lunes, 24 junio 2019

Las tendencias innovadoras en alimentación, a debate

¿Cómo será la alimentación del futuro? ¿Qué traerá la innovación a nuestras mesas? ¿Cuál será la evolución del sector agroalimentario? Son algunas de las preguntas a las que se trató de dar respuesta en una reciente jornada AgroBank

Redacción
Pamplona - 26 febrero, 2019

En la alimentación del futuro, van a convivir lo clásico con lo más nuevo y tecnológico, tanto en la producción como en el consumo.

En la alimentación del futuro, van a convivir lo clásico con lo más nuevo y tecnológico, tanto en la producción como en el consumo.

Las tendencias innovadoras en el mundo de la alimentación fueron analizadas en la cuarta jornada AgroBank en Navarra, organizada por CaixaBank, por Mercedes Sánchez, investigadora del Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Alimentaria (IS FOOD-UPNA) y después, en un debate moderado por Pablo Andoño, director de Banca Retail de CaixaBank en Navarra, tres empresarios navarros que saben, y mucho, de innovación: Alfredo Arbeloa, director general del Grupo AN, Benito Jiménez, presidente de Congelados de Navarra ,y Jorge Moreno, subdirector de Florette Ibérica y consejero delegado de Vega Mayor.

RETOS DE FUTURO

En su ponencia bajo el título de Tendencias en la alimentación, Mercedes Sánchez hizo, en primer lugar, un repaso a los retos económicos que afronta el sector de la alimentación, como son “el crecimiento de la población mundial, que Naciones Unidas estima que pasará de los 7.200 millones de habitantes actuales a los 9.600 millones en el año 2150; la presión sobre el sistema agroalimentario (centrada en la gestión de recursos como el agua), la seguridad alimentaria, el cambio climático, la sostenibilidad y la importancia económica en materia productiva, de empleo, de internacionalización y también, por supuesto, de innovación”.

Sánchez enumeró también “los tres elementos que más influyen en la decisión de compra, como son el alimento, aquello que compramos, el propio consumidor y la cultura o dónde compramos” y recordó que en esa decisión de compra “entran en juego las propiedades básicas tangibles y reales del alimento, como su producción o características organolépticas, y otros factores intangibles y simbólicos, como la percepción de placer, salud y seguridad; la marca e imagen, los valores de experiencia y los condicionantes de identidad, origen y patrimonio”.

Mercedes Sanchez

Mercedes Sánchez, del Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Alimentaria (IS FOOD-UPNA).

La investigadora del IS FOOD-UPNA auguró que en la alimentación del futuro, van a convivir lo clásico con lo más nuevo y tecnológico, tanto en la producción como en el consumo y señaló algunas curiosidades. “Por ejemplo, por un lado, los usos y motivos de consumo van evolucionando y aparecen la preferencias por el todo en uno, por la calidad o por los productos biológicos o ecológicos, con nuevos factores psicológicos y emocionales que se suman a los condicionantes clásicos como la renta, la edad, el sexo y la educación del consumidor y el hábitat y tamaño de la familia”.

Mercedes Sánchez: “En la alimentación del futuro, van a convivir lo clásico con lo más nuevo y tecnológico, tanto en la producción como en el consumo”

Mercedes Sánchez auguró que “la innovación en alimentos tradicionales va a girar en torno a elementos como la garantía de autenticidad, lo natural, la mejora de la seguridad sin cambios en el sabor, el envasado que mejore el transporte, la calidad sensorial y la vida útil, y la reducción de grasas y azúcares, además de los tamaños de presentación”. “Estarán al alza los productos de conveniencia (como los precocinados o los de cuarta y quinta gama), todo lo relacionado con el cuidado de la salud, lo hedonista y placentero, el cuidado en los procesos y la adaptación a los estilos de vida”, concluyó la investigadora.

HISTORIAS DE INNOVACIÓN

Tras la charla de Mercedes Sánchez, Alfredo Arbeloa, Benito Jiménez y Jorge Moreno charlaron sobre innovación, moderados por Pablo Andoño (CaixaBank). El director general del Grupo AN explicó que para su grupo “participar en el consorcio europeo de innovación ETI FOOD, junto con otro medio centenar de empresas y entidades, es el equivalente a formar parte del Silicon Valley de la industria agroalimentaria europea”. A su juicio, AN aporta a este foro internacional “la cadena de valor integral del campo al cliente y la capacidad de poder aplicar directamente mucho de lo investigado, porque somos una cooperativa y la colaboración está en nuestro ADN”. Para AlArbeloa, “innovar requiere de recursos, como dinero y tiempo, y no siempre se tiene éxito”, pero la ventaja del Grupo AN es “como cooperativa, que tenemos la capacidad de analizar necesidades y de aplicar nuevos desarrollos”.

