viernes, 23 febrero 2024

Las obras del carril bici que unirá Pamplona y Burlada por Beloso comenzarán este año

El nuevo trazado peatonal y ciclista cuenta con una inversión total de 4,7 millones de euros, financiados a través de los fondos Next Generation EU. El proyecto, que se licitará próximamente, conectará el parque de la Media Luna con la calle Bizkarmendia de Burlada.


Pamplona - 3 abril, 2023 - 13:23

El proyecto, que fue presentado este lunes, cuenta con un presupuesto de 4,7 millones. (Foto: cedida)

Las obras del carril peatonal y ciclable que conectará Pamplona y Burlada a través de la cuesta de Beloso comenzarán este año con una inversión de 4.744.312,38 euros, financiados a cargo de fondos europeos Next Generation EU. El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso; el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; la directora general de Transportes y Movilidad Sostenible, Berta Miranda; y la alcaldesa del Ayuntamiento de Burlada, Ana Góngora, rubricaron este lunes el convenio de colaboración para la realización de los trabajos.

En virtud de dicho convenio, el Departamento de Cohesión Territorial destinará 4.082.327,83 euros, además de los 80.539,60 euros invertidos en la redacción del proyecto. Por su parte, el Ayuntamiento de Pamplona asumirá 824.239,42 euros y el de Burlada 27.546,50 euros en concepto de IVA para la ejecución y dirección de las obras. El Ayuntamiento de Pamplona se encarga de la licitación, adjudicación y ejecución de los trabajos.

El proyecto, que se licitará próximamente, incluye un carril bici segregado de la calzada bidireccional, en la margen derecha de la cuesta de Beloso, si se toma el sentido de circulación desde Burlada a Pamplona. Este carril conecta el parque de la Media Luna de Pamplona con la calle Bizkarmendia de Burlada, donde existe la conexión peatonal y ciclista con el Parque Fluvial de la Comarca de Pamplona.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

La sección de la vía se amplía en 2,10 metros a través de la creación de un voladizo sobre el actual muro de contención del talud, que permite una sección de 3,60 metros de acera peatonal y 2,70 metros de carril bici, separado un metro tanto de la plataforma peatonal como del carril motorizado.

En la banda de separación entre peatones y ciclistas, según detalló el Consistorio pamplonés, «se alternarán grandes alcorques que incorporan el arbolado y especies arbustivas diversas y bandas de baldosas podotáctiles, así como algunos bancos de descanso a lo largo de todo el recorrido». La separación con los vehículos a motor incluirá el alumbrado público, y en el tramo del tablero del puente y rotonda de Burlada una barrera física de acero similar a la que se ha colocado ya en el carril bici de la Cuesta de Labrit.

La actuación amplía el espacio disponible para el tránsito peatonal y lo separa de la circulación de las bicicletas, «lo que redunda en mayor seguridad y comodidad para los usuarios»: «No se reduce el número de carriles de circulación de vehículos, aunque sí se reduce la mediana y el ancho de los carriles motorizados para calmar el tráfico en un tramo en el que actualmente ya se controla la velocidad por radar».

El nuevo trazado peatonal y ciclista se adapta en cuatro puntos singulares del recorrido: el cruce con el acceso a la Ciudad Deportiva Amaya y el cruce con el complejo del Hotel Alma Pamplona, el tramo de la estación de servicio y el puente sobre el río Arga y la glorieta de Beloso.

El acceso a Amaya y al hotel se resuelve «mediante el retranqueo de los pasos peatonales y ciclistas para mejorar la seguridad, elevando la rasante de acceso». Los vehículos de motor dispondrán de un espacio de al menos cinco metros para su detención antes de incorporarse a la circulación de la Cuesta de Beloso o salir de la misma. Así se independiza la maniobra de salida/incorporación de los vehículos con la maniobra de ceda el paso a peatones y ciclistas. El paso por la estación de servicio se resuelve bordeando el edificio hacia el talud con un ancho total de 5,60 metros, repartidos en 2,70 metros de acera y 2,50 metros de carril bici, más una banda de separación de 0,40 hacía el edificio.

Por último, en el tramo de 76 metros que coincide con el viaducto sobre el río Arga, se estrecha de nuevo el espacio peatonal y ciclista puesto que, por razones estructurales, no es posible dar continuidad al voladizo y la mediana es actualmente más estrecha que en el resto del recorrido. No obstante, el espacio para peatones y ciclistas se amplía en un metro, reduciendo la semicalzada y la propia mediana, de forma que se alcanza una dimensión de 2,40 metros para la acera y de 2,20 metros para el carril bici, «manteniéndose una franja de protección hacia la calzada de 0,60 metros que, en este tramo, tendrá un pretil metálico de protección para las bicicletas como el colocado recientemente en la curva de la Cuesta de Labrit».

Entrar aquí para leer más noticias sobre movilidad.


To Top