo».

«Desde el Gobierno de Navarra tenemos el convencimiento de que el acceso al mercado laboral de personas con discapacidad o en situación de exclusión social es un paso imprescindible para alcanzar una cohesión social real», subrayó la consejera Maeztu, para quien los contratos reservados «contribuyen a mejorar la vida de muchas personas con dificultades, a través de un empleo digno».

Por su parte, Martón apuntó que, actualmente, son «casi 2.200» las personas contratadas en las 36 Empresas de Inserción Social y Centros Especiales de Empleo en Navarra, un número «que ha crecido de manera importante en los últimos años». «Desde el SNE-NL seguimos trabajando para que estas entidades crezcan en número y puedan seguir creando empleo entre los colectivos más vulnerables y con mayores dificultades para acceder o mantenerse en el mercado laboral», destacó.

RETORNO SOCIAL DE LA INVERSIÓN

La directora del Servicio de Fomento del Empleo y Servicios a Empresas del SNE-NL, Eva Ontoria, fue la encargada de presentar el informe del Retorno Social de la inversión de la Reserva de Contratos, que muestra «cómo la reserva de contratos se justifica por sí misma, ya que por cada euro destinado el retorno es de 1,17 euros, alcanzando los 2,73 euros cuando se incluyen el resto de agentes».

Por otro lado, Ontoria destacó que la reserva de contratos «favorece el desarrollo personal y profesional, y contribuye a la inclusión de las personas con discapacidad y de las que se encuentran en situación o riesgo de exclusión«. Asimismo, este impacto «tiene un efecto positivo en las familias, que revierte en el bienestar de dichas personas, así como en las relaciones dentro de la estructura familiar».

Carmen Maeztu (Gobierno de Navarra): «Los contratos reservados contribuyen a mejorar la vida de muchas personas con dificultades, a través de un empleo digno».

De igual manera, el informe «pone de manifiesto que los CEE y EIS generan un empleo estable y de calidad para profesionales, tanto de apoyo como de otras especialidades, y se producen otros impactos relacionados con la satisfacción laboral y la ruptura de estereotipos».

Por último, Ontoria afirmó que, a través de la reserva de contratos, las administraciones públicas «consiguen incidir en la sociedad, con una actuación económicamente sostenible, contribuyendo a un impacto que se ramifica socialmente, paliando la discriminación y la exclusión social, así como generando una mayor disponibilidad presupuestaria para el desarrollo de otras actuaciones públicas».

LOS SERVICIOS MÁS PRESTADOS

Del total de los servicios contratados por el Gobierno de Navarra, 431 fueron prestados por CEE y 433 por EIS. De estos, el 51,9 % fueron de jardinería y el 19,3 %, de transporte y logística. Otros contratos reservados fueron destinados a ofrecer servicios de lavandería (7,6 %), limpieza y mantenimiento (5,2 %) o imprenta y copistería (3,8 %).

Del conjunto de la contratación, el 28,2 % de contratos en reserva se prestaron al Departamento de Derechos Sociales (0,64 puntos porcentuales más que el año anterior), mientras el 27,5 % se prestaron al Departamento de Educación. En total, el crecimiento de la tasa general de contratos reservados por parte del Gobierno de Navarra evolucionó del 1,2 % en 2020 al 1,38 % en 2021.

Durante el pasado ejercicio, el Gobierno de Navarra financió -a través de las diferentes convocatorias de subvención- a los CEE con 14.682.330 euros y a las EIS con 3.176.586 euros. Las cifras suponen un gasto total de 17,8 millones de euros, un 25 % más respecto a 2020 y un 22 % más respecto a 2019.

«Todavía nos queda un largo trecho hasta alcanzar la media del 6 % de reserva de contratos que establece la Ley Foral de Contratos para todas las instituciones públicas de Navarra», admitió Maeztu. «Lo importante es no perder de vista esta meta” y que «poco a poco se van tomando medidas para avanzar hacia ella», concluyó la consejera.

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra. 


To Top