lunes, 29 noviembre 2021

Las explotaciones agrarias del Pirineo se reducen un 23 % desde 2013

Bajo el título ‘El relevo generacional. Un reto y una apuesta necesaria para los territorios’, el Ejecutivo foral e INTIA organizaron una jornada 'online', en la que se abordaron los problemas de la región pirenaica en este ámbito.

Redacción
Pamplona - 25 noviembre, 2020

El cultivo de patata ecológica es una de las últimas apuestas del Gobierno foral en el Pirineo. (Foto: archivo)

El Gobierno de Navarra organizó este martes, junto a la sociedad pública INTIA, una jornada informativa que abordó el problema del relevo generacional en el sector primario de la zona pirenaica. Bajo el título ‘El relevo generacional. Un reto y una apuesta necesaria para los territorios’, la jornada se desarrolló de forma íntegra en formato online, debido a la situación provocada por la crisis sanitaria del Covid-19, y contó con la participación de medio centenar de personas entre productores, entidades locales y profesionales del sector.

El encuentro se enmarcó dentro de las acciones que ha puesto en marcha el Plan del Pirineo, coordinado e impulsado por la Dirección General de Proyectos Estratégicos. Este proyecto busca, en colaboración con agentes y entidades del propio territorio, “dinamizar el desarrollo de una zona que presenta problemas como escasez y envejecimiento poblacional, disminución de servicios básicos e infraestructuras o la falta del mencionado relevo generacional”.

Según datos del Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra del año 2019, en el Pirineo existen aproximadamente 440 explotaciones agrarias, lo que supone el 3 % del total de las de Navarra. Desde el año 2013 hasta la actualidad, el número de estas explotaciones ha ido cayendo “de forma constante“, hasta reducirse en un 23%.

ESCASEZ DE JÓVENES

Valcarlos, Aezkoa y Roncal son los lugares donde este descenso se ha sentido de forma más acusada. Además, un 89 % de estas explotaciones son gestionadas por personas físicas, que en el 50 % de los casos son mayores de 58 años. Únicamente el 8 % de los titulares físicos de explotaciones son personas menores de 41 años, “lo que demuestra el peligro en el que se encuentra el futuro del sector”, señaló el Gobierno foral.

Solo el 8 % de los titulares físicos de explotaciones en esta zona son personas menores de 41 años, “lo que demuestra el peligro en el que se encuentra el futuro del sector”.

La jornada analizó ese proceso, intentando entender las causas de la falta de relevo, a la vez que se propusieron algunas claves para el cambio. La apertura corrió a cargo de Joseba Martínez, en representación de la Mesa del Pirineo; Natalia Bellostas, directora gerente de la sociedad pública INTIA; y Rubén Goñi, director general de Proyectos Estratégicos, quien señaló la importancia de “impulsar y apoyar entre todos el relevo generacional en un sector que tiene un carácter estratégico”.

La ponencia principal corrió a cargo de Zoe Brent, investigadora de Transnational Institute y experta en cuestiones relacionadas con soberanía alimentaria y políticas en materia de alimentos, tierras y aguas. Brent hizo hincapié en la necesidad de un cambio en el modelo de explotación, hacia unidades de producción más pequeñas, pero también más sostenibles, incidiendo en la importancia para las nuevas generaciones de acceso a la tierra, la participación de la mujer en el sector o el papel que puede jugar la población inmigrante en su recuperación.

EXPERIENCIAS PRÁCTICAS

Durante la jornada se mostraron diversas experiencias innovadoras llevadas a cabo en diferentes lugares para intentar favorecer el relevo generacional en el sector. Así, Neus Monllor habló de la Red de Espacios Test Agrarios, en una experiencia que ya se ha puesto en práctica en Francia y que lleva dos años desarrollándose a nivel estatal. Los espacios test son un lugar de experimentación en el que los jóvenes pueden “simular” la puesta en marcha de su negocio en el sector primario, “sin afrontar muchos de los riesgos que conlleva el iniciarse de forma efectiva”. Kattalin Sainte-Marie mostró la iniciativa Trebatu, en el País Vasco Francés, que trabaja desde hace cuatro años con este tipo de espacios test y que ya está consiguiendo resultados positivos.

Por otra parte, Nadia López contó su experiencia dentro de la Asociación Basortu Elkartea, de Zeberio (Vizcaya), creada para facilitar la incorporación de los jóvenes a la agricultura, así como el trabajo que realizan dentro de la conservera colectiva Maskilu. Por último, Marijo Imaz, del Ayuntamiento de Orduña (Vizcaya), presentó ‘Ekoizpen Orduña’, un servicio para el desarrollo agroecológico que cuenta con iniciativas para fomentar el consumo de producto local y el apoyo a la transición ecológica de sus explotaciones.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top