viernes, 28 enero 2022

Las empresas necesitan resetearse para ser sostenibles

La autora se hace eco de las palabras de Paul Polman, exCEO de Unilever, quien en el XXIV Congreso Nacional de Empresa Familiar afirmó que "vivir solo para los beneficios está destrozando nuestras organizaciones". A partir de ese diagnóstico, reivindica el papel que la Innovación Social puede desempeñar a la hora de transformar las empresas para que sean realmente sostenibles. El propósito, en este sentido, juega un papel estratégico.

Redacción
Pamplona - 2 noviembre, 2021

María Eugenia Clouet.

Nos despedimos en julio con una tribuna en la que anunciamos que nos tomaríamos unos meses para iniciar un período de escucha, recoger inquietudes e intereses de nuestros queridos lectores y, principalmente, para profundizar en cómo es la implantación de la Innovación Social (IS) en el día a día de las empresas. Hoy estamos de vuelta y con una agenda de temas más amplia para que sigamos reflexionando juntos.

“Vivir solo para los beneficios está destrozando nuestras organizaciones”. Esa fue una de las frases más contundentes que dejó Paul Polman, exCEO de Unilever y cofundador y ‘chair’ de Imagine, en el XXIV Congreso Nacional de Empresa Familiar, que se ha celebrado en Navarra.

Esta frase me hizo pensar en dos ideas que quisiera compartir hoy con ustedes. La primera tiene que ver con la necesidad de repensar y comprender a la empresa no sólo como un agente económico, sino como un agente social. La segunda, en ver la IS como una alternativa viable para dinamizar en las compañías cambios en su manera de operar, que les permitan ser más sostenibles y, así, ser reconocidas en la sociedad como el actor clave que son.

Sobre la primera idea, creo que el contexto de incertidumbre y complejidad en el que vivimos nos invita, sin lugar a dudas, a concebir la empresa en su totalidad como un agente social y no desde la lógica meramente económica. Porque esta interpretación dificulta que se comprenda la naturaleza que tiene conforme al lugar y la responsabilidad que ocupa en la sociedad.

“La Innovación Social es, en muchas ocasiones, la punta de lanza para redefinir ese propósito y establecer claramente cuál es la contribución que la empresa hace a la sociedad”.

En cambio, desde una mirada humanista, tal y como la que plantea el filósofo Álvaro Abellán-García Barrio (2019), la empresa es un “recurso” de las personas para su propio desarrollo y el de su vida social. Así, puede comprenderse a las compañías como instituciones importantes para cualquier sociedad, no solo por su capacidad para producir bienes y servicios que satisfacen necesidades, sino también por el valor social que originan.

Porque las empresas en sí mismas también tienen la posibilidad de humanizar y de enseñar valores a todas las personas y agentes que se relacionan con su actividad.

Todas las empresas nacen con una misión, con un propósito que se pretende realizar. Y, hoy más que nunca, necesitamos compañías con propósito orientadas a la creación de sentido más que a obtener una ganancia inmediata. Lo que me da pie para pasar a la segunda idea y es que las empresas, para ser sostenibles, necesitan resetearse. Dicho de otro modo, para ser sostenibles deben empezar por transformarse ellas mismas. En este proceso de transformación o reinversión empresarial, la IS tiene mucho para aportar. Porque es, en muchas ocasiones, la punta de lanza para redefinir ese propósito y establecer claramente cuál es la contribución que la empresa hace a la sociedad. De esta manera, las empresas pueden identificar más rápido los desafíos actuales, responder y gestionar los problemas de manera más eficiente.

En mi opinión, al implantar un propósito social y canalizar recursos para el desarrollo de innovaciones orientadas a la sostenibilidad con la participación de los distintos agentes (internos y externos), se puede ayudar no sólo a resolver problemas sociales, sino a crear valor compartido. Asimismo, si la IS es una parte central o se encuentra en el ADN del negocio, permite que tanto empleados como sus stakeholders vean la consistencia entre lo que la empresa dice y hace, dejando claro que existe un verdadero compromiso con fines sociales y ambientales.

María Eugenia Clouet
Cultura Organizacional para la Innovación Social

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top