domingo, 16 junio 2024

Las empresas navarras de inserción ya facturan 9 millones al año

El año pasado, dieron empleo a 342 personas en la Comunidad foral, el 66 % personas de ellas en inserción. Y, actualmente, la región cuenta con dieciocho compañías de este tipo. Estos son algunos de los datos que se presentaron este miércoles en Civican durante la celebración del Día de las Empresas de Inserción.


Pamplona - 25 octubre, 2023 - 15:04

El Día de las Empresas de Inserción se celebró este miércoles en la sede de Civican. (Foto: cedida)

Navarra es una de las primeras regiones del Estado en cuanto a número de empresas de inserción por habitante. Con una facturación de 9 millones de euros en 2022, dieron empleo el pasado año a 342 personas, el 66 % personas de ellas en inserción. Actualmente, la comunidad cuenta con dieciocho compañías de este tipo.

Este modelo empresarial de Economía Social emplea a personas en exclusión o en riesgo de exclusión por periodos de entre seis meses y tres años «con el objetivo de dotarles de las herramientas laborales y sociales necesarias para que puedan integrarse en la sociedad y llevar una vida normalizada y autónoma». Durante este periodo, la persona recibe un acompañamiento integral: laboral, social y formativo. Así, el 64,6% de las personas que han pasado por este recorrido pueden incorporarse al mercado laboral normalizado.

Estos son algunos de los datos que se presentaron este miércoles en Civican durante la celebración del Día de las Empresas de Inserción, un evento que reunió a cerca de ochenta personas e instituciones entre los que se encontraban la consejera de Derechos Sociales, Economía Social y Empleo, Carmen Maeztu; la directora gerente del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL), Miriam Martón; el director general de Economía Social y Trabajo, Iñaki Mendióroz; y el director del Servicio de Empleo, Javier Zubicoa.

Además, en la jornada se presentó el corto documental ‘Visibles / Ikusgai’, promovido por la Asociación Navarra de Empresas de Inserción (Eina) y producido por Aloa Comunicación, que mediante el testimonio de cuatro protagonistas muestra «el determinante papel que la reinserción social y laboral juega en normalización de la vida de personas que han pasado por situaciones de exclusión».

UN MODELO EMPRESARIAL COMPETITIVO

Tan solo un 5 % de las personas que entraron en las empresas de inserción abandonaron el itinerario durante el primer año. Este es un dato «muy significativo», que refleja «la importante labor que se realiza durante el proceso de selección para acoger a personas motivadas y decididas a emprender ese cambo en su vida». Tal y como quedó patente en la jornada, es fundamental que las personas lleguen a la empresa de inserción en el momento adecuado «para que puedan aprovechar la oportunidad y el apoyo que supone, no se frustren y descarten una vía que, más adelante, les puede servir de puente hacia el mercado laboral normalizado».

«Las empresas de inserción somos el puente para que personas que quieren salir de determinadas situaciones complejas, puedan acceder a una vida normalizada. Pero es que además somos empresas muy competitivas, con unos estándares de calidad muy exigentes», destacó Consuelo Corella, secretaria técnica de Eina. «Con estas credenciales, nos hemos ganado la confianza del sector privado, que ya supone cerca del 60 % de nuestra clientela», agregó para recordar acto seguido cómo el Gobierno de Navarra contempló en la Ley de Contratos Públicos la llamada “Reserva de Contratos”. Esta establece que al menos el 6 % del total de contratos públicos adjudicados en el año anterior deben calificarse como reservados por todas las administraciones públicas forales sin excepción, y que solo pueden acceder a ellos las empresas de inserción y los centros especiales de empleo sin ánimo de lucro o de iniciativa social por ser entidades de carácter social.

Por su parte, Ainhoa Zabalza, presidenta de Eina, resaltó que la Asociación Navarra de Empresas de Inserción ha consolidado en el último año su crecimiento «no solo en número de empresas», sino también «en su presencia institucional y social, favoreciendo la fortaleza e influencia de este modelo empresarial en la economía de Navarra».

EMPLEO QUE REVIERTE EN LA SOCIEDAD

Una de las ideas que más se repitió durante la jornada fue que las empresas de inserción tienen gran repercusión económica sobre las personas en particular y sobre la sociedad en general. El 60 % de las personas que entraron en una compañía de este tipo en 2022 recibía previamente la Renta Básica. Tras su incorporación, según indicó Eina, «dejan de recibir total o parcialmente esas ayudas públicas dependiendo de su jornada y situación familiar y pasan a percibir una nómina por su trabajo». Además, cada empresa de inserción aporta una media de 6.352 euros por persona a la Hacienda Foral de Navarra y la Seguridad Social.

Las empresas de inserción «como oportunidad de empleo en el medio rural» el segundo gran tema sobre el que giró el encuentro. «Si bien es cierto que nueve de estas empresas se localizan en Pamplona y su Comarca, se está avanzando con fuerza para consolidar este modelo en el resto del territorio foral», indicaron desde la asociación. Así, la Ribera, Tierra Estella, el noroeste y el Pirineo ya cuentan con empresas de este tipo y «se está trabajando para llegar a otros territorios donde aún no se tiene presencia».


To Top