Por su parte, Benito Jiménez, explicó que su empresa está inmersa en proyectos e iniciativas innovadoras como son “Proteveg, para el desarrollo de platos con proteína vegetal, y los proyectos de trabajo en nutriprecisión, desarrollando platos de base vegetal y con características adaptadas a combatir la hipertensión o la diabetes o a mejorar la salud visual o la salud ósea”. Además, Congelados de Navarra también está innovando “con el desarrollo de apps para agricultores que ayuden al control de las actuaciones sobre parcelas y cultivos”.

Alfredo Arbeloa: “Innovar requiere de recursos, como dinero y tiempo, y no siempre se tiene éxito”.

Benito Jiménez demandó de las administraciones públicas una ayuda a la innovación en tres grandes aspectos: la financiación (un apoyo económico con controles y desde el principio), el impulso a la dimensión de los proyectos y de sus agentes participantes (cuanto más grandes, mejor) y el impulso a las plataformas y ecosistemas de colaboración y transferencia tecnológica”.

“La historia de Vega Mayor y su posterior integración en el grupo Florette es una historia de innovación, en sí misma, que partió de dos emprendedores que tuvieron una idea alocada hace 30 años”, recordó Jorge Moreno, subdirector de Florette Ibérica, quien añadió que “teníamos un conocimiento escaso del producto, la tecnología era poca o inestable, no conocíamos tan bien como ahora al consumidor y el transporte en frío positivo no existía apenas”.

Los proyectos navarros beneficiados trabajan en los ámbitos sanitarios, de medio ambiente y eficiencia de los recursos naturales

La capacidad de investigación e innovación van a ser claves para las empresas del sector.

El proyecto de Vega Mayor tuvo “un impulso importante a partir del año 1992, con la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona” y empezó a consolidarse de forma definitiva “a partir del año 2001, con unas expectativas importantes de crecimiento y desarrollo y con la integración en el grupo Florette, líder europeo”, y de entonces a hoy, la cuarta gama sigue creciendo fuerte, con un 11%, por ejemplo, en el año 2018, señalaba el subdirector de Florette Ibérica.

Benito Jiménez: “El futuro pasa por unas explotaciones de mayor dimensión, que permitan a Navarra ser más competitiva”.

LO QUE ESTÁ POR VENIR

Benito Jiménez, Jorge Moreno y Alfredo Arbeloa también hablaron sobre el futuro de la innovación en el sector de la alimentación y el papel que puede tener, en él, Navarra.

Alfredo Arbeloa se mostró “preocupado por el relevo generacional, porque en el Grupo AN los socios de menos de 40 años se cuentan con los dedos de una o dos manos” y abogó, para garantizar un futuro al campo navarro, por dotar al mundo rural de los servicios adecuados para poder vivir y desarrollarse en él, porque hay gente que se queda en los pueblos y que está preparada, convencida y con ganas de hacer cosas nuevas”. Todo ello partiendo de que Navarra cuenta, además, “con activos como el CNTA y otros centros de investigación”.

En opinión de Benito Jiménez, presidente de Congelados de Navarra, “el futuro pasa por unas explotaciones de mayor dimensión, que permitan a Navarra ser más competitiva”. “Somos el octavo productor de verdura congelada y debemos y podemos ser la huerta de Europa, innovando no sólo en lo que tenemos y sabemos hacer bien, sino que también, desarrollando nuevos productos que se puedan vender más caros en el mercado”, argumentó Jiménez.

Jorge Moreno: “Apostar por la innovación ya no será una opción, sino una necesidad”.

Por su parte, Jorge Moreno señaló que él es “optimista sobre el futuro” y afirmó que Navarra y su sector agroalimentario deberán adaptarse a las necesidades del mercado, prestar mucha atención a la gestión de recursos como la tierra y el agua y seguir apostando por la innovación en todos sus frentes (procesos, producto, organización, cuidado del medio ambiente, salud y seguridad alimentaria); algo que ya no será una opción, sino una necesidad”.

Una información de Xabier Sagarzazu para NavarraCapital.es

Para saber más sobre el sector agroalimentario… LEER AQUÍ


To Top